martes, 26 de enero de 2016

The Virgin (The Original Sinners: White Years 3 / The Original Sinners 7), Tiffany Reisz

[Libro no publicado en español]
Durante años, Kingsley Edge advirtió a Eleanor de que llegaría un día en el que ella debería huir y esconderse. Eleanor siempre imaginó que, si ese día llegaba, huiría con Søren. Pero en su lugar, ha acabado huyendo de él.
Sabiendo que Søren y Kingsley usarían sus contactos para traerla de vuelta, una solitaria Eleanor, sin dinero y asustada, se refugia en un lugar en el que los hombres de su vida no pueden alcanzarla: un convento. Detrás de las claustrales puertas, Eleanor se esconde del hombre que ama y odia a partes iguales. Pero no puede esconderse de su verdadera naturaleza...

El atractivo de lo prohibido. La tentación del pecado. El precio de la pasión jamás fue tan alto y Eleanor tendrá que pagarlo si quiere regresar a casa alguna vez.


Para qué leo yo esta sinopsis, que luego sufro

Ay, de verdad, es que ES QUE. A ver quién, después de las croquetas que hemos estado haciendo por el amor entre Nora y Søren, puede leer esta sinopsis y no sufrir. Pues sí, queridas, tras The Saint y The King, hemos llegado al libro de "ese año" que nuestros protas pasaron separados y que lo cambió todo para ellos (sobre todo para Kingsley y Nora, que dejaron a Søren más solo que la una). Pero, para que pasemos mejor el trago, Tiffany Reisz nos cuenta este retrospecter dentro de un presente muy especial y ajaghfkljgasdfljgadsjfasjsñjhgjfkhgdkjfhgskdjhgfjd.


¡Tó pa mí!

Así que juntitos de la mano nos adentramos en "ese año". Con Søren en Roma, Eleanor y Kingsley disfrutan de la vida loca pero, claro, tan locos y sin cerebro, algo tenía que salir mal. Y Søren intenta solucionarlo de un modo que a Eleanor no le gusta (a mí, tampoco, rubio, ya te lo digo) nada en absoluto así que acaba haciendo lo impensable: le abandona
 Y se va a un convento. 
Y Kingsley también abandona a Søren.

Pues sí, queridas, en ese plan nos vemos en este libro. Por un lado, tenemos a Kingsley perdido pero que, con su boa como brújula, encontrará su complemento perfecto más allá de Søren y Eleanor (aunque, claro, como no le puede pasar nada normal en su vida, encuentra su guarida de boa ideal pero ocupada por otro).

Fruta vida

Y por otro lado tenemos a Eleanor, que se mete en un convento porque es el lugar ideal para ella ahí no pueden pasar los hombres y así ni Søren ni Kingsley pueden ir a sacarla (¡a ver si vais a pensar que de repente ha visto la luz divina -ésa ya se la enseña Søren- y se quiere meter monja!). Eleanor está aún más perdida que Kingsley así que huye al convento confiando en que la única persona que puede ayudarla no la rechace. Pero claro, si hablamos de vidas rarunas, la de Elle se lleva el premio y la ayuda le va a venir del sitio más inesperado y traerá unas experiencias de lo más entretenidas con ella.

Sí, algunas colinas están muy alive en ese convento

A pesar de tener a todos nuestros personajes separados en el pasado y con historias independientes, Tiffany Reisz, que sigue siendo la maestra escritora que nos tiene encandilados, logra una cosa que parecía bastante complicado: que entendamos por fin lo que hay entre Nora y Kingsley. Ya sé que llevamos siete libros y que lo mismo yo soy la única lerdaca en el mundo que, si bien adora la relación que tienen, no había llegado a entender del todo cómo podían estar así. A mí eso me ha alegrado mucho el corazoncito. Pero para que se me alegraran también los bajos, nos regala otros momentos de todos juntos que OMG, YISUSCRAIST, VENTILADORES INDUSTRIALES, DESHIDRATACIONES BAJERILES y esas cositas que son necesarias cuando te hacen regalos de cumpleaños en los, básicamente, el postre eres tú.


The Virgin es una lectura muy entretenida que, si bien carece de los momentos comeuñas que nos encantan (porque conocemos ya lo que va a pasar después), crea intriga y emoción y hasta logra ponernos en contra de Søren (juro por Dior que no volverá a ocurrir, sir). Hace que nos rindamos por completo ante Kingsley, que renovemos nuestro amor por Søren y que sigamos adorando a Nora como la fucking mistress que es. Y, además, nos deja con un pequeño cliffhanger para que cojamos con más ansia The Queen, la última entrega de la serie. Ay, que voy cogiendo ya los pañuelos para enjugar las lágrimas que me surcan el rostro...

Por todo esto, The Virgin se lleva en nuestro Gandymetro...

Kingsley, je suis espatarrá pa ti 


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

lunes, 18 de enero de 2016

Blood Kiss (Black Dagger Legacy 1), J.R.Ward

[Libro no publicado en español]
Paradise, hija del Primer Consejero del Rey, está lista para liberarse de la restrictiva vida de una mujer aristocrática. ¿Su estrategia? Unirse al programa de entrenamiento de La Hermandad de la Daga Negra y aprender a luchar por sí misma, a pensar por sí misma... A ser ella misma. Es un buen plan hasta que tod empieza a ir mal. La instrucción es extremadamente difícil, los otros estudiantes parecen más enemigos que aliados y está muy claro que el Hermano que está a cargo, Butch O'Neal (Dhestroyer) tiene serior problemas en su vida personal.Y todo esto antes de que se enamore de un compañero de clase. Craeg, un vampiro normal, no es nada de lo que su padre quiere para ella pero todo lo que ella pide en un hombre. Cuando un acto violento amezana con destruir todo el programa y la tensión erótica entre ellos se hace irresistible, Paradise es puesta a prueba de modos que nunca hubiera sospechado y que le hacen plantearse si es lo suficientemente fuerte como para reclamar su poder, dentro del campo de batalla y fuera de él..


Ay, queridas, un nuevo libro de vampiritos de J.R.Ward es celebrado por este blog, nuestros blogs amigos y mis enaguas con una fiesta loca porque, claro, hombretones de este calibre con las peculiares características que tienen... Ajhakfhdalkjfhadlkjfhasdf. Pero bueno, no lancemos las bragas al vuelo que ÉSTE NO ES UN LIBRO DE LA HERMANDAD DE LA DAGA NEGRA (lo que no quiere decir que no salgan los Hermanos, eh). Es simplemente que la Ward, dentro la locura que su cerebro alberga, decidió en The Shadows que tantos vampiritos buenorros en la misma saga eran una llamada a los infartos masivos y que, para que no petáramos, nos iba a introducir (ejem) a los nuevos en otra serie independiente. Pero siempre con un Hermano que nos introdujera hiciera de anclaje a nuestra serie favorita.

Es que estar cachas y ser listo a la vez ya era mucho

[Por cierto, este libro hay que leerlo tras The Shadows, ya que ahí es donde se conocen nuestros protagonistas]
A Paradise, hija de Abalone nieta de Aragorn, Primer Consejero del Rey Wrathakjdhfñkjhfasjdf, su papel de niña bien de la glymera le resulta un asco. Ella quiere hacer algo más que casarse con otro vampijo, engendrar vampiritos, llevar perlas en las orejas y organizar bailes. Por eso, cuando se entera de que los Hermanos quieren reabrir el centro de entrenamiento y formar a vampiritos normales para que puedan ayudarles en su guerra contra el Omega, supera las objeciones de su padre y se apunta. Además, guarda la esperanza de que aquel vampiro buenorro llamado Craeg que fue a por la inscripción sea su compañero de clase y algo más si puede ser, IYKWIM. Y Craeg es un macho de valía al que el pito le huele a canela cada vez que piensa en Paradise, así que ya sabéis lo que eso significa en el universo Wardiano:


Y nosotras dando palmas con las orejas

Pero tanto Craeg como Paradise son alumnos en el centro de entrenamiento de los Hermanos y nuestros vampiritos favoritos son sus profesores, así que hay otra trama centrada en uno de ellos.


Y en este libro el Hermano es Butch, que viene acompañado de su Marissa.


Bueno, a ver, que Butch puede ser majo y lo que queráis pero vamos a ver, Ward, que me quites trama de Paradise y Craeg por ponerla de estos dos... Mñe mñe. La verdad es que tanto Marissa como Paradise son vampiritas que reivindican su igualdad ante la sociedad vampiril (que es pelín machista) y yo les doy mi apoyo total olé su xixi. Pero hay que ser sinceras: Marissa y Butch son unos muermos. Lo mejor de Butch es que con él muchas veces sale Vishous y entonces yo hago la croqueta. Y sí, es verdad que madre mía su trama, pero... Nop. Lo mismo si os gustan Butch y Marissa disfrutais mucho más del libro pero es que yo estaba un poco hasta la peineta de ambos. Miedo me da que la Ward use esta saga para contar las historias de los que menos gracia me hacen (please, Phury y Payne nooooooooooooooooooo).


Realmente Blood Kiss es un libro extremadamente sencillo para los pistos a los que la Ward nos tiene acostumbrados. Hay dos historias principales, la de Butch y Marissa y la de Paradise y Craeg. Yo creo que por meter ambas no termina de rematar bien ninguna pero como la de Butch a mí no me aporta demasiado me fastidia que esté y que la de los vampiritos nuevos sea más simple (aunque ya explicó la Ward aquí que esta serie va a ser más ligera que la de La Hermandad de la Daga Negra). Además que los nuevos vampiritos tienen muy buena pinta (quitando a Craeg, Peyton es mi favorito, ahgsdgafdka) y quiero más de ellos. También os digo que si me meten a otro Hermano que me guste más seguro que este libro tendría más Gandys. Y es que, a pesar de todo, la Ward tiene esas cosas que siempre queremos al coger estos libros: risas con los Hermanos y añadidos (¡ese Lassiter enseñando el culo!), olores especiados cada vez que te pones perraco y guarrerías sexuales que te ponen on fire. Y es que las nuevas generaciones vienen con el perraquismo muy elevado...

El gif favorito de la Ward

En fin, queridas, que Blood Kiss ha sido un poco decepcionante. Me ha gustado más la primera parte del libro, con la presentación de los personajes, su recibimiento en el centro de entrenamiento (¡como para ir con tacones!), la tensión entre Paradise y Craeg y poco más (bueno, mi Peyton). Pero luego la cosa se estanca y echas de menos los pistos acelerados en los que nos mete esta mujer. Y la historia de Butch y Marissa... Who cares? Aún así, sigo teniendo ganas de conocer las andanzas de los aprendices, a ver si en el siguiente libro la Ward no se corta tanto y nos da lo que queremos (más y con mejor profesor, please)

Por todo esto se lleva en nuestro Gandymetro...

Craeg, ven que te ayudo con tu palotismo severo


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

martes, 12 de enero de 2016

The King (The Original Sinners: White Years 2 / The Original Sinners 6), Tiffany Reisz

[Libro no publicado en español]
Astucia. Sexo. Puro valor. Sólo este trío impío pueden elevarle a su justo lugar como gobernante del reino del vicio de Manhattan.Saltando de cama en cama del Upper East Side, Kingsley Edge es brillante, guapo y totalmente corrupto. No hay acto carnal o compuesto químico que pueda aliviar su dolor autodestructivo -sólo Søren, un hombre que no puede tener pero en cuyas manos Kingsley renace para alcanzar las cotas más altas del pecado.El plan de Kingsley de abrir el mayor club de BDSM -una mazmorra de juegos para los VIPS de Nueva York- se ha convertido en su obsesión. Su maestría en la dominación no puede con el único hombre que quiere pararle. El enigmático reverendo Fuller no descansará hasta que el sueño de King sea destruido. Y así se disponen las lineas de batalla, es la sagrada misión de un hombre contra la de otro...


Seguimos con nuestro retrospecter guarrer favorito, el de la historia de Nora y Søren. Y Kingsley. Sí, a K lo tacho porque es majo y nos gusta y está buenorro y nos pone y todo lo que queráis pero mientras que ésta era yo leyendo The Saint (retrospecter de Nora y Søren a tope de power)...


¡Me va a dar un síncope calentorro!

...ésta era yo leyendo The King (retrospecter a tope de Kingsley con apariciones estelares de nuestro maromo supremo Søren).

Anda, mira... Pues oye, no está mal

Cuando conocimos a Kingsley en The Siren nos encontramos con una especie de señor Darcy del siglo XXI. ¿Por su cara de asco permanente? No, porque viste como él. Es imposible de Kingsley Edge no te llame la atención, siendo un rico y guapísimo maromazo de pelo largo, acento francés y ropajes sacados de una novela enagüil. Pero tú y yo sabemos de dónde le viene esa fortuna y deducimos que el camino de Kingsley hasta ser el amo del calabozo ha sido tortuoso y difícil. Pues se acabó deducir, en este libro por fin lo vamos a saber.

Soy todo sutileza

Vamos a ver, que no es que no me importe Kingsley, que no tengo el corazón de piedra (¡que no lo tengo! ¡Hombre ya!). Lo que pasa es que me importa porque le importa a los demás (que son los que me importan -juas, ya os he hecho la picha un lío-), así que cuando me encuentro un libro en el que él es el absoluto protagonista...

Søren pongo por testigo de que lo voy a intentar

Kingsley Edge estaba en una situación complicada, sin más oficio que colarla donde pueda y hacer unos encargos que le satisfacen más bien poco (todo sea por tener una buena red de contactos a los que poder chantajear). Pero nuestro K necesita algo más en la vida (dinero no, que ya lo tiene) y, tras su reencuentro con Søren, se le ilumina la boa bombilla: decide que todo King debe tener su Kingdom y él va a crear el suyo. ¿De qué? Pues de Guarreridas Divertidas de Ayer y Hoy. Pero en su camino hacia ese Camelot del Vicio se cruza un predicador de ésos que están como un fucking goat, el reverendo Fuller, que es de los que creen que los gays son unos enfermos que se pueden corregir a base de freírles los bajos. ¡Pero chico! ¡Que aquí lo único que queremos que nos fría esa zona es Søren a base de zas zas ajgfaljhfjsdfkjashdf zas zas! Encima el tipo y su mujer se han forrado con todo el tinglado que han montando. Así que, querido Fuller, tenemos un mensaje de nuestro King para ti:

Ante todo seremos educados. Y luego, a bailar sobre tu tumba

De paso iremos conociendo a gente importante en la vida de Kingsley (especialmente Sam) y nos deleitaremos con su relación con Søren que es, definitivamente, lo mejor del libro. Kingsley con él brilla, es gracioso, sensible, sincero... Esos momentos son los que más disfrutamos y, además, los que hacen que entendamos más la relación de ambos y conozcamos más a Kingsley. Que sí, que ya sé que llevamos seis libros y deberíamos saber hasta la talla de condones que usan (bueno, de K la sabemos, jijiji) pero estos personajes son tan complejos que creo que ni una serie tan larga como Los Episodios Nacionales nos aclare su personalidad (y estamos hablando de cuarenta y seis libros...). Y como aquí no sale Nora...


Uy, ¿no os lo había dicho? Pues eso, que aquí Nora no sale. Este libro comienza en el presente y Kingsley le cuenta esta historia a otro personaje que tiene algo muy importante y al que va a dar algo también muy importante al final, pero es la historia de Kingsley hasta que inaugura su club. Y en ese momento Nora no está en la vida de Kingsley (aunque sí en la de Søren). Es cierto que lo que se narra transcurre paralelo a una parte de lo que Nora cuenta en The Saint y sí sabemos de ella e incluso en un determinado momento aparece brevemente, pero éste es básicamente un libro Nora free. Y qué queréis que os diga, eso para mí ha quitado interés a la lectura. No es que sea un mal libro sino que nos cuenta la historia de un personaje que me cae bien pero que no echar a arder las enaguas y que, además, sabemos cómo termina, así que es complicado mantener el nivel. Y la historia de este cura me la pela.

Pues va a ser que no encuentro ninguno

En definitiva, queridas, The King ha sido una lectura amena pero algo descafeinada. Era un trago lector que había que pasar para poder conocer bien a un personaje básico en la transformación de Eleanor en Nora pero que, como historia en sí, nos aporta más bien poco y no hace que nuestra trama principal avance. No es un libro mñe pero sí es uno de trámite, aunque tiene momentos muy especiales.

Por eso le damos en nuestro Gandymetro...

3'5. Kingsley, te queremos pero como amigo con derecho a roce 


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

martes, 5 de enero de 2016

Se abre la veda, Linda Howard


Un cumpleaños más... Y ningún hombre a la vista. A sus treinta y cuatro años, con una existencia plácida y sin necesidad de dinero, muchos pensarían que Daisy Ann Minor no tiene motivos para quejarse de su suerte. Pero existe cierta angustia que la atractiva bibliotecaria del pueblito de Hillsboro no consigue sacarse de la cabeza: Necesita una pareja. Ha llegado el momento de romper con la rutina de su soltería y para ello tendrá que dar un vuelco radical a su vida. Aunque, ¿cómo podrá transformarse la eficiente directora de una biblioteca en una mujer seductora e irresistible?


Esta novela voy a decir que es un simple y puro pasatiempo. Así, de entrada, para que nadie se cree grandes expectativas. Si queréis una cosita para leer entre novelones, pues ésta vale. Es una historia que, para mi gusto, tiene elementos muy de SEP, pero no llega a sacar el partido que podría, ni a los personajes ni a la trama, que es un poco de chechiflín de sobremesa con toques de humor (de ahí lo de SEP). 

La historia no es nada nuevo: Daisy Minor es una bibliotecaria que es el cliché del oficio, es decir, tiene más de treinta años, vive con su madre y su tía (le faltan los gatos) y viste como su abuela. Pero en su cumpleaños número treinta y cuatro se le despierta el xixi instinto procreador y decide que ya está bien, que tiene que encontrar pareja porque se le pasa el arroz y blablablá. 

Daisy sabe lo que necesita

Ahora bien: la pobre tiene el mismo estilo que Zoraida de Cristal y, como ella, trata de arreglarse al principio por sí misma, siendo el resultado igualito que si hubiera usado la pistola de maquillaje de Homer Simpson. 



Menos mal que acude a un amigo gay que la ayuda con su aspecto y el resultado, milagrosamente, no va a ser el de la citada Zoraida tras pasar por manos especialistas, sino todo lo contrario: el patito feo se convierte en cisne. Oh, sorpresa.



Y así sale nuestra chica al mundo de la noche, a cazar marido, porque ella no va de tonteo, sino a por un anillo con una fecha por dentro. Como, además, quiere darse aires de liberada y demostrar a todo macho del pueblo que está disponible, va a la farmacia a comprar condones para que sepan que es una mujer que sabe lo que es el sexo, cuando en realidad tiene los bajos más inexplorados que la superficie de Plutón.


Con lo que Daisy no cuenta es con que ya hay un machote que le ha echado el ojo (y quiere echarle otras cosas): Jack Russo, el jefe de policía del pueblo. No es precisamente el tipo de Daisy, ya que es un señor muy musculoso, con pelos en el pecho, morenazo y tal. Un horror, claro. 

Eso es porque no me ha visto la pistola

Allá donde Daisy va intentando ligar, Russo aparece y le agua la fiesta del ligoteo  mientras sus bajos también se aguan a la vista de semejante espécimen, aunque ella no sepa por qué. De lo que no se da cuenta es de que otra trama está fraguándose, una trama peligrosa en la que ella se verá envuelta de forma indirecta y despertará los instintos protectores de Russo y de su boa, que lleva tiempo sin conocer guarida en la que meterse. 

Jack en plena exploración por la selva amazónica de Daisy

Y hasta aquí la cosa.. Como he dicho al principio, no tiene grandes pretensiones, es un nadismo en toda regla. Creo que todo el tema de investigación podría haber tenido más chicha sin restarle protagonismo al humor y a los encuentros y desencuentros entre Daisy y Jack. El personaje del policía no es para caerse de culo, pero sí tiene a su favor algo que ya nos gustó a las haggards en Tenías que ser tú:: que, como Dan Calebow, sea un tipo al que le gusta el sexo normal y así lo dice. Las cosas claras y el chocolate espeso. Daisy cae bien por su inocencia, torpeza para las relaciones sociales y sentido común. La novela no marea mucho la perdiz con la relación entre ellos, pero sigue siendo increíble esto de que una mujer del siglo XXI no conozca lo que es un orgasmo, por Dios.

¡Es que es para descojonarse!

Por todo esto, obtiene en nuestro Gandymetro...

Dos y medio porque Jack es un buen tipo


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This