sábado, 31 de octubre de 2015

Halloween Buddy Book Tag


Al final teníamos que caer en esto de los Book Tags porque, reconozcámoslo, a todas nos encanta hacer listas (aunque nosotras preferimos hacerlas de maromos y diamantes). Y debutamos con un Buddy Book Tag con nuestras chicas de Sweet Addiction Book Club y Mi Rinconín de Lectura sobre Halloween y maromos de novela romántica. ¡Os toca daros un paseo virtual por sus blogs a ver de qué libros de miedito guarrers y/o romanticones nos hablan! Here we go!!





[Queridas lectoras, como lo mío no es la romántica paranormal voy a contestar un poco a mi aire y sin cardado]

1.- Libro favorito de terror (o que te dé terror leer)
It de Stephen King. Lo leí con quince años y pasé miedo de verdad con ciertas escenas. Y luego está el payaso Pennywise: eso sí que es de terror, por favor.

2.- Ser paranormal al que le dejarías darte un mordisquito o le harías un huequito en tu cama ;) 
¡¡¡¡Jericho Barrons!!!! El huequito en la cama lo tiene, a ver si viene ya y me deja que le dé un buen bocao.

3.- Monstruo que en vez de terror te ha provocado ternura. 
En ciertos momentos, el monstruo de Frankenstein. Una creación literaria sumamente original que parece mentira que surgiera como surgió.

4.- Bicho al que tienes ganas de hincarle el diente (vamos, al que no conoces y estás deseando hacerlo)
Más vampiritos de la Ward, que sólo leí el primero y si Kim los ha leído todo y ha disfrutado tanto, yo no puedo ser menos, faltaría más.

5.- Mejor adaptación al cine de un libro paranormal o de terror que hayas visto.
Con todos sus excesos y su historia de amor inventada, Drácula de Coppola. Marcó una época en cuanto a estilo. 

6.- ¿De qué crees que se disfrazaría en Halloween tu personaje literario favorito?
De gitana con bola de adivina (mi personaje favorito es el señor Rochester, así que si habéis leído la novela, ya sabéis a qué me refiero).

7.- Si los libros fuesen tan baratos como los caramelos, ¿cuáles regalarías durante el "truco o trato"?
Jane Eyre, soy así de clasicona y, oye, tiene su punto gótico que también da miedito.







1.- Libro favorito de terror (o que te dé terror leer)
Ahí tengo la saga de Experiment in Terror de Karina Halle mirándome desde la estantería. No soy capaz de abrirla y mirad que tengo ganas, pero es que ya le tengo miedito.

2.- Ser paranormal al que le dejarías darte un mordisquito o le harías un huequito en tu cama ;) 
En esto Cassie y yo tenemos que estar de acuerdo. A Jericho Barrons le dejaba hasta que me llevara a Alicante en un viaje del Imserso, lo del mosdisco ya ni se pregunta.

3.- Monstruo que en vez de terror te ha provocado ternura. 
Si estamos hablando de ternura, el que más me la ha provocado ha sido John Matthew, de la saga La Hermandad de la Daga Negra de J.R. Ward. Son muchos libros adorándole y queriendo achucharle antes de querer hacerle otras cosas más guarrers.

4.- Bicho al que tienes ganas de hincarle el diente (vamos, al que no conoces y estás deseando hacerlo)
Teniendo en cuenta que no leo las sinopsis y no sé si habrá bicho o no, tengo muchas ganas de empezar la serie Charley Davidson, de Darynda Jones, y, por supuesto, de seguir conociendo bichos de la serie Immortals after dark de Kresley Cole (¡especialmente al famoso Lothaire!)

5.- Mejor adaptación al cine de un libro paranormal o de terror que hayas visto.
La mejor adaptación que yo he visto no es una película sino una historia del primer capítulo especial de Halloween de Los Simpsons, en la que adaptan El Cuervo, de Edgar Allan Poe. Muchas risas y lo que quieras pero me acabo acojonando siempre.

6.- ¿De qué crees que se disfrazaría en Halloween tu personaje literario favorito?
Como escoger un personaje literario favorito sería imposible, me quedo con uno de los que más gracia me haría ver disfrazado, Wrath, el rey de la Hermandad de la Daga Negra. Sin duda le veo con trenzas como Pippi Långstrump pidiendo caramelos con las generaciones futuras. Todas sabemos que lo haría con mucho amor...

7.- Si los libros fuesen tan baratos como los caramelos, ¿cuáles regalarías durante el "truco o trato"?
Pues por no salirnos de la temática, regalaría vampiritos de J.R. Ward a todo el que viniera por mi casa y tuviera edad de echar a arder leyendo sus historias. Y Don Juan Tenorio a todos los demás, que me parece maravilloso para leer en esas fechas (yo es que soy muy fan del mix de tradiciones).

¡Pues esto es todo, queridas! ¿Compartís vuestro book tag de Halloween con nosotras? Mientras, nosotras vamos a coger las escobas y a salir volando en busca de unos buenos colmillitos...




COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

lunes, 26 de octubre de 2015

Seduciendo a Mr. Bridgerton (Serie Bridgertons 4), Julia Quinn


A sus veintiocho años, Penélope se ha resignado ya a convertirse en una solterona destinada a envejecer cuidando a su madre. Durante una década, ha asistido a todas las fiestas de la aristocracia londinense, y siempre ha sido la muchacha mediocre, callada, la que nadie saca a bailar más que por compromiso, la que pasa inadvertida para todos. También para Colin Bridgerton, hermano de la mejor amiga de Penélope, guapo, audaz, soltero de oro... y su amor platónico desde siempre. Para Colin, Penélope siempre ha estado ahí, simpática, agradable, pero casi invisible. ¿Cómo es posible que todo cambie de repente? Sin saber bien cómo, el menor de los Bridgerton descubre a una mujer inteligente, sensible, audaz... y muy atractiva. Durante años se han conocido casi como hermanos, y de repente se dan cuenta de que no saben nada el uno del otro. Pero no todo lo que descubrirán va a resultar tan placentero...


¿Os ha pasado alguna vez eso de cogerle cariño a un personaje de una saga? Le echas el ojo desde el principio, le ríes todas las gracias en los libros en los que es un personaje secundario, te emocionas viendo cómo se va preparando todo para cuando él sea el protagonista... ¿Y sabéis lo que es que, cuando llega su libro, sea todo una decepción? Pues, queridas lectoras, debo confesar que... ¡¡ESO NO ME HA PASADO CON COLIN BRIDGERTON!!


Ya podéis imaginarme haciendo mi habitual croqueta de la felicidad suprema leyendo este libro. Si habéis ido leyendo las reseñas de los tres libros anteriores (aquí, aquí y aquí, que no sé qué hacéis leyendo ésta sin leer las anteriores) veréis que hay una constante en ellas: las tonterías que digo mi amor por Colin Bridgerton. Así que cogí su novela con más miedo que vergüenza, con el temor de que fuera una kk pero con la gran esperanza de que Colin me terminara de conquistar por completo. Y eso es justo lo que ha hecho.

Cómo sabes lo que me gusta, ladrón

Colin Bridgerton y Penélope Featherington son amigos y residentes en Londres desde siempre. Bueno, "amigos" sería un término algo generoso pero vamos, se llevan bien y él no la trata mal por ser feúcha y vestir como un limón. La verdad es que Colin es incapaz de tratar mal a nadie, es el encantador por excelencia. Guapo, simpático, embaucador. Se le perdonaría todo pero es que no tiene fallo alguno, siempre va con una sonrisa en la cara, tiene la frase perfecta para hacer que se te caigan las enaguas y sabe escapar antes de que le caiga algún problema encima. Y Penélope no puede hacer otra cosa que pasarse toda la vida enamorada de él.

Los ojos son el espejo del x*x*

Los años pasan y nosotras lo vamos viendo. Penélope ya no tiene que vestir los horribles colores que su madre le selecciona ni tiene que sufrir la ansiedad de que nadie la saque a bailar. Ya no hace falta porque tiene 28 años y es oficialmente una solterona. Y Colin... Bueno, Colin tiene 33 años pero sigue siendo Colin. Siempre simpático y amable, siempre sacándola a bailar, siempre compartiendo una sonrisa, viviendo su vida viajando y siendo un adorafollable perfecto. Y sin ver a Penélope. Y sin embargo, Penélope se lo va a llevar a la cama y no para leer un libro precisamente...

Come to my entretelas, chato
FUCKME YEAAAAAAAAAAAH!!

¡Toma ya! ¡La suerte de la fea la guapa la desea porque ella es la que se trinca a Colin Bridgerton! ¡Lalalalalaaaaaaaaaaaaaaaaa! Y os estaréis preguntando cómo llega a pasar esto, porque milagros a Benedict Lourdes. Pues queridas, esto pasa poco a poco y de modo natural. Aquí no hay ni instalust ni instagram instalove de "te veo y me arden las chorreras de la camisa". ¿Quién se lo iba a creer? (vale, ya sé que esto no lo leemos por su realismo...). Colin pasa tiempo con Penélope y puede ver más allá de su fachada y descubrir lo simpática, divertida e inteligente que es (muuuuuuuy inteligente... Muajajaja). Y él es lo suficientemente listo como para no rechazar sus nuevos sentimientos y reconocer en ella a su alma gemela. ¡Y nosotras te adoramos por ello! Y Penélope... ¿Qué haríais en su lugar vosotras? Seguro que lo que hace ella, abrirle las piernas los brazos al amor de su vida y disfrutar de la maravilla de ver cumplido su mayor sueño.


#TodasSomosPenélope

Creo que ya ha quedado bastante claro la delicia que ha sido para mí leer este libro. Julia Quinn ha sabido hacer de la pareja a priori más imposible la más maravillosa y perfecta, aunque ellos perfectos no podemos decir que sean, con sus inseguridades y sus defectos. Pero aquí no hay pichotismo y no hay malentendidos, simplemente hay dos personas descubriendo sus sentimientos (realmente Colin, que Penélope ya lo sabe desde que le salieron las tetas) y tirándose de cabeza a ellos. Es realmente genial ver cómo Colin no intenta luchar contra eso. Él toma lo que la vida le ofrece y, aunque jamás pensó que le iba a ofrecer al amor de su vida en un envoltorio tan sumamente conocido y poco deseable, jamás lucha en contra de esas nuevas sensaciones que hay en él, al contrario, las canaliza y kjashdjkahflkjdhla y aljfhsajklhfaslkjhfds.

¡Así se hace, Colin! ¡Doy palmas hasta con el x**i!

Por cierto, Julia Quinn, si una cosa te tengo que echar en cara es lo rácana que has sido con los momentos perraquiles en este libro. ¿Pero qué es eso? ¡De mi Colin necesito más ahfdakljhfsd y más hgajfhkjfasg y no que Penélope nos diga que ha sido co**nudo! ¡FA-TAL! ¡Menos Lady Whistledown y más Colin dándole al asunto!

¡Eh! ¡Conmigo no te metas, que soy la estrella de este libro!

[Uy, es verdad, no me extraña que se extienda tanto contigo porque... ¡Madre mía! Sí que sabes cómo robar protagonismo... Aunque, qué quieres que te diga, menos tú y más Colin. ¡Hombre ya!]

Realmente creo que Julia Quinn ha escrito este libro con un cariño especial (¡seguro que tú también te quieres trincar a Colin, jodía!). Sí, es un BridgertonBook, así que tenemos nadismo, diálogos ingeniosos y situaciones graciosas y bailes y cotilleos y madres que se meten en todo... Y también tiene sus defectos, como que la parte final tiene menos trama amorosa y más de otro tipo y eso hace que el libro flojee. Pero también hay una especie de halo que rodea toda la historia y que la dota de magia, es la sensación de estar leyendo algo precioso y perfecto. Decíamos en el libro de Benedict que quién no querría vivir un cuento de hadas. Pues bien, éste es el cuento de hadas, el de la chica feúcha toda la vida enamorada de un amigo y que, al final, logra su amor incondicional siendo simplemente ella. Y eso, queridas, sí es un sueño hecho realidad.

Kim ahora mismo

Seduciendo a Mr. Bridgerton ha sido una delicia de principio a fin. Podemos echarle en cara que se pierden momentos de amor por la trama de lady Whistledown pero, sinceramente, la historia de Colin y Penélope está tan bien construída y es tan bonita que ni me ha importado. Es un libro de sueños y de ilusiones y de cómo alcanzar todo lo que deseas en la vida siendo tú mismo y sin avergonzarte de ello. Es, sencillamente, una historia de amor perfecta.

Basándome en todo esto y en mi nula objetividad con Colin Bridgerton, no me queda más remedio que darle en nuestro Gandymetro...

Colin, aquí te espero con los brazos abiertos. Y las faldas levantadas


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

jueves, 22 de octubre de 2015

Cenizas al viento, Kathleen Woodiwiss


Nueva Orleans, durante la guerra de secesión. Alaina McGaren, una osada y hermosa joven, se ve obligada a abandonar su hogar tras perder a su padre en la guerra. Viajará disfrazada como un sucio pilluelo hasta la casa de sus tíos, sin embargo, en el camino conocerá al yanqui que cambiará su destino. La voluntad de la indomable heredera sureña nunca se ha doblegado... hasta que Cole Latimer entra en su vida. Este apuesto y elegante cirujano, rechazado una y otra vez por Alaina, jamás podrá olvidar la noche en que descubrió su secreto. Desde ese mismo instante Cole no podrá olvidar la dulzura de la bella muchacha. Y será esta irremediable atracción hacia ella lo que se convierta, finalmente, en su perdición.


Tras la maravillosa experiencia que viví con Una rosa en invierno, era de rigor leer esta novela de Kathleen Woodiwiss, ya que por todos sitios se decía que superaba con mucho a la otra. Y allá que me lancé como una profesional al tema. Como resulta que se ambienta en la Guerra de Secesión americana, saqué el corpiño, me agarré a la columna del dosel de mi cama y a meter barriga para que me entrara el vestido. Antes muerta que sencilla.

¡Aprieta, que me voy a embutir en una talla 34!

Desde luego que la Woodiwiss no tiene la fama por nada. Sólo he leído dos de sus obras y tengo que reconocer que tuvo que ser lo más de lo más en su momento, porque sus historias no se limitan al romance entre un hombre y una mujer, sino que añade unas intrigas que están bastante bien trazadas. A pesar de que Cenizas al viento es la que mejores críticas tiene, a mí no me ha tenido tan pava leyéndola como Una rosa en invierno. Sí, sé que esta última es más simplona y menos elaborada, pero me puso ñasdkjfañsjgañlsdjkfñalsjfsa en muchas ocasiones. Será que yo soy una gilí, rancia o algo por el estilo.


Esta novela tiene tres grandes partes: el comienzo con Alaina disfrazada de chico, la revelación de que es realmente una muchacha y su matrimonio un tanto forzado con Cole y el final donde se resuelve toda la trama que viene trazada desde el principio. La idea de la falsa identidad de Alaina me encantó, peeeeeeeero no me llegó a cuajar la manera en que se relaciona con Cole, no veo ahí la supuesta atracción entre ambos. Él la trata como si realmente fuera un chico, no duda ni un momento de su condición masculina (y tiene unas ganas de lavarlo que...); ella es verdad que pasa de odiar Cole por ser del norte a admirarlo como profesional. Además, está un poco harta de tener que comportarse como un varón y que nadie la mire como una muchacha, aunque no demuestra que Cole le haga demasiado tilín, al menos yo no lo capté. Sólo siente celos cuando ve que su prima Roberta flirtea con él y se besan, pero poco más. Me hubiera gustado algo más, no sé... ¿claro?

Algo que me hiciera poner esta cara, efectivamente

Y, hablando de Roberta, es una de las grandes bitches de esta historia, la persona que lía la marrana y monta el primer zarangollo que pondrá a Alaina en una situación insoportable y a Cole en otra no mucho mejor. Hacía falta un personaje así para que la cosa despegara de alguna forma, aunque sea algo raruna e implique un trocotró un tanto inusual (pero menudas cositas suelta Cole, así también me dejo yo). Ay, Laura Kinsale, que ya sabemos de donde sacas tú tus polvetes extraños...


Cole tras una noche de borrachera y algo más

En la segunda parte, Cole y Alaina se casan, pero menudo matrimonio... De nuevo los enredos, los malentendidos, y ya aquí sí que hay cierta tensión añadfjañslkdfjañsldgkja sin llegar al nivel del que leí entre el trío Erienne-Lord Saxton-Christopher Seton (AY OMÁ, que me pongo perraca de acordarme). No me matéis por mi manía de comparar, sé que no debo, pero es normal que una piense en lo que una autora ha escrito antes cuando lee otra novela suya después, eso no me lo negareis. ¡Que la estoy comparando con ella misma! ¡Tengo excusa, coñio!



Ya me autoflagelo yo, no os preocupéis

Una vez que la relación entre Cole y Alaina se aclara, o lo que es lo mismo, hay trocotró sin rarunismos ni efluvios etílicos de por medio, aún queda bastante por resolver y no faltan los momentos de peligro para nuestros protagonistas. La Woodiwiss no da puntada sin hilo, e historias y/o personajes que creíamos intrascendentes aparecen y reaparecen, dándonos más de un susto y provocando que nos sorprendamos con muchas revelaciones.


Y algunos dan más yuyu que Mrs. Danvers, que ya es decir

¿Dónde está el gran mérito de esta novela, la clave para ser considerada su gran obra? En la documentación del momento histórico, sin duda. Aquí el trasfondo es, como he dicho al principio, la Guerra de Secesión y la autora la usa con buen criterio, no sólo como un mero marco en el que situar la trama; es decir, sabe hacer que dicho marco no pierda importancia en favor de la relación entre los protagonistas y es, por otra parte, un momento de la Historia muy duro, nada cómodo para quienes lo vivieron. Lo que quiero decir en definitiva es que Kathleen no escoge ese período porque le molen los señores con uniforme azul como hacen otras, las cuales ambientan sus truños en, pongamos por ejemplo, Escocia por la sencilla razón de que saben que nos molan los tíos rudos con kilt. Lo que no tienen en cuenta es que también nos gusta que los libros tengan rigor histórico y sepan, como mínimo, qué es una arcada y que no se puede cazar sólo con un carcaj, amén de otras lindezas dignas de estudio. Y paro ya que si no me explota la vena del cuello y...

¡¡Ay, que a Cassie le da el ataque anti-mierder!! ¡¡Peligro!!

En resumen: sin haberme conquistado como la de la rosa, le reconozco el valor a este novelón de tomo y lomo. Un clásico del que muchas deberían aprender si quieren hacer una novela romántica que cuente también una trama de intrigas bastante elaborada y  hasta retorcida.

Por todo esto, recibe en nuestro Gandymetro...


Cole, yo te dejo que me quites la roña con lo que quieras, IYKWIM


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

lunes, 19 de octubre de 2015

The Bourbon Kings (The Bourbon Kings 1), J.R.Ward

[Libro no publicado en español]
Durante generaciones, la familia Bradford ha llevado el manto de los reyes de la capital mundial del bourbon. Su riqueza les ha brindado prestigio y privilegios, así como una división social duramente ganada en su extensa finca, Easterly. En la parte de arriba, una dinastía que según las apariencias juega con buena fortuna y buen gusto. Abajo, el personal que trabaja sin descanso para mantener la fachada de los Bradford. Dos clases divididas que nunca se juntarán.
A Lizzie King, jardinera de Easterly, casi se le arruinó la vida tras cruzar esa división. Enamorarse de Tulane, el hijo prodigo de la dinastía bourbon, no había sido nada intencionado ni deseado, y su amarga ruptura solo sirvió para demostrar que sus instintos estaban en lo cierto. Ahora, dos años después de su marcha, Tulane finalmente vuelve a casa, y lo hace trayendo consigo todo el pasado. Nadie se va a quedar sin marcar: ni la hermosa y despiadada esposa de Tulane, ni su hermano mayor, cuya amargura y malas intenciones no tienen limites ni especialmente el patriarca de los Bradford, un hombre que controla todos sus asuntos con puño de hierro, poca moral, menos escrúpulos y muchos y terribles secretos.Las tensiones familiares, las profesionales y las íntimas y privadas, se encenderán. Easterly y todos sus habitantes serán lanzados a las garras de una transformación irrevocable, en la que sólo el más astuto sobrevivirá.


¡Que se paren las máquinas que la Ward ha sacado un libro de pistos!


Tranqui, Gordon, que no son pistos de los tuyos sino de los míos. Hace un tiempo ya que nos conocemos, queridas, bien a través de este blog, bien a través de nuestro blog de locuras, Fungirleo de Haggards, así que ya sabéis cuáles son nuestros gustos. No se nos cae el diamante del dedo ni el maromo buenorro del ladito de la cama. Somos culebronescas 100% y disfrutamos con los enredos y pistos familiares como Elvis de su sandwich de plátano, bacon y mantequilla de cacahuete. Pues éste ha sido mi sandwich:

¡Esto SÍ es un pisto!
Kim hace la croqueta lateral del gusto

Jonathan Tulane Baldwin, Lane para los amigos, hijo menor y playboy de la familia dueña de la compañia de bourbon Bradford, vuelve a casa tras recibir malas noticias. Regresa apenado pero con ganas de reencontrarse con el amor de su vida, Lizzie King, la encargada de jardinería de la mansión familiar, Easterly. Hace dos años que no se ven tras su dramática ruptura, algo que ninguno ha conseguido superar. Pero en Easterly no le espera únicamente Lizzie, le espera esa vida de la que quería huir desesperadamente. Su hermano Edward, destinado a ser el heredero y cabeza de la empresa familiar y que no es ni la sombra de lo que era tras una experiencia que casi le cuesta la vida. Su hermana Virginia (Gin), pendón desorejado y perdida de la vida que oculta un gran secreto. Su madre, la Bradford de la familia, confinada en su habitación y más en el otro barrio que en éste. Y su padre, William Wyatt Baldwine, ogro y opresor, despiadado y sin una pizca de afecto por su familia. 

A su lado somos el colmo de la normalidad

¡Y ya tenemos el culebrón montado! Contar la trama de The bourbon kings es directamente imposible, queridas, es como si queremos contar todos los libros de Outlander en un tuit. Lane es el hilo conductor a través del que vamos metiéndonos en el universo Bradford. Tenemos por un lado su historia de amor con Lizzie, que, cuando se reencuentran, mientras la boa de Lane canta por soleares, Lizzie quiere salir corriendo hacia sus brazos y en dirección contraria a la vez. ¡Pero qué sería de una historia de amor sin impedimentos en cualquier culebrón que se precie! Bueno, pues aquí no hay una historia de amor con problemas, hay tres.

¡¡¡TOMAAAAAAAAAAAAAAA!!!

Y es que Gin está muy perdida y se calza a todo lo que pille pero ella tiene un maromazo llamado Samuel Theodore Lodge III,  Samuel T. para míjfdhljkahfdjahf, que es íntimo amigo de Lane y siempre tiene la herramienta a punto para arreglarle cualquier fuga, en plan "somos amigos por eso te toco el higo", IYKWIM. Y Edward, a pesar de estar el pobre hecho papilla, también tiene otra historia de amor, la que pudo haber sido y no fue, con Sutton Smythe, hija de la compañia de bourbon rival (aunque hay por ahí otra chica, Shelby, que nos tiene un poco despistadas y lo mismo a Edward se le despierta la boa por ella, who knows!). Esto es un pisto amoroso de alta calidad, queridas. ¿Y queréis saber lo mejor? ¡Las historias de amor ni siquiera son lo más importante del libro!

¡No me puedo estar quieta de la emoción!

Y es que, aunque pondremos este libro dentro de novela romántica (porque estamos hablando de un libro de la Ward, algún polvo ajlgfdjakgjagjldg tiene que haber), no es lo más importanteLo importante aquí es qué co***es pasa en esta empresa y en esta familia. ¿Por qué está Edward así? ¿Qué pasa con Gin -¡y qué va a ser de ella!-? ¿Y la madre? Y hay ajetreos de pasta y de muertes (¡DE MUERTES!) y todo esto afecta a todo el mundo y Lane tiene que intentar desentramar todo y, además, lidiar con su fruta vida y con la enfermedad de su verdadera madre y ya verás tú la que se va a liar como la destilería se vaya a tomar por Edward Cullen...

Superman ya se va preparando

Vamos, que esto es un culebrón, telenovela o soap opera de libro. Si no te gusta el lujerío ni Dinastía ni el petardeo de los ricos y sus miserias qué haces leyendo esto mejor ni lo intentes. A mí, que soy fan total de esos pistos (¡no quiero repetirme pero es que no hay palabra mejor!), al principio me costó un poco entrar en la historia, no por lo que se contaba sino porque la Ward se entretiene un poco demasiado en describir todo. Pero luego los flashbacks y los cambios de personaje y el ir conociendo más y más historias que se ocultan bajo esa fachada de ricos poderosos me fueron liando de tal modo que leía y no era capaz de dejar el libro.

Placer culpable total

También os tengo que decir que, por mucho que me guste Lane, el pobre tiene un ligero ramalazo mñe y su historia, que se supone es la principal, fue perdiendo interés según avanzaba el libro. A ver, tal vez no es que perdiera interés para mí sino que llegaron otras historias que me acabaron interesando más, como, por ejemplo, la de Edward. ¡Qué tendrá el traumado de un libro que siempre acaba siendo el más interesante! Edward es la gran revelación y de verdad que espero mucho de él en los siguientes libros. Y Gin, que resulta bastante odiosa al principio, va ganándose tu simpatía como sólo un personaje así puede hacerlo: a base de desgracias. 

Los ricos también lloran y Gin lo hará más que ninguno

Éste no es un libro de amor, aunque love is in the air (bueno, también hay mucho hate in the air por Easterly). Esto es un Falcon Crest o un Café con aroma de mujer, con sus intrigas y sorpresas y sus amores y sus traiciones, que te envuelven cosa mala y te hacen disfrutar lo que no está escrito. Y Ward sigue siendo ella, con ese modo de escribir suyo tan característico, consiguiendo meter mil personajes y mil historias a la vez sin liarte y despertando tu interés por todas. 

La Ward lo dice y su perro y yo lo confirmamos

Queridas, aún me dura el subidón de haber leído The bourbon kings. Mirad que no es una novela de calorreo ni lo básico es la historia de amor pero hay calorreo, amor y mil cosas más que te hacen la lectura entretenidísima y adictiva. Creo que es un libro que o lo odias o lo amas y yo lo amo to the moon and back porque ha sido un guilty pleasure total. ¿Os lío con tanta palabreja en inglés? Pues que me lo he pasado de fruta madre leyendo tantos jaleos y tantas intrigas y no me avergüenza reconocerlo. No puedo esperar aunque me jo**ré y lo haré a leer la siguiente entrega, en la que, ya bien puestos en situación como estamos, seguro que la Ward nos da una buena ración de emociones, sorpresas y giros inesperados. Y lo leeremos con el bourbon al lado, faltaría más.

Por todo esto y mucho más le damos en nuestro Gandymetro...

Póngame un bourbon doble con Edward y Samuel T. dentro


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

jueves, 15 de octubre de 2015

The Angel (The Original Sinners 2), Tiffany Reisz

[Libro no publicado en español]
No hay palabra segura que pueda proteger el corazón.La infame escritora erótica y consumada dominatrix Nora Sutherlin está haciendo algo totalmente impropio de ella: esconderse. Mientras que su amante de tanto tiempo, Søren -cuyo fetichismo, si sale a la luz, supondría su ruina-  está bajo escrutinio por un ascenso, Nora permanece oculta y lejos de la tentación en el regazo del lujo.Su anfitrión, el rico y desinhibido Griffin Fiske, está encantado de tener a Nora en su finca, especialmente cuando conoce a su compañero de viaje. Joven, sin experiencia y angelicalmente bello, Michael se ha convertido en el protegido de Nora, y este verano con Griffin va a suponer su entrenamiento, donde la novatada nunca termina.Pero mientras el cuerpo de Nora está preparado, su mente vaga. Hacia pensamientos sobre Søren, su amo, investigado por una periodista con un interés personal. Y hacia otro hombre del pasado de Nora, cuyo control sobre ella es menos duro pero cuyos secretos no son menos dolorosos. Es un verano que hará cierto un viejo proverbio: el amor duele. 


Ya podéis ver, queridas lectoras, que si bien The Siren me dejó sin palabras, lo que no me quitó fueron las ganas de seguir descubriendo la historia de NoraSøren, Kingsley y toda la gente que habitaba en ese universo tan tranquilo y de tomarte el té de la tarde de un modo civilizado. Lo que no me ha dado es el poder de hacer milagros (eso se lo dejaremos a mi personaje favorito, que seguro que los puede hacer con la pun** *** ****). Y un milagro sería que os hiciera esta reseña contando algo de lo que pasa, cosa que no va a ocurrir.


A ver, algo os voy a contar porque si no ya me diréis qué hago yo con esto, os cuento Dinastía si queréis. Pero es que, queridas mías, no puedo pasarme la reseña dándole a la sin hueso porque os tendría que destripar el libro entero Y ESO SÍ QUE NO. Cada vez tengo más claro que a estos libros hay que llegar virgen (si es que aún queda alguien) y saber lo mínimo posible (yo creo que ya con las etiquetas y la reseña del libro anterior tenéis indicios suficientes), pero bueno, algo os tengo que decir porque este libro no se parece a The Siren, ya os lo digo. Y, claro está, no os olvidéis de que...

Este libro no es una novela romántica

Aunque aquí sí que nos encontramos con una historia de amor muy muy bonita (sí, a mi corazón de patata le ha gustado, soy pura sensibilidad). 
A ver que os cuente sin desvelar mucho. Dejamos a Nora en una situación tristona (o happy, depende de cómo lo mires) al final de The Siren, la pobre buscando refugio en el único lugar seguro que conoce, los brazos de ******** (no os molestéis en contar asteriscos, si coinciden con el nombre de algún personaje es pura casualidad, jijiji). Bueno, ha pasado algo de tiempo y ella está feliz como una perdiz, aunque con una pequeña espinita que le pincha (la "espiMñe" según alguna de nuestras lectoras). El caso es que la vida sigue para ella pero hay algo que acecha su estabilidad y que amenaza con destapar todo el tinglado que tienen montado y eso es algo que ninguno por allí está dispuesto a consentir. Así que el Hombre Alfa y Omega se pone manos a la obra, tú al campo a ajhfgdfasjhsdkf y a enseñar a ajfgdjgfajld zas zas jagfdljsagfjldgfa y yo a quitarme de encima a los que nos amenazan y, de paso, a perturbar algunas mentes cotillas.


Falta de fuck en este libro no hay, no

He adorado a todos los personajes que salen en este libro (menos a ti, Suzanne, pesada, fus fus, ahueca el ala de una vez). Ante Nora ya me quitaba el sombrero en el libro anterior y aquí hay que seguir del mismo modo, aunque nos muestra más corazoncito y algo menos de sorna. Y ante Griffin probablemente lo único que me dejaría puesto sería el sombrero, porque... Madre mía. Perfección pura. Te enamoras, te partes de la risa y te dan ganas de hacerle unos cuantos repasos del modo más guarrer posible. Pero claro, todo eso si Søren te da permiso, porque si hay un personaje estrella, que te hipnotiza y te conquista es él.


Parece ser que crazy Kim is back...

¡Para nada! Tiffany Reisz ha querido que en este libro no tengamos ni un triste descanso y vamos pasando páginas entre misterios y secretos. ¡Y vaya secretos! Sobre todo los de Søren, que afectan a muuuuuuuuuuuucha gente y que nos ayudan a formarnos una imagen de él muy distinta de la que teníamos (aunque sinceramente yo no puedo formarme una imagen completa de este hombre que guarda más sorpresas que la fábrica de los huevos Kinder). En este aspecto, The Angel es como la caja de Pandora, comienzas a leer y empieza a salir de todo, especialmente traído para nosotras desde PetaCerebrolandia. Vamos, que ésta era yo leyendo este libro:


Ya lo veis, tranquilidad absoluta 

Queridas, lo que pasa con este libro, básicamente, es que es adicción pura. No puedes dejar de leer y, cuando lo dejas, no ves el momento de cogerlo de nuevo, tal es la ansiedad lectora que crea. Hay de todo lo que puedas imaginar y tal vez un poco más (pistos ricos everywhere, amores imposibles, clases prácticas y detalladas de akjfdhkjffahfd por delante y por detrás, tris tras, aberraciones y momentos dolorosos internos y externos) pero muy bien llevado gracias al arte narrativo de Tiffany Reisz, a la que considero la fucking master por saber cómo contarnos esta historia sin ser cruda pero sin ser blanda (bueeeeeeeeno, aquí le ha salido un lado algo ñoño, hay que decirlo) y sin querer engañarnos. No busques algo convencional porque aquí no lo hay y no busques una novela romántica porque, ya te lo he dicho, no lo es. Si saliste corriendo por los pasillos como Macaulay Culkin en Solo en casa con The Siren, no te acerques a The Angel ni con wifi. Y si te gustó, por favor, tírate de cabeza a por este libro porque es una delicia lectora, una maravillosa sucesión de sensaciones y sentimientos metidos en una historia que vas a adorar. Ah y que sepas que es tu puerta directa al Infierno, porque de aquí salimos todos excomulgados y reservando sitio en la barbacoa eterna.


Así que ahí nos vemos, sinners

Por si no ha quedado claro, The Angel ha sido uno de los libros más intensos y de los que más he disfrutado en mucho tiempo. Una escalada de placer sin fin llena de momentos sublimes y miles de sentimientos. Un libro perfecto

Por todo esto (y mientras hago mi croqueta de la felicidad) le damos en nuestro Gandymetro...

Søren, yo también volaría hacia ti


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This