viernes, 9 de febrero de 2018

The soldier's scoundrel (The Turner Series 1), Cat Sebastian

[Libro no publicado en español]
Jack Turner creció en los oscuros suburbios londinenses, dentro de una vida delictiva y deseoso de hacer cualquier cosa con tal de tener el estómago lleno y a sus hermanos a salvo. Ahora utiliza los trucos que aprendió en esa época para ayudar a los que necesitan el tipo de ayuda que únicamente un sinvergüenza puede proporcionar. Su desconfianza hacia la nobleza es muy profunda y sus servicios no son para un guapisimo soldado de alta cuna que personifica todo lo que Jack nunca será.
Tras el caos de la guerra, Oliver Rivington desea la previsible seguridad de la vida del caballero, ésa en la que no se incluye discutir con un indeseable que burla la ley cada vez que puede. Pero Jack tienta a Oliver como ningún hombre lo ha hecho. Pronto su deseo por el delincuente sin remordimientos es equiparable al placer que Jack obtiene viendo cómo la perfecta compostura de Oliver se tambalea cada vez que están juntos.


Si me gustan las enaguas y me encantan los maromos era cuestión de tiempo que acabara leyendo un libro que uniera ambos. Y ya, queridas, ya sé que será por maromos y enaguas en este blog pero tenemos abundancia de maromos que se vuelven locos por las enaguas y no por otra boa, que es justo lo que traemos hoy, un 🐍/🐍 enagüil. Porque sí, hay algo mejor que un maromo enagüil.


¡Dos!

Oliver Rivington viene de la guerra medio traumado y lisiado (luchó en la cruenta batalla de Badajoz) y lo único que quiere es vivir la tranquila vida del noble en la sociedad londinense, que para eso es un caballero de fina estampa. Cuando regresa de su vida militar se encuentra con que su hermana ha tenido tratos no guarreriles con Jack Turner, un "solucionador de problemas" con malos métodos y peor reputación. Y, como Oliver no puede dejar que el buen nombre de su hermana quede manchado al asociarse con el de Jack, decide saldar la deuda con Turner pero acaba saliendo de su oficina de un modo que no hubiera imaginado... 🐍🔥🐍🔥🐍🔥 Y es que nadie conoce las tendencias de Oliver salvo su boa y Jack, que tuvo el placer de observar cierto comportamiento guarreril del noble soldado y desde entonces esa imagen le ronda los bajos como a mí la del bañador blanco del Gandy. Ninguno de los dos quiere dar rienda suelta a sus pasiones pero claro, una investigación, unas provocaciones, unos sonrojamientos y...


Te voy a meter de todo menos miedo, ladrón

Ya tenía yo ganas de pillar a unos maromos con cravat y los bajos alegres, queridas. Este libro llegó a mí tras ver las buenas críticas del tercero de la serie y, claro, una tiene que empezar por el principio (el ñiñiñiñiesco que rige mis lecturas) así que a lanzarnos de cabeza sobre él (fue una lectura conjunta con mi partner in crime de br, sweetie Gema). ¡Además, que hacía mucho que no le daba al boa/boa y una a veces necesita una dosis extra de maromiaje! Eso sí, he leído con una sensación de fatalismo sobre mis hombreras todo el tiempo. Y es que no podemos olvidar que estamos ante una historia de gays en la época enagüil. O sea, vamos a ver, ¡que eso era sodomía y estaba penado! ¿¿Cómo voy a encontrar yo ahí un final feliz?? *Lloro*. Bueno, si me permitís un pequeño spoiler para las temáis leerlo por miedo a acabar lanzando el libro por la ventana os diré que yo he quedado contenta con el final. De hecho, me parece un libro estupendo para iniciarte en la lectura boa/boa.


Venid con mami, maromazos


Es un libro muy bien escrito, con un lenguaje muy cuidado, casi me sentía en la obligación de leer con los guantes puestos y la postura bien firme, que los libros de nivelazo literario no los lee una repantingada en el sofá. También os digo que si formalmente me ha encantado, el contenido... No es un mal libro ni mucho menos, lo he disfrutado pero me ha gustado más el planteamiento de la historia que su desarrollo. Tenemos por un lado la relación entre Jack y Oliver y, por otro, dos casos que Jack tiene que investigar (es una mezcla entre Sherlock Holmes y Ray Donovan). En un principio estaba haciendo la croqueta viendo cómo Jack investigaba, Oliver ayudaba, las boas se les iban volviendo locas y yo estaba que no daba abasto repartiendo interés entre el caso y el amor. Peeeeeeeeeeeeeeero...


No sigas, Kim

Tengo que hacerlo, queridas, es mi obligación contaros mis sentimientos lectores. Como os decía, estaba yo croqueteando cuando, de repente, vi que poco a poco me iba desconectando, bien porque el caso a investigar cada vez iba saliendo menos, bien porque Jack se pasaba de cabezonería negando sus sentimientos. Y eso que en un principio me sentí más atraída por Jack porque es un tío sinvergüenza, con la mofa siempre en el bolsillo y los escrúpulos encerrados en el armario (ay, los armarios de la época, debían estar bien llenos). Sin embargo, según iba leyendo me encontré totalmente enamorada de Oliver porque conocerlo es adorarlo, así que él ha sido mi maromo del libro. Algo moñas para mí gusto, cierto es, pero una no puede controlar los amores literarios. Puede que Oliver parezca más débil por su minusvalía pero eso de que saque el soldado que lleva dentro cuando sea necesario y luego sea tan encantador que se ruborice constantemente... 


Oliver hace saltar mis alarmas de adorafollabilidad

Que me ha conquistado, vaya. Siendo el que más tiene que perder, es el que más claro tiene todo y el que no frena ni sus sentimientos ni sus deseos, con lo que disfrutar del amor (y de la pena) a través de sus ojos es una verdadera delicia. Con Jack me ha sido más difícil congeniar y me ha costado más creer su enamoramiento. Cuando me imagino a un maromo enamorado no me imagino a un moñas (bien sabe Dior que me dan tanta alergia como la licra) pero sí a alguien que con sus acciones y sus pensamientos nos transmita lo que siente y Jack en este aspecto es tan brusco... Niega lo que siente pero automáticamente cede a sus deseos, trocotró. Que no me voy a quejar yo de que ceda a ellos, cede, hombre, cede, que mi body está bien ready para vuestros guarrerismos pero un poco más de coherencia. Ya que tenemos los guarrerismos en la boca *Kim se guarda el chiste*, os diré que las secuencias de sexo están bien narradas, no son largas ni excesivamente descriptivas (aunque no tienes problemas en saber cómo están los mozos, IYKWIM). Para mí es un libro #MedioRanciedadFriendly, casi no te da tiempo a sacar el abanico cuando ya se ha terminado el folletisco. Pero te da un poco igual porque es una verdadera delicia ver a Oliver disfrutar del trocotró con Jack...


Los momentos de Jack y Oliver juntos son estupendos (a pesar de que a veces me vuelvan loca). Esos diálogos que tienen, llenos de inteligencia, pullas y humor son una pura delicia, estás tan inmersa en ellos que no te fijas en otras cosas, como en los habituales detalles de la ambientación. Realmente no recuerdo que se le prestara una especial atención, aquí no se va a bailes y se está un poco al margen de la sociedad, se nos dan los detalles justos para situarnos y poco más. A pesar de las diferentes tramas y personajes es una novela de ellos dos, de su relación y de sus problemas para llevarla adelante, aunque según avanza el libro algunos personajes secundarios cobran especial protagonismo y acaban robándoselo a la trama amorosa, que se queda un poco estancada hasta su resolución final.

The soldier's scoundrel es una bonita y sencilla historia de amor entre dos hombres que tienen que sobreponerse a todos los impedimentos que encuentran para poder estar juntos, incluso a los que ellos mismos se ponen. Muy bien planteada, acaba perdiéndose entre las tramas no amorosas para acabar siendo una lectura amable y satisfactoria para pasar un buen rato. Vamos, que si os apetece ver cómo se la gastan dos maromazos bajo las sábanas en esa época este libro me parece una estupenda elección.

Por todo esto le damos en nuestro Gandymetro...


3'5. Oliver, si te cojo verás si te doy un buen sonrojo


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

5 comentarios:

  1. #MedioRanciedadFriendly jajaja, buena descripción.
    Pues oye que no me había yo planteado lo del final feliz en estas circunstancias.
    Yo este no se si lo leeré, pero si dices que el tercero es la repanocha..., bueno me espero a ver qué dices y si son historias indpendientes igual leo el más-mejor XDD Pero bueno eso todo dedende de como me sople el aire, ya tú sabes XDDDD

    Muuuaks ;-****

    ResponderEliminar
  2. El enlace al vídeo de Dolce&Gabanna es justo y necesario, por si alguien todavía no sabe quién es el Gandy XDDDD Mira, una boa/boa enagüil no te digo yo que no me echaría al cuerpo, pero suelen estar en VO y yo soy una gran vaga, pero algún día maybe... ¡Buena reseña, querida!

    ResponderEliminar
  3. Ohhh tiene buena pinta la verdad, Yo es que el género M/M he leído poco, no es que no me guste. Es como tengo tanto libros pendientes pues aún no he podido jajajaja Así que lo voy a notar.

    ResponderEliminar
  4. Hola!!
    Todavía no he leído nada homo, ya veremos si me animo o no... con lo que me gusta imaginarme a mí con las enaguas puestas y un maromo susurrándome al oído, no sabría por cual decidirme jajaja
    No sé, nunca hay que descartar nada, yo lo apunto porque si me animo sería con uno regencil, por supuesto!!!
    Un besote

    ResponderEliminar
  5. He buscado rápidamente el libro y ....¡ALABADO SEA EL SEÑÓ!, está traducido al francés! Voy a hacerme con él a la velocidad del rayo, para disfrutar de la historia. Muchas gracias por darnos buenas ideas lectoras siempre.

    ResponderEliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)