jueves, 28 de julio de 2016

Desarmado por un baile (Spymasters 1), Joanna Bourne


Ella se había enfrentado al desafío de los campos de batalla. Había interceptado y robado mensajes delante de las narices de los jefes de estado. Había interpretado el papel de la experimentada cortesana, de la virgen inocente, de la dama británica de modales refinados e incluso se había disfrazado de chico gitano. Pero Annique Villiers, la escurridiza espía conocida como Joven Zorro, finalmente se encontró con el único hombre que era más inteligente que ella… Hasta ahora.
El jefe de los espías británicos, Robert Grey, debe entrar en Francia para buscar a la brillante, hermosa y peligrosa espía Joven Zorro. Su deber es capturar a la joven y descubrir sus secretos para llevarlos a Inglaterra. Cuando estos dos enemigos naturales son encerrados juntos en una cárcel, se ven obligados a forjar una complicada alianza para poder escapar. Sin embargo, su pacto es temporal y la traición es inevitable. Huyen, perseguidos a cada paso del camino por las implacables autoridades, atrapados en una red de secretos y mentiras. Mientras el destino de sus países pende de un hilo, Grey y Annique luchan contra la pasión que surge entre ellos, pues es un sentimiento prohibido, imposible y completamente irresistible…



[¡De verdad, por favor, que alguien encierre al mono loco traductor de títulos! Este libro se titula realmente The Spymaster's Lady. Una vez leída la novela entiendes el por qué del título en español pero vamos, que tú lees Desarmado por un baile y te imaginas algo que no tiene nada que ver con lo que realmente es la novela. Es mi misión en la vida enlighten you, my chatas.]

¡Cómo me gusta tachar puntos de una lista! Es una pequeña satisfacción personal, como quedarme cinco minutos más en la cama o que mi David me haga el café por las mañanas (... ... ...). Y esta novela ha sido una satisfacción por ese motivo, tacharla de la lista de las 100 mejores novelas románticas de All about romance. Que haya sido una lectura sorprendente y buena ha sido una satisfacción añadida (igual que tener un nuevo enamoramiento maromial).

Sí, ya voy por el mismo camino que con Colin Bridgerton

Hola, estamos en Francia, en 1802, durante la Paz de Amiens. Me llamo Annique Villiers y estoy encerrada a merced de unos brutos y salvajes que quieren algo de mí que no puedo (ni quiero) darles. Menos mal que no estoy sola, hay dos ingleses también encerrados conmigo, uno de ellos herido. Francia e Inglaterra no son los mejores amigos, que podamos decir, pero momentos desesperados exigen acciones desesperadas, como apoyarnos entre nosotros para poder salir de aquí, preferiblemente intactos y vivos. Es difícil pero creo que puedo lograrlo, no en vano soy una de las mejores espías que tiene mi país. Cómo iba a saber yo que estaba planeando mi huída con Robert Grey, el jefe de los espías británicos. Y mucho menos que él me estaba buscando y me había reconocido...  


Y así comienza Desarmado por un baile. Desarmada me quedé yo al leer esto porque en unas enaguas me espero mil cosas menos este planteamiento. Annique está apresada por sus propios compatriotas porque tiene unos planos importantísimos y un espía francés de joputismo supremo (Leblanc) los quiere. Pero ella, hija de espías y metida en esto desde que pueda recordar, no ha llegado tan alto siendo tan joven por nada. Es extremadamente lista, con una memoria prodigiosa y capaz de interpretar cualquier papel, desde la jovencita más inocente a la tentación y la lujuria hechas carne. Y si no que se lo digan a Robert Grey, que está encadenado en la misma prisión (y con él un joven -y herido- Adrian *suspiro* *suspiro* *enaguas que vuelan*) y, aunque sabe que está actuando y él no tiene la boa para farolillos, la ve en plan guarrindonguil y se le levanta hasta el cravat.

La boa detecta moza y se pone alerta

Cuando escapan de la prisión comienzan una huida muy peculiar, ya que todos huyen de Leblanc pero Annique también debe huir de Grey y Adrian, a los que ha tomado cierta simpatía. Y aquí tenemos la verdadera maravilla del libro, con momentos dignos de cualquier buena novela de emoción-intriga-dolor de barriga, con persecuciones, trampas, engaños, "droja en el Cola Cao"... Y unas buenas dosis de tensión sexual no resuelta. Y es que, amigas, Annique y Grey tienen un cerebro para los negocios pero un cuerpo para el placer. Lo que pasa es que Annique es muy joven y se encuentra ciertamente desconcertada por lo que siente y sin saber cómo actuar, pero Grey tiene ya el culo pelao en estas lides y sabe que, en cuanto pueda, a esa moza la va a poner en remojo, IYKWIM.

Aquí te espero de piernas brazos abiertos

Queridas, esto es una novela de espías con toques románticos. Aquí hay un maravilloso pisto de intrigas en el que se deja espacio para un amor de ésos que se gestan lentamente, de los que no quieres pero no puedes evitar. Joanna Bourne es fiel a la situación de los personajes y no nos mete en unos calores supremos de los que surgen momentos ajlgdjalghd incontrolables. No, aquí se siente pero se calla, se anhela algo que no se puede obtener y los personajes se conforman con un roce, una mirada, el recuerdo de un olor. Hasta que se ponen en remojo, claro. Y entonces las pocas poquísimas escenas amorosas que hay son de muy buen gusto, poco descriptivas y contadas brevemente, lo que aquí queda bien (ya sabéis que yo siempre tengo ganas de más pero aquí más desvirtuaría la novela). Pero la falta de folleteo no se echa de menos cuando la novela está llena de acción y de ritmo, de diálogos inteligentísimos y de personajes estupendos (salvo el malo malísimo que me ha parecido demasiado caricaturesco). ¿Si siempre se me disparan las enaguas con los maromos me puedo enamorar de la protagonista del libro? Porque os digo que Annique me ha robado el corazón. Es la estrella, tan inteligente, tan buena, tan independiente y resolutiva (¡incluso con su sorprendente situación!), con tantas comeduras de cabeza como se le plantean y que durante casi todo el libro resuelve tan sumamente bien. Es de las mejores protagonistas femeninas que ésta que os escribe se ha echado a la cara.

Apartad, personajillas de mierder

Por otro lado, Grey, que sin duda también es fantástico, se nos presenta más duro y frío, de modo que cuesta más cogerle cariño. Me ha resultado especialmente conmovedor su afán protector con Annique, pero a veces quieres darle con la cachiporra en la cabeza. Además, queda eclipsado por Adrian, al que ya conocimos en Her Ladyship's Companion (ahí estaba más crecidito, lo que nos indica que esta novela se sitúa cronológicamente antes *mi cabeza da vueltas*) y que aquí logra que se me desabroche un corchete del sujetador cada vez que habla. Entre sus apariciones estelares y dos pinceladitas que se nos dan de su situación personal ya estoy que no vivo por ajfhkajhflármelo pillar su libro.

¡Porque mi jelly está más que lista para ti!

No todo reluce como mis diamantes, claro. La novela empieza genial pero poco a poco va perdiendo fuelle. La trama que nos plantea es sublime y hay una cantidad de giros muy sorprendentes que no te dejan descansar pero cuando los personajes cambian de lugar, la trama se estanca y al final estaba ya pidiendo la hora. Creo que principalmente tiene que ver con que Annique se ve en una situación muy difícil de manejar (sobre todo con su edad y su experiencia) y, si Annique no brilla, el libro tampoco. La que brilla aquí sin duda es Joanna Bourne, que es una pedazo de escritora como para quitarse la peluca ante la mención de su nombre. No os voy a negar que pierdo kilos leyéndola en inglés porque yo, con mi inglis pitinglis, sufro cuando me sacan de la cama con mi maromo mi zona de confort y esta mujer (al igual que la Woodiwiss) lo hace. No es una lectura fácil tipo Kleypas pero qué manejo del lenguaje, qué modo más bueno de hacer hablar a sus personajes, qué argumento más entretenido y bien hilado. Esta mujer es una maestra.


Todo para ti, Joanna

Queridas mías, os recomiendo mucho Desarmado por un baile. Una trepidante novela de espías con enaguas, con una protagonista sencillamente sublime, unos maromos de calidad, unos giros inesperados y maravillosamente bien contada. ¿Se puede pedir más? ¡Sí! ¡Que traduzcan más novelas suyas! (Y que las publiquen con una portada mejor...).

Por todo esto le damos en nuestro Gandymetro...

Robert, ven a por mis planos, que los guardo en el refajo
__________________

Queridas, el blog descansará este mes de agosto porque también necesita que le dé el aire pero nosotras nos iremos de vacaciones con las demás redes sociales pegadas al culo. ¡No dejéis de seguirnos! ¡Y a coger moreno y maromos! *ejem*

martes, 26 de julio de 2016

Her Ladyship's Companion (Spymasters 0.5), Joanna Bourne

[Libro no publicado en español]
La bella Melissa Rivenwood abandona el Seminario para las Hijas de Caballeros que regenta la señorita Brody para empezar una nueva vida. Pero cuando aceptó el puesto de acompañante de la formidable Lady Dorothy, la vivaz Melissa no sabía que pronto se encontraría atrapada en una red de pasión e intriga en la bella y remota Vinton Manor.
Giles Tarsin, su altivo patrón, es exasperantemente distante -e irresistiblemente atractivo. El enigmático y atractivo Sir Adrian Hawkhurst  la admira abiertamente con, Melissa sospecha, las más impuras intenciones. Harold Bosworth, conocido de la familia, aparenta ser todo un caballero. ¿Pero por qué el niño Robbie, huérfano como Melissa y futuro Conde de Keptford, está tan asustado? Pronto Melissa se encontrará en apuros resolviendo oscuros secretos familiares que acabarán centrando sus sospechas en un sólo hombre... ¡El hombre al que ama!


Cuando empecé a leer novela romántica no tenía ni idea de qué leer, más allá de las soberbias recomendaciones de mi querida Cassie (¡Forastera y Flores en la tormenta! ¡Decidme a mí si no la tengo que adorar por los restos por descubrírmelas!). Entonces me dediqué a buscar por internet y caí en All About Romance, donde encontré una lista de 2013 con las que las lectoras consideraban las 100 mejores novelas románticas. Yo, que soy muy apañadita, me la imprimí y ahí estoy, leyendo y tachando libros. Y ahí es donde descubrí a Joanna Bourne, en el puesto 11, con The Spymaster's Lady, novela que me disponía a leer ahora. Pero claro, una entra a Goodreads y ve que hay una novela antes y... 


Las acaparadoras de libros somos asín

Melissa Rivenwood trabaja como profesora de francés en una especie de internado y dando gracias, porque sin familia (la que tiene es de pega y encima no la quiere ni ver) es lo mejor que puede tener. Pero no aguanta más y consigue encontrar trabajo haciendo compañía a una señora mayor de familia bien en un sitio donde Cristo perdió la boina, en Cornualles (el de Poldark). Tras un viaje de lo más azaroso, llega a una taberna donde sufre un incidente en el que peligra su inocencia integridad y del que se ve salvada por el peligroso, oscuro y atractivo Giles Tarsin. Quién le iba a decir a ella que cuando llegara a su destino, Vinton Manor, se iba a encontrar con que el mismísimo Giles es el que le va a pagar el sueldo...



Pero vamos, que se lo va a pagar por trabajar con Lady Dorothy, no por trabajárselo a él, eh. Por Vinton Manor hay más gente pululando, como el melofó de Sir Adrian Hawkhurst, el bonachón de Harold, la insufrible Anna, Robbie, que tiene siete años, va a ser el futuro Conde de Keptford y que, según él, ha sufrido varios intentos de asesinato...



En menudo pistaco se ha ido a meter Melissa, ¿eh? Uno formidable que realmente lo sería totalmente si 1. este libro fuera más largo, y 2. este libro no fuera tan irregular. No me voy a entretener mucho en la reseña que al final me queda más larga que el libro (es una novela corta) pero sí creo que merece hablarse de esta escritora (si queréis saber más, pasad por el blog de la sabia Bona Caballero, Romántica, no rosa, que ahí habla mucho -y bien- de esta mujer y su obra). Imaginad mi cara cuando me encuentro con una similitud tan clara con Jane Eyre, la croqueta que hice en el suelo le sacó brillo al parqué (sí, no sólo es el libro favorito de Cassie, también es uno de los míos). Pero claro, amiga, Jane Eyre sólo hay una y es imposible de igualar (tampoco sé si era su intención, pero me lo paso genial inventándome las cosas). Esta novela es un viejunismo de tomo y lomo, además de ser la primera novela de Joanna Bourne, y creo que eso se nota. La intención es buena pero está todo contado a trompicones, débilmente hilado. En ningún momento (salvo tal vez al principio) ves que las cosas fluyan. Se sitúa al lector en el contexto histórico (tras las Guerras Napoleónicas) pero, en lugar de que el tema salga de modo natural, parece que te lo tiran a la cara. 


Aquí están los datos históricos, allá te las apañes

La narración es en tercera persona principalmente desde la posición de Melissa, a la que vemos fuerte en principio ("voy en busca de mi fortuna ya que de momento ella no ha venido a buscarme a mí") pero que luego se nos muestra como una marioneta en manos de Giles.


Al final pierdes la fuerza por el xixi, Melissa

¡Ah! Y que no me falte deciros que 


Esto no es una novela romántica

[Ya tardaba en salir, ¿eh?]

Esto es una novela gótica con una historia de amor por ahí mal metida. Lo que importa es el pisto, el misterio que oculta Vinton Manor y sus habitantes, que tú vas ahí recorriendo los pasillos echando una miradilla hacia atrás. Ojo que tampoco es que la trama de misterio sea como para tirar cohetes pero, comparándola con la amorosa, reluce como mi solitario de oro. A Melissa le atrae Giles y a Giles la boa se le pone alerta con ella. Pero esto no se desarrolla para nada. De repente hay un beso, de repente me he enamorado, de repente otro beso, de repente chimpún se acabó lo que se daba.



Pues sí, como novela romántica es un chasco. Pero, a pesar de todo esto, hay cosas de esta novela que me han encantado y por las que estoy deseando pillar otra de Joanna Bourne. Esta mujer ha creado unos personajes fantásticos, lo que pasa es que están poco desarollados, porque tú ves que ahí hay mucho sobre ellos que no te cuenta. Especialmente he adorado a Sir Adrian Hawkhurst y a Lady Dorothy. Él es un gran melofó sinvergüenza adorafollable que ya me conquistó desde su primera aparición y al que, por favor por favor por favor, espero que le haya dedicado un libro (my body is ready for you, chato molinero). Y ella tiene una maravillosa lengua viperina, no se corta a la hora de decir lo que piensa y te provoca carcajadas. La verdad es que la mayoría de los personajes no tiene pelos en la lengua y Joanna Bourne nos regala conversaciones muy ingeniosas y que son una delicia de leer. Y ahí reside la maravilla de este libro, en cómo escribe esta mujer. Sinceramente yo, con mi inglés patatero, las he pasado fr(p)utas leyéndolo, qué vocabulario más complejo, por Dior. Pero qué vocabulario, qué ingenio, qué destellos de buena escritora se ven. Espero que los veinticinco años que pasaron entre éste y el siguiente, Desarmado por un baile, sirvieran para que se desarrollara como escritora y esos destellos se convirtieran en unas luces tan cegadoras como las de los flashes que siempre me esperan en los photocalls. Ahora mismo me voy a comprobarlo.

[Actualización. Ya he comprobado si los veinticinco años pulieron a Joanna Bourne como escritora, esta misma semana os lo cuento -¡y luego nos vamos de vacaciones!-].

Por todo esto le damos en nuestro Gandymetro...

Giles, siempre estoy available para magreos en la biblioteca
                  
Debo deciros que esta serie tiene un orden lector que se pasa el cronológico por el forro. Este libro, siendo el 0.5 de la serie, si se lee en orden cronológico (es decir, siguiendo los años en los que transcurren los hechos) sería el 3.5. Yo los voy a leer tal y como vienen en Goodreads, que es como recomienda la escritora (dice que así descubrimos a los personajes tal y como lo hizo ella) pero mi misión es daros la información y ya hacéis lo que os plazca, queridas.

martes, 19 de julio de 2016

The Beast (Serie Hermandad de la Daga Negra 14), J.R.Ward

[Libro no publicado en español]
Nada es como solía ser para la Hermandad de la Daga Negra. Después de evitar la guerra con las Sombras, las alianzas han cambiado y las lineas se han dibujado. Los restrictores son más fuertes que nunca, aprovechando la debilidad humana para acumular más dinero, más armas, más poder. Pero mientras la Hermandad se prepara para una guerra sin cuartel contra ellos, uno de los Hermanos libra una batalla consigo mismo...
Para Rhage, el Hermano con más apetito y el corazón más grande, la vida supuestamente era perfecta o, al menos, perfectamente agradable. Mary, su amada shellan, está a su lado y su Rey y sus Hermanos están cada vez mejor. Pero Rhage no puede entender (o controlar) el pánico y la inseguridad que lo invaden... Y eso le aterra, igual que el distanciamiento de su pareja. Después de sufrir una herida mortal en una batalla, Rhage debe replantearse sus prioridades y la respuesta sacude su mundo... y el de Mary. Pero Mary está inmersa en una aventura propia, una que puede acercarlos o separarlos irremediablemente...


¡Vampiritos, vampiritos, VAMPIRITOS A MÍIIIIIIIIII!

Éste es mi grito de guerra cada vez que J.R.Ward nos regala un libro de la Hermandad de la Daga Negra. Sí, ya sé que hay más en el universo paranormal pero, comprendedlo, los primeros amores no se olvidan y, en mi caso, son los más queridos. Y esta saga fue mi estreno vampiril y mi pérdida de bragas definitiva (ya lo sé, no gano para ropa interior mientras leo). Nunca jamás perderé la fe en la Ward porque está como una cabra y eso siempre me suele encantar pero tras The Shadows y Blood Kiss (libro que no es necesario haber leído para pillar The Beast) tenía más miedo que vergüenza al coger éste. Veamos si me ha conquistado o me ha dejado con la ceja levantada...


Ven aquí que te examine, Rhage

Si estáis leyendo esta reseña es o porque sois megafans totales de los Hermanos, con lo que no es necesario presentaros a Rhage, o más bien os interesa un zurullito todo esto, así que no me entretengo mucho en presentar a los personajes. Rhage es Hollywood, el Hermano rubio buenorro y divertido, con una ansiedad por comer únicamente comparable a su amor por su shellan, Mary (cuya historia conocimos en Amante Eterno). Era una pareja chunga porque no son dos sino tres, ya que Rhage tiene un dragón dentro de él. Y no nos referimos a su boa aunque la Ward se molesta en decirnos lo que mide y holymotherofthemagdalenas! sino a que tiene un dragón de verdad que sale cuando la rabia y la mala hostia le rebosan como a mi cafetera el café recién hecho. 


El dragón me mide lo mismo que la boa el pelo

Podemos pensar que todo es felicidad en la vida del vampiro más alegre y glotón del universo pero va a ser que no. Ya vimos a Rhage algo triste en The Shadows y así continúa aquí. ¿Qué le puede pasar a nuestro hombretón? Pues es algo que ni el mismo sabe y eso le lleva a estar triste y hasta a distanciarse de su adorada Mary. Y su Mary... Pues también tiene ciertas comeduras de cabeza y se aleja de Rhage. ¡Es que no puedo con la vida viendo a esta pareja así!


Y no, no puedo con la vida ni con lo que le pasa a Rhage ni con el resto del libro. Voy a quemar todos los gifs ahora, lo sé, pero éste es necesario porque es mi resumen lector:


Kim leyendo The Beast

Empieza el libro fuerte de ponerte de punta los pelos del cardado (a la Ward le gusta tener despiertos a sus lectores) con Rhage en unas situaciones que AAAARRRGGG y BUAAAAAAAAH #SufroMucho. Luego baja el ritmo porque, claro, una intensidad de ésas no la aguanta ni Penry sin sufrir un infarto, pero el último tercio es directamente de croqueta, te va soltando bombas y sorpresas por todos lados, te cambia de punto de vista y de tema y no te importa porque están todos igual de interesantes. Queridas, preparad vuestras enaguas para el enamoramiento supremo de Rhage. El Hermano es un bombón (ya lo sabemos) y gracioso como él sólo pero mezclar todo eso con su sufrimiento y su gran sensibilidad oculta (como su boa) hacen de él algo así como la tarta que te mira desde el escaparate de la pastelería que te llama a gritos. 

Bocao que tienes

Sí, queridas, en este libro dan ganas de meterle la cuchara a Rhage y no dejar ni las migasMe encanta, además, el lenguaje que usa, tan de la calle, tan gracioso, tan especial. He tenido momentos de soltar la lagrimilla con él por cómo siente, lo reconozco, pero otros de carcajada pura, sobre todo en uno de los diálogos finales relacionado con Bitty (personaje nuevo pero muuuuuuy importante). Aunque él es el protagonista del libro, tiene más peso en la primera parte, cuando su historia es más intensa. En la segunda parte su tema se resuelve un poco y cede algo de protagonismo en favor del resto de historias (aunque la suya nunca se deja de lado sino que se vuelve más adorable y sentimental). Pero, queridas, lo que en otros libros se podría considerar un fail (un protagonista que, en un determinado momento, casi deja de serlo) se convierte aquí en una muestra de la locura maestría de la Ward, y es que vaya manera espectacular de combinar historias tiene... 

La croqueta de la locura es la mejor

Sí, esta mujer sigue con esos pistos mentales que hace que se entremezclen historias por todos lados (incluso añadiendo personajes nuevos), soltando bombas llenas de sorpresas que te van a hace caerte del sofá y enseñando detallitos que nos hacen ver cómo están el resto de los Hermanos. ¿Quién dice que un vampirito tiene su historia cerrada con un libro que le dedique la Ward? ¡Gente loca nada más! Porque vamos a ver, ya tenemos toda la historia de Vishous contada, ¿verdad? ¡¡Pues no!! ¡V aquí tiene chicha y limoná! Mi vampirito favorito está en todos los ajos y yo, por supuesto, he pulido el suelo de tanto hacer la croqueta. Además, tiene un rollito que me encanta con Assail que, como sabéis, es otra de mis debilidades entre los nuevos (otro con el que #SufroMucho). No, entre esas debilidades no se encuentra Xcor, que cada vez que sale se me tuerce el moño (menos mal que sale poco, jijiji).

Pues te lo vas a pasar genial en el siguiente libro... Muajajajaja

Como siempre, uno de los mejores momentos es cuando podemos ver a los Hermanos reunidos en plan comando Mosqueteros Vampiriles ("Uno para todos y todos para  uno"). Yo qué sé cómo lo hace esta mujer que siempre me veo leyendo como si esto fuera algo de moñismo que me llegara al corazón. La verdad es que estoy disfrutando mucho de esta segunda ronda de libros de la Hermandad (para mí empieza una fase distinta a partir de El Rey), en la que Ward no abandona lo que hizo grande a los Hermanos y, además, nos hace profundizar más en ellos (en mí sí que les dejaba profundizar yo...) y en todas las circunstancias que los rodean. De verdad que no sé hasta dónde puede llegar la locura de esta mujer en esta serie pero por favor, señora Ward te lo pido, no cambies nunca la laca que esnifas o los porros que te fumas porque te hacen ser directamente la mejor.

La Ward, un día normal por su casa

The Beast es un libro adictivo, ágil, entretenido, sorprendente, sentimental y loco, al que le falta muy poco para ser perfecto (bueno, más bien le sobra algo que es Xcor 😈). Es disfrute casi constante para los fans de la Hermandad y nos da justo lo que queremos de esta serie, por eso hay que ponerle un altarcito a J.R.Ward y dar saltos de alegría, porque nuestra Hermandad de la Daga Negra ha vuelto y lo ha hecho mejor que nunca

Por todo esto y mucho más se lleva en nuestro Gandymetro...


Rhage, saca el dragón que yo te lo como mimo

martes, 12 de julio de 2016

Corazón de Hielo (Serie Knight 3), Gaelen Foley


A los ojos de la alta sociedad el coronel Damien Knight, duque de Winterley, es uno de los héroes de Inglaterra. Sin embargo, desde su regreso del frente vive en una solitaria casa de campo, apartado de su familia y de su mundo, torturado por los recuerdos de la guerra. Solo el asesinato de un viejo amigo, que le había nombrado tutor de su sobrina, le obliga a salir brevemente de su retiro. Si Damien esperaba convertirse en el guardián de una tímida adolescente, no puede estar más equivocado. Miranda Fitzhubert es una joven desenvuelta, impetuosa y soñadora que ya ha decidido qué hacer con su vida, una mujer por la que Damien se siente atraído desde el primer momento... aunque su amor sea el único que le está vedado. La historia de una atracción prohibida pero irresistible.


La saga de los Knight, hasta la fecha, me ha dado una de cal y una de arena. He podido conocer a un maromazo como Robert que me provocó palpitaciones y calorazos en mis partes pudendas y a otro como Lucien que las palpitaciones me las provocó pero de la mala leche que tuve leyendo su libro. Como comprenderéis, tenía más miedo que vergüenza a la hora de coger el de Damien, el gemelo de Lucien. ¿Y si, además de físicamente, eran iguales en el lado coñacil de la vida?


Mi cuerpecito no aguantaría otro chasco de los Knight

Damien Knight es un héroe de guerra adorado por toda Inglaterra por su lucha contra Napoleón. Pero esa fachada dura e imperturbable esconde un hombre traumatizado por las carnicerías y los horrores que tuvo que vivir. Damien intenta ocultarlo pero, como vimos al final de Corazón de Fuego, unos simples fuegos artificiales sacan lo peor que hay en él.


Hola, soy Damien, dame un besito

Pero Damien es, ante todo, un hombre de honor y, cuando su amigo Jason Sherbrooke fallece y él se convierte en tutor de su sobrina Miranda FritzHubert, guarda a su Hulk oculto *ejem* en lo más profundo de su ser y asume su papel, algo que es más fácil de decir que de hacer, porque mientras que él espera que su pupila sea así...


Soy una chica huérfana

...la realidad es más parecida a ésta.


Yo también soy una chica huérfana

Y no es que Miranda sea una guarronaca, eh, lo que pasa es que Damien esperaba una niña (¡por Dior, si su tío la tenía en un colegio!) y, de repente, se encuentra con una chica a la que hace tiempo que le salieron las tetas. Y no sólo tiene tetas sino un tremendaco peligro que amenaza su vida, con lo que su tutor se va a tener que emplear bien en protegerla. Y Damien quiere emplearse únicamente en protegerla pero, claro, yo no quería, no lo sabía, buscaba otra cosa...


Ya, pero le quieres hacer la chincheta

Y a todo esto hay que sumar el trauma de Damien, que tiene telita. Vamos, que tiene Gaelen Foley mucha tela que cortar en este libro. Y, queridas, la corta estupendamente.



Como ya os he dicho, temblaba ante la perspectiva de coger este libro porque el de Lucien fue un auténtico sufrimiento para mí (estará todo lo valorado que queráis pero yo le di dos Gandys y creo que hasta me pasé de generosa). Pero, oh, Corazón de Hielo no tiene nada que ver con el anterior (¡viva, viva!). Aquí tenemos unas buenas enaguas de las que nos gustan, con sus secretos, sus confesiones, su tensión sexualajdfkjahfljks y sus asesinatos (pleno de muertes en los libros que he leído de Gaelen Foley, en todos a alguien le ayudan a estirar la pata). Hasta la fecha, las enaguas de Gaelen Foley son el antinadismo puro, lo naíf lo dejamos para Julia Quinn. Aquí se ve lo bonito, claro, lo elegantes que son las fiestas, lo guapos que van los maromazos, los vestidos tan preciosos que se ponen las damas, pero también se habla de la situación política (con Napoleón dando por la puerta trasera) y se ve el lado oscuro enagüil que ya conocimos en los dos libros anteriores, el de borrachos, jugadores, pervertidos y fr(p)utas.


Como a toda la sociedad

Pero no vayáis a pensar que esto es Jane Eyre en la mugre, eh, que Miranda está a punto de caer en las garras de lo peor de la sociedad pero Damien la rescata (¡caballeros andantes a mí!). Realmente tenemos unas enaguas bastante sencillitas pero muy bonitas de leer, con un machote traumatizado pero fuerte (no va por la vida llorando su pena), una estupenda protagonista 100% despichotada, una trama que mezcla a la perfección el amor y el horror, sus justas escenas lajdhfkjahdfkajhfd (pocas pero contadas con una estupenda mezcla entre buen gusto y guarrerismo) y sus correspondientes guiños a los libros anteriores (me gusta mucho más Lucien aquí que en su libro) y a los que vendrán.


¡Yuhu, Alec! ¡Te estoy esperandoooooo!

Si tengo que sacarle alguna pega es que, para la tremenda historia que tiene, no ha querido ser de intensidad "peligro de infarto mientras se lee", se pasa mal pero lo justo. Y, bueno, tal vez el libro tendría que haber sido un poco más extenso para desarrollar mejor todo, sobre todo la parte final, que me ha parecido muy breve para lo que se trata, se pasa muy de puntillas por algo que es muy importante para los personajes. Pero igualmente ha logrado llegarme dentro (no tanto como me gustaría, teniendo en cuenta que es un libro y no Damien himself...) y eso que nuestro prota es tan duro que no tenía muchas esperanzas de que me conquistara.


Cómo lo sabes, Demonio

En definitiva, he hecho bien en conservar mi fe en Gaelen Foley porque Corazón de Hielo es un libro estupendo. Bien contado, bien hilado, con unos ingredientes de alta calidad y un resultado casi perfecto

Por todo esto, se lleva en nuestro Gandymetro...


Damien, arrímate a mi rejafo que yo te derrito

martes, 5 de julio de 2016

Caballo de Fuego: Gaza (Caballo de Fuego 3), Florencia Bonelli


[CONTIENE SPOILERS DE CABALLO DE FUEGO: CONGO]
Matilde y Eliah han vuelto a separarse. En el Congo, sus esperanzas de una vida juntos se desvanecieron al ritmo de los celos, las circunstancias hostiles y las bajezas.Matilde, cirujana pediátrica, se refugia en su pasión: el trabajo humanitario que lleva a cabo para la organización Manos Que Curan. Su nuevo destino es la Franja de Gaza, el territorio más densamente poblado del mundo, donde la consigna diaria es sobrevivir. Eliah Al- Saud se impone olvidar a Matilde y acabar con la obsesión que lo ata a ella.En Bagdad, por su parte, Saddam Hussein da los últimos retoques para alcanzar su sueño: convertir a Irak en una potencia nuclear. Y en esta carrera diabólica, Matilde y Eliah se convertirán en piezas clave, debiendo emplearse a fondo no sólo para evitar una catástrofe mundial sino también para salvar la propia vida.


¡Pues llegamos al final de los libros de Caballo de Fuego!



Sí, chica, justo como yo, porque, oye, han sido cuatro libros seguidos sobre los Al-Saud y tres con Eliah y tú no coges, cierras este libro y te olvidas de Eliah sin más. No, tú coges y te vas de perfumería en perfumería buscando el dichoso A Man a ver cómo huele nuestro protagonista y llevas la muestra en el bolso durante dos semanas y de vez en cuando la hueles para sentir a ese machote a tu lado. Eso haces. Bueno, eso es lo que me han dicho que hace la gente, no es que yo lo haga, ya sabéis todas que soy la personificación de la cordura.

-¡Pero si Eliah no existe, Kim!
-¡¡Eso no me lo dices en la calle!!

Comenzamos este libro con nuestros protagonistas separados, como no puede ser de otra manera aquí estando la pavisosa de Matilde por medio. Eliah procura olvidarla (esa cantinela ya nos la sabemos, chato) y ella, pues como siempre, intentando hacer su vida volcándose en su trabajo con Manos Que Curan y llorando por los rincones, que es lo que más le gusta. Como al Congo no va a volver que ya sabemos en qué situación está el país, la mandan a trabajar a un sitio en el que pueda estar tranquilamente mientras se toma unas cervecitas y unos mojitos: Gaza.


Por supuesto cuando Eliah se entera le da vueltas la cabeza pero esto son lentejas, si quieras las comes y, si no, pues también, que no te queda más remedio. Y sí, aunque no estén juntos, Eliah se entera porque es como Sauron o como cualquier madre, lo acaba sabiendo todo. El caso es que Eliah, que tiene el pisto jaleo supremo montado (pero un jaleo de proporciones descomunales) se las arregla para acabar en una misión muy cerquita de su querida Matilde. Y hasta aquí puedo leer. 

Yo también te quiero, chata

Bueno, básicamente os resumo lo que pasa en este libro: tremendazo jaleo político, tremendazo jaleo de intrigas terroristas y amor por todos lados. Amor y folletisco, porque en este libro se reconcentra bien pero se meten unas sesiones dándole al tema que como si no lo hubieran catado en su vida (yo ya no vuelvo a escuchar "Rey David" sin que los bajos se me revolucionen). La Bonelli aquí habrá estado todo el día echando mano del abanico y del fufú lleno de agua porque esa parte del libro la tienes que leer con los guantes del horno puestos, del altísimo voltaje guarreril que tiene. Te hacemos la ola, Bonelli, porque los guarrerismos como los escribes tú, bien descritos pero cargados de rabia y de sentimientos son de quitarse el pelucón. Definitivamente lo de esta mujer es el amor, el ñiquiñiqui y escribir intriga, porque madre mía cómo es este libro en cuestiones políticas... Os digo que, por mucho que me interesara la parte amorosa, aquí la intriga política es la que me ha pillado. Y Bonelli ha sido muy lista en ese aspecto, no nos marea excesivamente con la historia de amor y nos mete una buena dosis de conflicto israelí-palestino, con Saddam Hussein tocando los cataplines del personal y con la culminación de todos los pistos que ya traíamos heredados de los libros anteriores.


Sí, la cabeza nos explota pero con mucho gusto. Bonelli aprovecha esta parte para demostrar su lado sádico haciéndote sufrir y riendo mientras tu corazoncito se resquebraja (Bonelli, I hate you pero I love you también, ésas son las cosas que hacen grande el libro). Pero no penséis que todo en este libro es maravillosidad. No. Matilde sigue siendo una insoportable llorona que, por mucho que digan que tiene un temple de acero y una personalidad tremenda, yo no consigo ver eso por ningún lado. Sí, es cierto que hace cosas que hay que tener valor pero, en lo respecta a ella y a Eliah, una blandurria de narices. Creo que la escritora ha intentado hacerla tan buena y maravillosa que la ha hecho medio tonta. Ya podría aprender de su amiga Juana, uno de los mejores personajes sin duda, con narices suficientes para afrontar lo que la vida le pone por delante, con personalidad como para decirte la verdad en tu fruta cara y con unos comentarios que te hacen descojonarte de la risa. Junto con Eliah, el mejor personaje sin duda. Me fastidia que Bonelli meta muchos secundarios interesantes y que luego resuelva sus historias por arte de birlibirloque, de un modo infantiloide en muchas ocasiones y en otras dándote una hostia fina innecesaria. Y no hablemos de cómo escribe. Si en Lo que dicen tus ojos estaba más que encantada, aquí he acabado hasta el xixi moño, con esa manía de meternos hasta en la sopa detalles de marcas que acaba esto siendo la teletienda. ¡Que me da igual que Eliah regale joyas de Cartier o que Matilde use el Paloma Picasso! ¡¡Que me da igual te digo!! 

Entonces ya no te digo que Eliah pela nabos con esto

Pero estas cosas que me sacan del libro (que, como ya nos dijísteis en algún comentario pueden tener más sentido para las argentinas que para nosotras) quedan compensadas con Eliah y todo lo que vive. Él es el verdadero protagonista, la luz a la que todos los personajes se acercan, el que experimenta el cambio y el crecimiento. Ya sé que el personaje puro y al que todos van es Matilde pero, para el lector, Eliah es el interesante y por el que nos desvivimos (y el gran melofó).

Caballo de Fuego: Gaza es un gran final para esta serie. Es cierto que es lioso y que, si no llegas a meterte en la trama no amorosa, se te puede hacer tan cuesta arriba como subir al Everest. Pero si te dejas atrapar por Eliah Al-Saud y su peligroso modo de vida, quedarás irremediablemente enamorada de él. Y a pesar de Matilde los pesares, le darás tu corazón y tus bragas.

Por todo esto le damos en nuestro Gandymetro...


Eliah, tu Caballo de Fuego me quema los bajos