miércoles, 28 de enero de 2015

El Jardín de Verano (Trilogía El jinete de bronce 3), Paullina Simons

[ACHTUNG. CONTIENE SPOILERS DE LA TRILOGÍA Y DE VIAJERA DE D. GABALDON]
Tatiana y Alexander empiezan una nueva vida en Estados Unidos, junto al pequeño Anthony. Han sobrevivido a una guerra terrible, pero las heridas del alma siguen abiertas, y los difíciles años de separación los han convertido en extraños. Por primera vez desde que se enamoraron pueden convivir como una familia, pero no les resultará fácil. Durante un tiempo recorren el país buscando trabajos temporales, pero cada vez es más evidente que Tatiana le oculta algo a su marido, y que su vida nómada es una huida desesperada. El amor entre Tatiana y Alexander no llega a quebrarse, pero su felicidad se ve amenazada, y el que más padece la situación es Anthony. ¿Conseguirán dejar atrás los fantasmas del pasado y labrarse un futuro feliz en estas nuevas tierras?


Queridas, ya terminé con El Jardín de Verano. Reconozco que al principio se me hizo un poco cuesta arriba, pero la Simons no quería dejarnos las historia en un final feliz (en apariencia) con el cierre de Tatiana y Alexander. ¿Era necesaria esta tercera entrega tras lo que leímos en las últimas páginas de esa novela? Pues, en mi humilde opinión, sí y no. 
¿Una continuación? NEIN

Me explico empezando por el no. Tras mucho sufrimiento, los protagonistas alcanzan al fin la tierra prometida, América (como en Viajera de Diana Gabaldon) y una piensa que ya, todo chupi calabaza en el país de las oportunidades, fin, cierre y candado. Podríamos quedarnos con ese final y tan a gusto, oiga, que esta pareja ha padecido lo indecible (aunque al menos no han estado separados veinte años y eso hace para mí más japuta a la Gabaldon que a la Simmons en cuanto a maltrato de personajes) y ya se merece un descanso. 

Así estaba en algunos capítulos: desesperada
Pues va a ser que no, que les vamos a dar caña, a hacer que aborrezcamos en ocasiones a ese maravilloso Shura que nos conquistó en las otras dos entregas, a convertirlo en un tío insoportable y porculero con Tatiana, que aguanta carros y carretas. Las trilogías se llevan, si no escribes una no eres nadie ni tus otros dos libros tienen fuste si no completas el número mágico de tres. Pero aquí está la que suscribe leyendo y sufriendo para que no se lo cuenten. Y a la Simons no le basta con maltratar a la parejita, sino también al hijo de ambos ad nauseam.

¡Me he fumado un porro y quiero saber más!
Argumentos para el sí. Paullina es amante de la crudeza y la vida real y no de las historias de color de rosa. Por eso nos presenta la vida de Tatiana y Alexander tras su llegada a Estados Unidos como algo sin romanticismo ni idealización. ¿Es posible que unas personas que han pasado por todo lo que han pasado puedan hacer borrón y cuenta nueva como si nada al llegar a América? Definitivamente no. Los traumas de lo vivido no se pueden eliminar de un plumazo y es sobre todo Alexander el que los arrastra, haciendo de él un personaje que a veces llega a ser, como he dicho, inaguantable por violento, celoso y machista, pero que hay que ver como hijo de su tiempo, como también lo es Jamie Fraser al darle una tunda a Claire por Pichote. Eso es lo más duro de este libro, ver a Alexander como un hombre imperfecto, de carne y hueso, que odia, ama, miente, llora... 


Dicho todo esto, decir que mi balanza se inclina finalmente hacia el "no" por poco, pero comprendo que a otros les guste este cierre. La última parte en forma de gran elipsis-resumen de la historia de los últimos años del comunismo en la Unión Soviética es el punto y final a la conquista de los sueños de Tatiana y Alexander contra el monstruo que casi les destruye la vida. De toda la historia en general, lo que más me ha gustado es la idea de que un simple hecho, un solo momento, una decisión (el cruzar la calle para hablar con la chica del helado y el vestido blanco con flores rojas) es lo que marcó el destino de Shura y Tatia, un destino de amor sin límites (más en las dos primeras novelas para mí). Que esto se recuerde para cerrar la historia me ha parecido el gran acierto de Paullina Simons para que no nos cisquemos en todo lo ciscable al leer El jardín de verano.
¡Amor es lo que queremos y no sufrir!
En resumen: Paullina se ha forrado publicando el libro, nos ha puesto de los nervios con esta última entrega y casi nos destroza la imagen de Alexander con sus capulladas realistas. ¡Que el mundo de verdad es muy feo para que también nos lo quieran meter en una maravillosa historia de amor en tiempos de guerra, coñio!

La Simons descojonándose de la indignación de Cassie

Por todo esto, le doy (porque estoy sola en esto, lo sé) en nuestro Gandymetro...

Me quedo con el Shura pre-América


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

10 comentarios:

  1. Mira, Cassie, eres más tonta que Pichote por decir que estás sola en esto, así de claro te lo digo XDDDDDDD, anda que no he leído yo pestes sobre este libro (lo que me has enseñado y más cosas)
    Esto es cuestión de gustos, entiendo perfectamente lo que dices y comparto todo lo que pones, es un libro complicado de leer y que colma la paciencia del más santo. Simplemente a mí, vete tú a saber por qué motivos, este libro me llegó a pesar de todas las cosas (quién me va a entender, si no me entiendo ni yo!).
    También te digo que si se lo ahorra no había pasado ni media, eh, que ya nos habríamos imaginado un final maravilloso y tan contentos, jajaja.
    Besotes y enhorabuena por la reseña!! Genial, como siempre

    ResponderEliminar
  2. Cassie, no estás forever alone jajajaj y lo sabes. De todas formas, da igual que este libro le haya gustado a uno u a otro, a ti no te ha gustado y punto. Respetable perfectamente, ¡ sólo faltaría! :)

    De todas formas yo estoy más o menos de acuerdo con algunas cosas que has dicho, y con otras pues obviamente no jajajajaja
    Creo que empezaste a leer este libro algo... bueno, sin demasiadas ganas, básicamente jejeje. Ya desde un principio te pareció innecesario y yo creo que eso ha afectado entre otras cosas a la lectura. No estabas demasiado receptiva. No digo que luego el libro te pueda resultar maravilloso, pero es muy difícil darle la vuelta cuando las cosas empiezan así, al menos desde mi experiencia. Aún así lo entiendo... los dos primeros libros son sufrimiento puro y lo que quieres es imaginar a Shura y Tatia felices para siempre y punto. Pero claro, la Simons tiene otros planes, y por supuesto nada buenos... :S
    Ya te dije por Twitter que este libro puede que no sea necesario, pero a mi desde luego tampoco me sobra. No es mi libro favorito de la trilogía, es verdad, pero aún así lo disfruté por lo que es y porque no podía en mi corazón decir adiós a Shura y Tatia sin disfrutar de ellos juntos, por fin. Y entre todo el sufrimiento, como me dijo Sonia en su día: terminé el libro, miré atrás y me dije "vaya maravilla, un viaje inolvidable". Porque ese final, y esos pequeños momentos de felicidad extrema, e incluso los más duros, hacen esta historia única.

    Me gustaría que al menos te quedases con el "buen sabor de boca" de los dos primeros libros :) Y por otro lado felicitarte porque hay que ser valiente no solo para leer, sino para reseñar estos libros.
    :-***

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces las lectoras a las que nos gusta un libro nos ponemos muy pesadas con que queremos saber mas, y mas y mas. Después cuando la autora nos termina dando mas si no nos gusta acabamos echando espumarajos por la boca diciendo si es todo por la pasta tal o cual. El caso es protestar jajaja

    ¿Este libro era necesario? Pues la verdad es que no, en eso puedo estar de acuerdo contigo. Pero estoy segura de que si yo hubiera leído Tatiana y Alexander antes de que se publicase El Jardín de Verano, habría sido de las pesadas que habría pedido mas y mas y mas, y probablemente nunca me habría hartado. Porque aunque la historia puede que quedara completa con los dos primeros libros, para mi si era necesario conocer de primera mano que fue de ellos, como consiguen dar normalidad a su vida. Y eso es lo que la Simmons nos da, una dosis de realismo y normalidad. En toda su esencia.

    Enhorabuena por haber sobrevivido a tanta chunguedad ;)

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que Amaia tiene razón cuando dice que parte del hecho de que este libro no te haya llegado tanto sea porque ya has empezado con dudas y poco receptiva.
    De todas maneras si te digo la verdad tampoco me ha sorprendido porque como dice Kim, no eres la única a la que este libro no le ha acabado de gustar. Es verdad que de los tres es el más polémico y todos los que lo hemos leído sabemos por qué. Parte de ello tiene que ver con eso tan doloroso que pasa en cierto momento del libro que no es bien aceptado por mucha gente. Es entendible. Hay a quien no le gusta sufrir leyendo o por lo menos no con el tipo de mierdeo que hay en este libro.
    Yo no soy de esas jajajaja A mi me gusta que me den caña leyendo y tampoco quiero protagonistas perfectos porque de eso ya he tenido mucho pero como digo eso depende de cada uno.
    En cuanto a lo de si hacía falta este libro o no, seguramente si Paullina se hubiera quedado en el segundo libro no habría pasado nada pero bueno que yo encantada de que haya seguido. Ojalá hubiera hecho como la Gabaldon que lleva ya ocho libros de Jamie y Claire y la gente parece que no se cansa.
    Pero bueno que para eso debería haber planteado la historia de otra manera desde el principio y vete tu saber si hubiera quedado tan bien así que por mi parte no cambiaría ni una coma jajajaja
    En fin Cassie que es una pena que este último libro no te haya llegado tanto como los otros pero espero que al menos hayas disfrutado de la historia en su conjunto.

    ResponderEliminar
  5. Pues es posible que sea todo lo que decís, pero me da a mí que me hubiera parecido lo mismo leída en otro momento. De todas formas, como dice Sonia, he disfrutado del conjunto, más de las dos primeras. Es verdad que a lo mejor hubiera pedido una tercera en el caso de no haberla, pero ¡por Dioss, qué de sufrir! Pero, como siempre digo, I regret nothing!! Ha merecido la pena. Gracias por la recomendación, queridas :)

    ResponderEliminar
  6. Madre mía, yo que pensaba leerlo.. Sí, soy tonta y me lo spoilee sin querer cuando quería conocer opiniones, ya que sabía que la historia estaba cerrada con "Tatiana y Alexander" y que este libro tenía malas críticas.. pero no sabía por qué tenía tanta polémica. ¿Recomendáis leerlo o mejor me quedo sólo con los dos primeros? Me da miedo que me estropee toda la historia, aunque sabiendo lo que pasa.. ¿Qué le pasó a la autora? ¿Estaba fumada? No sé qué hacer porque si no me lo leo es como si no hubiera terminado la historia.

    ResponderEliminar
  7. Madre mía, yo que pensaba leerlo.. Sí, soy tonta y me lo spoilee sin querer cuando quería conocer opiniones, ya que sabía que la historia estaba cerrada con "Tatiana y Alexander" y que este libro tenía malas críticas.. pero no sabía por qué tenía tanta polémica. ¿Recomendáis leerlo o mejor me quedo sólo con los dos primeros? Me da miedo que me estropee toda la historia, aunque sabiendo lo que pasa.. ¿Qué le pasó a la autora? ¿Estaba fumada? No sé qué hacer porque si no me lo leo es como si no hubiera terminado la historia.

    ResponderEliminar
  8. Hola, gracias por comentar. A mí no me gustó, así te lo digo, se me hizo a veces eterno y me pareció innecesario tanto sufrimiento y tanto rollo. Lo leí por la razón que tú misma dices al final, porque si no lo hacía era como no haber terminado la historia, pero para mi gusto Paullina se lo podría haber ahorrado. Es como la Gabaldon: creo que con los tres primeros hubiera sido bastante. Luego es más y más rollo y nada más que sufrir, aunque al menos no nos cambia al maravilloso Jamie. Shura en esta parte dan ganas de pegarle, te lo juro... Es normal que no esté tan fresco después de todo lo ocurrido, pero a veces a mí no me apetece saber más allá del "fueron felices y comieron perdices", jajaja. Ya nos contarás qué haces :)

    ResponderEliminar
  9. Pues ya veré que haré, porque para pasarlo mal y que me estropee la historia.. Que para cosas feas ya está la vida real. Y que igualmente el "y fueron felices.." ya nos imaginamos que no va a ser de color rosa, siempre, pero tampoco es para retratarlo tan amargamente. Si la historia ya estaba cerrada con el final del segundo, huele a que Paullina hizo el tercero por pasta y porque como decís, queda más guay en trilogía que bilogía. Así que si me animo lo leo pero visto lo visto a lo mejor le dan por ahí.
    PD: Me encanta vuestro blog, ¡sois unas jefas! :)

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, tienes razón que lo que queremos son finales felices, de esos que comen perdices, que para tragedias ya están los telediarios; en este libro hay final feliz pero después de unos cuantos..... momentos puteantes.
    Si la Paullina hubiera puesto el freno en el final del segundo habría estado bien para todos, pero a mi este tercero me gustó mucho, soy muy cotilla y muuy fan de los epílogos y el saber que hay detrás de las perdices me gustó pero también te digo que me agotó pasar por todos los momentos tormenta, me daba la sensación que era yo la que sufría las calamidades en vez de un personaje ficticio. Y el final lo disfruté como una enana con una sonrisa viendo a abuelos, padres, hijos y nietos ^.^

    Muuaks ;-***

    ResponderEliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)