jueves, 13 de agosto de 2015

El vizconde que me amó (Serie Bridgertons 2), Julia Quinn


Los cotilleos de lady Whistledown no fallan nunca: una vez más, Anthony Bridgerton es el soltero más codiciado de la temporada en la alta sociedad victoriana. Pero este año, el atractivo vizconde, amante de la diversion y enemigo del compromiso, sorprende a todos y decide buscar esposa y sentar cabeza. La joya mas preciada, la joven y hermosa Edwina Sheffield, es su elección natural. Pero para conseguirla ha de obtener antes la aprobación de la hermana mayor de la muchacha, Kate. Anthony comprobará que convencer a esa mujer arrogante y decidida de que ha dejado de ser un vividor no es tarea fácil. Como tampoco lo es quitársela de la cabeza cuando llega la noche...

¡Enaguas a mí! 

Es momento de soltar nuestro grito de guerra y ponernos a bucear entre duques, vizcondes y demás maromazos que pueblan nuestro género favorito, el enagüil, y dejarnos de mierdeos y de llantos y de cosas trascendentales. ¡Que mi cuerpo necesita alegría right now!

Kim hace la croqueta de pedir alegría en sus bajos

Y qué hay mejor para esto que meternos echarnos un Bridgerton p'al cuerpo. Y en esta nueva entrega de la serie sí es un hermano Bridgerton el que nos zampamos (en El duque y yo nos dábamos un homenaje con su mejor amigo y cuñado, Simon -ajfdghslajkfghljkfgljhsdf-). Precisamente a través de Simon conocimos a Anthony en esa novela, ya que él es, en cierta medida, el artífice de los amoríos explotaovarios de Simon y Daphne.


¡Estamos preparadas para ti, Anthony!

Anthony Bridgerton, primogénito de la familia y vizconde, guapetón y follarín, ha decidido colgar la boa su soltería y encontrar esposa. Eso es lo que dice nuestra vieja del visillo de las enaguas (lady Whistledown) y eso es lo que él mismo nos acaba confirmando. ¿Qué le ha hecho tomar esa decisión? Bueno, los años no pasan para nadie y él sabe que tiene que dejar un heredero y prontito, ya que se acerca su muerte...


¡Que esperamos follisqueo y no drama!

Que no cunda el pánico, que eso de que se acerca su muerte es lo que piensa Anthony (menos mal que esto es una novela de Julia Quinn y no de George R.R. Martin, que entonces ya no tendría cabeza). Lo que le pasa a Anthony es que no había nadie al que adorara más que a su padre y éste murió joven debido a una picadura de abeja.


¡Que yo quiero alegría en el moño!

¡Que sí, que muere de eso! Y al pobre Anthony se le cae el modo de ver la vida como a mí las tetas y crece con el convencimiento de que va a morir joven. Total, que, aunque joven sigue siendo, ya se acerca a la edad de la muerte de su padre y tiene que dejarlo todo bien atado. Pero, oh, él sabe lo que sufrió su madre con la muerte de su amado esposo, así que, entre los requisitos que debe cumplir su futura vizcondesa, hay uno inamovible: tiene que ser una chica de la que no se pueda enamorar.


¡Ay, Anthony, eres tan follable como pichote!

Así que, como es lógico, se va a buscar a la más fea. ¡PUES NO! ¡Que una cosa es que no quiera enamorarse de ella y otra que no quiera ponerse perraco! ¡Que procrear is coming! Anthony el echa el ojo a la última sensación de Londres, Edwina Sheffield, pero su hermana Kate (más normal que una barra de pan y que va para solterona) se da cuenta de que ese buitre leonado quiere poner las garras sobre ella y está decidida a impedirlo a toda costa.


Pichas bravas a mi hermana NO

Y ya tenemos el pisto montado, dispuesto a que nos sumerjamos en él como si no hubiera mañana. Kate y Anthony están condenados a conocerse y odiarse y luego fo**arse, ya que sus intereses son totalmente opuestos. Él está acostumbrado a conseguir todo lo que quiere y calzarse a una moza nunca ha supuesto un problema pero Kate tiene los rizos bien puestos, es inteligente y no se deja impresionar por ni por vizcondes ni por vizanacondas (por mucho que el susodicho tenga la apariencia de Anthony, lo que hace que tú misma vayas ya mirando pa Cuenca). Pero todos sabemos lo que pasa con los que se ven y les saltan chispas de odio en los ojos...

Que se les explotan los xixis las frutas

Como representante del nadismo (género en el que no pasa nada), nos podemos imaginar sin complicaciones qué va a pasar, pero la cuestión aquí es cómo va a pasar. Y ésa es la delicia de este libro, ver cómo siempre hay una pequeña sorpresita, un Colin-Te-Levanto-Una-Ceja-Y-Te-Bajo-Las-Enaguas-A-La-Vez-Bridgerton más follable espabilado que nadie que le hace las cosas más complicadas a su hermano... ¡O tal vez más fáciles!


Para fácil, yo contigo, Colin

Hay una cosa que no podemos olvidar y es que es Julia Quinn y no El Gordo Cab**n Martin la que escribe, como ya hemos dicho. Eso significa que nos vamos a encontrar diálogos graciosos, situaciones humorísticas (¡Dior me libre de jugar a algo no guarrer con estos hermanos!) y momentos hot de perraqueo levantaenaguas (¡muy fan de los sueños de Anthony palote y de esa tensión sexual no resuelta que al final te quema hasta las pestañas!). Peeeeeeeeeeeeeeero...

Eres una aguafiestas, Kim

Lo siento pero tengo que decirlo porque es lo que ha hecho que esta novela haya perdido Gandys por el camino. Ese fatalismo que lleva Anthony encima con lo de la muerte de su padre es una buena idea, da más profundidad al personaje, pero acaba quitando frescura y ligereza a la novela. Está bien que sepamos lo que obsesiona a nuestro maromo pero esto coge más peso hacia el final de la novela y se te acababa bajando el subidón del perraqueo a la altura de la línea seis del metro de Madrid¡Y ojo que Kate arrastra también su propio trauma!

¡Y no drama en mi lectura!

Bueno, vale, estoy siendo un poco exagerada. No os vayáis a pensar que esto es un drama porque ni de lejos lo es, es simplemente que el tema sobre el que se plantea el drama es excesivamente importante como para que no me corte el rollo cada vez que aparece. Y, además, he echado en falta cosas que me encantaron en la novela anterior, como la mamá Bridgerton y su charla prenupcial (oh, qué distinta ha sido la de este libro).



[Aunque la noche siguiente a esa conversación el happy se te sale por las orejas]
El vizconde que me amó es una novela sencilla y divertida pero con un tono fatalista que sobrevuela que a mí me ha impedido disfrutarla tanto como El duque y yo (que lleva su drama mucho mejor).

Por todo esto le damos en nuestro Gandymetro...

3'5 para Anthony. Y quítate tonterías de encima. Y la ropa

14 comentarios:

  1. Ay qué conejín más cuqui ^.^
    Lo que me gustó de estos 2 fue que todo el día estaban a la gresca, jajaja, con lo que me gustan a mi los "toma y daca" XDDD
    La obsesión de Anthony es una majadería tremenda, pero bueno en aquellos años no tenían otras cosas con las que obsesionarse ;P XDDD
    Ale, ahora a darle caña al Colín ;D

    Muuuaks ;-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A algo tenían que darle vueltas, con tanto tiempo libre como tenían sin tele XDDDDDD. La verdad es que los protas me gustan mucho más cuando tienen bronca que cuando les da por pensar.
      Mil gracias por pasarte!!!
      Besotes!

      Eliminar
  2. Con lo poco que te gustan los bichos y lo mucho que los pones en tus reseñas.....
    ¿Por qué no admites de una vez tu cuquismo Kim???? ¿Por qué? ¿POR QUÉ? WHYYYYYYYYYYYYYYYYYY????? Jajajajajajajajajajajajajja

    A mi me encantan todos los libros de esta saga jajajajaja todos menos el 6º claro... que es que lo eliminé de mi mente en cuanto lo terminé xDDD
    Yo la verdad es que no sentí ese fatalismo del que hablas, para mi eso le ponía mucha emoción al asunto, y aunque me parecía un poco WTF los miedos de Anthony, el pobre tenía un trauma y eran otros tiempos... para mi entendible. A mi me encanta Quinn porque es tan happy :)))))) jajajajajaj y yo lo que busco cuando leo un libro suyo es enamorarme y reírme con sus historias.
    Sé que Benedict y Colin te han encantado jejejeje así que con eso me quedo, y deseando leer las reseñas que seguro estarán llenas de gifs explotaovarios ;)))))
    :********************

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad que estoy por saltarme el sexto y que me lo contéis XDDDDDDD
      Yo entiendo en trauma de Anthony (como para no entenderlo siendo yo! XDDDDD) pero de verdad que ya estaba cansada. No sé, se me hizo
      pesado, pero aún así pasé momentos muy divertidos.
      Muchas gracias por pasarte y comentar, guapa!
      Besotes!

      Eliminar
  3. ¡Genial reseña, Kim! Estoy contigo en que el drama hace a la historia resentirse un poco, pero Julia Quinn nos cuenta en su nota final que no es una tontuna suya la idea que Anthony tiene sobre morir joven y eso se agradece. Al menos investiga (ya sabes que soy una talibán para eso). Lo de Kate, ¿no te recordó a Marnie la ladrona con las tormentas? No es lo mismo, pero yo lo leía y no podía sino acordarme de Tippi XDDDDD ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradece la nota final aunque eso no me quita lo pesada que se me hizo la dichosa obsesión XDDDDD
      No me había dado cuenta de lo de Kate-Marnie pero es totalmente cierto!!! Por algo eres tú la lista XDDDDD
      Besotes!!!!

      Eliminar
  4. ainssssssssssss este me encantó,bueno me gustaron todos,pero este uno de los que mas,hay uno por ahí el de la hermana sosita que no tanto,pero bueno!!!!!!!!lo del bicho es que telitaaaaaa jajajajaaj,buen post como siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, seguro que a ti tampoco te gusta el sexto XDDDDDDD
      Muchas gracias por pasarte y comentar!
      Besotes!

      Eliminar
  5. La verdad Kim es que tal y como has explicado lo de que parte de la historia se basa en una obsesión del protagonista con que se va a morir joven, la cosa parece bastante inverosimil y de WTF jajajaja Pero bueno que en general sus historias son así un poco loquitas y con un toque de humor.
    Ahora a esperar a ver qué te pareció Benedict que si no estoy equivocada es el siguiente aunque la que tengo más ganas de leer es tu reseña de Colin!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDDDDDD A mí me gusta que esto sea naif y un poco sin fuste porque es justo lo que esperaba encontrar. para cosas más profundas ya tengo a la Kinsale, por ejemplo.
      Ya tengo a Benedict y a Colin esperando para salir! XDDDDDD
      Gracias por pasarte, guapa!

      Eliminar
  6. Genial reseña Kim, de todos estos hermanitos mi favorito fue Benedict y Francesca, si ya me lei todosss; yo tambien espero con ansias tu reseña de Colin buajajajaj
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que eres la única que me ha dicho que le ha gustado el libro de Francesca! Tengo mucha curiosidad por leerlo!
      Ay, mi Colin... <3
      Gracias por pasar!!
      Besotes!

      Eliminar
  7. Me encanta lo del "nadismo". Me apunto el hallazgo como perfecta descripción del estilo Quinn.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDDDDD Sí, hay que reconocer que nadistas son estas novelas, aunque yo las disfruto igualmente (claro, que las leo buscando ese nadismo justamente).
      Gracias por pasar!

      Eliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión de la novela, siempre con buen rollo y respeto. El estilazo suma puntos.
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)