martes, 18 de junio de 2024

The Other Side of Disappearing, Kate Clayborn

[Libro no publicado en español]
La peluquera Jess Greene ha pasado los últimos diez años criando a su hermanastra pequeña, Tegan, y guardando un secreto. Desde que su despreocupada madre huyó con su novio, Jess supo que ese hombre era el mismo timador sobre el que se hablaba en el popular podcast La última estafa de Lynton Baltimore.
A sus treinta y un años, Jess no contaba con que Tegan acabara descubriendo la conexión por sí misma. Pero Tegan planea hacer exactamente lo que Jess siempre ha temido (dejar la seguridad de su hogar para buscar a su madre) y lo hará acompañada de la periodista responsable del podcast y de su observador y guapo productor Adam Hawkins. Reacia a dejar que la hermana que ha pasado tanto tiempo cuidando se vaya sola, Jess decide acompañarles.
Juntos, los cuatro cruzan el país, desvelando el misterio sobre dónde despareció la pareja y el porqué. Pero pronto Jess descubre otras cosas. Como un renovado sentido de la vulnerabilidad y la curiosidad, y el deseo de atravesar los muros que tan cuidadosamente levantó a su alrededor. Y en Adam encuentra una inesperada conexión que no sabía que necesitaba. Si solo pudiera dejarse ir y dejarle entrar...
Goodreads ❤  Amazon


Vamos a retomar las reseñas casi cuando nos vamos a coger el descanso veraniego pero es que, chicas, me he leído del tirón los cinco libros de ACOTAR y se me ha ido la vida con ellos, así que no me ha dado tiempo a darle a la tecla. Y no, no los voy a reseñar porque no me parece una historia como para reseñarlos de uno en uno y hacer una reseña conjunta me da una pereza que te 💩. Solo os digo que viva Rhysand y que la Maas podría hacer un cursillo de resumir tochos para no escribir Los episodios nacionales de Prythian.

Pero bueno, que aquí hemos venido a hablar de The Other Side of Disappearing, el último libro de Kate Clayborn, de la cual adoré Siempre fue Georgie y adoré bastante menos Love at First. Y este libro se me ha quedado a medio camino entre ambos, lo cual sería el horror si me hubiera gastado la pasta que costaba cuando salió pero que me duele un poco menos porque, milagrosamente, me lo dieron en Netgalley.

¡Soy rica! En libros pendientes de leer

En general y a modo de advertencia os diré que

este libro no es una novela romántica

y que casi mejor que no lo leáis si estáis un poco de bajuna o con ganas de soltar la lagrimilla. La historia que Kate nos cuenta aquí está teñida de melancolía. Jess Greene, nuestra protagonista, es peluquera y lleva diez años haciéndose cargo de su hermana Tegan desde que su madre las abandonó para irse con un hombre que resultó ser un estafador. Tegan tiene ahora dieciocho años y, antes de comenzar su nueva vida universitaria, decide intentar encontrar a su madre, para lo cual recurre a una periodista que tuvo un gran éxito con una serie de podcast que le dedicó al estafador con el que su madre huyó. Vamos, como Lobatón pero sin bigote. Un poco teleflinesco, ¿verdad? No lo suficiente, por eso Tegan hace creer a la periodista y a su productor, Adam Hawkins, que ella es su hermana, así que cuando Jess se entera de todo se encuentra el road trip de búsqueda de su madre organizado y esperándole en la puerta. A ella le sienta fatal pero a la cola de Adam le sienta peor, que es ver a Jess y despertar de su letargo. Porque a ver si pensáis que solo Jess y Tegan arrastran traumita... No, no, Adam también tiene lo suyo. Resulta que nuestro maromo era un portento en el fútbol americano universitario, directito a los profesionales que iba junto con su mejor amigo. Pero por cosas de la vida Adam lo dejó y su mejor amigo acabó suicidándose, así que necesita contar esa historia. Total, que mucho trauma pero que el palote lo tiene vivito y coleando, ja je ji jo ju. Jess, en principio, rechaza todo el plan pero al final pesa más el amor por su hermana y decide ir con ellos siguiendo el rastro que dejó su madre para poder reconstruir los últimos diez años y dar (o no) con ella. Y, por el camino, Jess y Adam se desnudan descubren y acaban enamorándose, que esto es romántica.

¿Pero no decías que esto no era romántica?

Efectivamente, no lo es pero no por la ausencia de guarrerismos sino porque la historia de amor de Jess y Adam no es el eje que vertebra el libro, ni siquiera es la historia de amor principal, ya que es más importante el amor entre las hermanas, el cual es sanado por el viaje (happy ending hermanil). Lo que mueve todo es la búsqueda de la madre, es lo que no puedes extirpar de ninguna de sus páginas. Si Jess y Adam no se enamoraran, el libro sería igual (salvo que ellos estarían mucho más tristes y nosotras mucho más encabronadas). Así, entre la búsqueda de la madre, el trauma de Jess de ser abandonada por ella y tener que asumir su rol, y el de Adam con lo de su amigo el libro tiene una melancolía que rezuma hasta por el dibujo colorinchi de la portada. Ojo que ya se sabía esto, porque en algún lado leí a la Clayborn comentar algo, pero incluso en los momentos más felices el modo de narrar de la autora (estupendo, sentimental, especial, como quieras llamarlo) hace que te quede ese poso anticroqueteo. Vamos, que aunque se follisquee no es una historia que te ponga perraca.

Yo, leyendo un polvo

Ya veis, yo que ando buscando un libro que me ilumine el día y no hallo más que puertas que niegan los que esconden historias que quieren que me coma una tarrina de cappuccino commotion mientras escucho All by myself. Ay, con lo que me gusta a mí croquetear y no me dejan... Eso sí, le alabo a Kate Clayborn el libro que ha hecho, uno que sigue la estela del estilo narrativo de Siempre fue Georgie y que no teme meterse en berenjenales que pueden no gustar a la gente. A mí no es que no me haya gustado, ya que me he quedado con la sensación de haber leído una historia distinta y especial pero no una que se me haya agarrado al corazón ni que vaya a ser inolvidable. Es un libro con gente normal pero con una historia muy poco corriente a la que, personalmente, no le he encontrado ese aliciente que me incitara a leer sin parar pero que a veces no me podía quitar de la cabeza. ¿Ciclotímica yo? Tal vez pero esto es lo que me ha pasado. Así que, como no puedo deciros que os tiréis encima de él de cabeza pero tampoco os puedo decir que huyáis de él como de la peste lo único que os digo es que, si lo intentáis con él, hacedlo cuando no cueste una pasta, que así sabe todo mejor.

Por todo esto, se lleva en nuestro Gandymetro...

Adam es majo pero no me quita el refajo


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This

martes, 7 de mayo de 2024

Silver Lining, Maggie Osborne


[Libro no publicado en español]
Tan desaliñada y desarraigada como los demás buscadores de oro en las Rocosas, Low Down no quería nada a cambio de cuidar a un grupo de harapientos mientras pasaban la viruela. Pero cuando la presionan para revelar lo que más desea, admite que quiere un bebé. No un marido, no un matrimonio forzoso con el orgulloso hombre que que sacó la canica marcada y tuvo que honor a su palabra de casarse con ella. Por supuesto que Max McCord era guapo pero amaba a otra mujer y soñaba con una vida diferente. Pero estuvieron de acuerdo en un matrimonio temporal que solo podía acabar en desastre. ¿Pero puede salir de este giro del destino la esperanza que ambos buscan?
Goodreads ❤  Amazon


Maggie Osborne es una escritora de esas que parece una vendedora de Avon. Cuando estuve investigando sobre ella para el Reto Rita 2 no encontré prácticamente nada y, por la foto, pensé que sus novelas iban a ser un poco moñas. Bueno, no sé cómo serán las que no he leído pero tanto The Promise of Jenny Jones como esta de moñas no tienen nada y sí tienen todo para ser novelas inolvidables.

Kim cuando pilla libros así

Nada más comenzar la lectura ya te das cuenta de que no te vas a encontrar un libro de los que se llevan ahora ni una historia que va a volver loco TikTok. Nos vamos a buscar oro al año catapum, donde Low Down (su nombre real es Louise pero, para conocer de dónde le viene el apodo, te tienes que leer el libro 😆) está cuidando a un montón de buscadores de oro que han estado a las puertas de la muerte. Ella también estaba buscando oro pero al final ha quedado como cuidadora full time. Cuando los que sobreviven mejoran, no saben cómo agradecérselo a la muchacha, así que le dicen que pida lo que quiera que ellos se lo darán.

¡Quiero acceso a este cuerpo!

Bueeeeeeeeno... Pues muy desencaminadas no vais porque no es que Low Down quiera un revolcón, ella esas cosas no las trabaja, pero resulta que su más íntimo deseo, lo que más quiere en este mundo no es una bolsa de pipas Facundo sino tener un hijo. Y nada de uno adoptado, no, ella quiere concebirlo y parirlo. Y para eso debe...

¡Tener acceso a este cuerpo!

Efectivamente necesita tener contacto carnal penetril y con eso no contaban sus compañeros. Como no hay nada más preciado que la vida y el ofrecimiento de los hombres fue real y sincero como agradecimiento por haberles salvado, alguien tiene que ñiquiñear con la muchacha (que, por cierto, tiene más aspecto de la Repu que de Margot Robbie). 

Repu o no, yo quiero un hijo

Total, que deciden echarlo a suertes. ¡Pero hay hombres de picha pocha casados! Pues nada, los casados no participan, así que todos los solteros se ponen en un ladito y tienen que coger cada uno una canica de una bolsa. Y el que saque la única canica marcada...

A darle al meneíto

Y aquí nos fijamos en Max McCord, uno de los que ha estado a punto de palmar. Max está soltero pero prácticamente casado, ya que va a contraer nupcias con su amorcito en un par de semanas, en cuanto vuelva a su rancho y se quite la roña. Sin embargo, al no estar casado todavía, no le queda más remedio que ponerse con los solteros y sacar una canica. Ya sería mala suerte que sacara la marcada...

Maggie Osborne escribiendo

Pero espera que por allí hay un cura y dice que eso del follardismo sin matrimonio ni de coña, que ese niño debe nacer de una unión bendecida por Dior y por Armani, así que...

Max y Low emocionados en su boda

Permitidme que haga la croqueta, que es justo lo que estaba haciendo mientras leía con todo este pisto. Porque claro, Max está enamorado de otra, Philadelphia, que no es el queso de untar sino su prometida, a la que no sabe cómo va a explicarle que no se puede casar con ella al estar ya casado. ¡Encima es la hija del rico del pueblo! Max se huele el trasquilamiento. Por otro lado, Low Down no puede creerse el lío en el que se ha metido y en el que ha metido a Max porque, si bien no puede negar que su esposo está de rechupeteo, jamás esperaba verse en esa tesitura. Así que ambos acuerdan percutirse una vez allá para cuando a ver si, con suerte, Low Down se preña y se puede ir cada uno por su lado. Mientras tanto, Max la lleva a conocer a su familia y a vivir en ese maravilloso rancho que ha construido para otra...

La emoción de Low Down

¡Y todo esto ocurre en el primer tercio del libro! Maravilla. El libro se toma su tiempo a la hora de desarrollar la historia entre Max y Louise, ya que tampoco sería creible que, de buenas a primeras, Max se desenamorara de una para enamorarse de otra. Conocer a Louise es adorarla porque es una grandísima mujer, llena de sentimientos pero con dos ovarios por bandera y sin miedo ni a la vida ni a su dureza. Ha crecido sola y respeta muchísimo el peso que tanto Max como su familia le dan a la palabra, a su nombre y a su responsabilidad. Lousie llega a un acuerdo con Max y, aunque sus sentimientos se involucren, no deja que estos le impidan cumplir su parte del trato con las condiciones estipuladas, con lo que sufres por ella, ya que está dispuesta a ocultar todo lo que siente para que Max sea feliz. Max, por su lado, se nos presenta como un hombre aparentemente fuerte que realmente es mucho más flojo que la mayoría de las mujeres de su entorno. Narrada de un modo sencillo y sutil, con una escritura delicada que me recuerda a los del Oeste de mi Lorraine Heath, es una novela de otra época, de esas que ya no se escriben. Es pausada pero atrapante, ya que no dejan de pasar cosas que afectan a los personajes y a las relaciones aunque, en cuestiones de acción, no ocurra demasiado. Es más bien una historia de personajes, se profundiza en ellos, pasamos mucho tiempo en sus cabezas y vemos sus luces y sus sombras, sus inseguridades, etc. El punto de vista de Louise es tan maravilloso como ella, genial, único, divertido, emotivo... Con Max he tenido mis cositas, ya que, para estar casado con una, se pasa mucho tiempo pensando en la otra y en el pisto que tiene por ese lado. Lo veo lógico pero, para mí, esto ocupa demasiado y nos birla momentos de su relación con Louise. Así, el final es un poco deslucido ya que, para todo lo elaborado que ha sido lo anterior, la resolución acaba siendo apresurada y deja el conjunto un poco cojo, me he quedado con ganas de un poquito más que nos hiciera disfrutar sin peso. 

Pero vamos, que ha sido una gozada de libro, hacía mucho tiempo que me pasaba más de una hora leyendo perdiendo la noción del tiempo. Es uno de esos que ya no se escriben, con una historia de amor muy peculiar, especialmente en su comienzo, y con una protagonista inolvidable. La historia se toma su tiempo para desarrollarse pero no se hace pesada, Maggie Osborne la escribe de tal modo que te cuesta dejar de leer. Hay muchos sentimientos, momentos divertidos, malpecorismo y pistos, algo que me ha entretenido muchísimo.

Por todo esto, se lleva en nuestro Gandymetro...

A este vaquerito hasta los calzones le quito


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This

jueves, 25 de abril de 2024

Alas de hierro (Empíreo 2), Rebecca Yarros


Ahora comienza el verdadero entrenamiento, y Violet ya se pregunta cómo logrará superarlo. Además, hay un nuevo vicecomandante, cuya misión personal es enseñarle a Violet lo débil que es, a menos que traicione al hombre al que ama. Aunque el cuerpo de Violet pueda ser más frágil que el de los demás, todavía tiene su ingenio y una voluntad de hierro. Y los líderes están olvidando la lección más importante que Basgiath les enseñó: los jinetes de dragón crean sus propias reglas. Pero la determinación de sobrevivir no será suficiente este año, porque Violet conoce el verdadero secreto, y nada, ni siquiera el fuego del dragón, será suficiente para salvarlos.
Goodreads ❤  Amazon


Pues aquí me veis, con mis tropecientos poquísimos años enganchada a la fantasía juvenil de moda. Eso sí, yo la leo en Kindelito, no voy a darme hostias con alguien por un libro cuya primera edición tiene unos dragoncitos estampados (sí, la gente un poco más y ma-ta por esa primera edición). Pues eso, que el primer libro terminó tan en lo alto y las perracas de mis compañeras de lectura compartida se lanzaron de cabeza a por este, así que no iba a ser yo menos. Y mira, muy bien por un lado porque me lo he pasado bomba pero, por otro lado, como el mismísimo orto porque a ver qué hago yo con mi vida con ese final. ¡¡A ver, Rebecca Yarros, qué hago!!

Voy a tejer bufandas para dragoncitos

Obviamente, este libro no se puede leer sin leer el anterior, vaya eso por delante. No sé qué querrá contarnos Rebecca Yarros así en general (bueno, supongo que la lucha entre los bichos malvados endemoniados y los humanos/navarrenses/lo que sean) pero, sea lo que sea, esta es la segunda parte de una historia global que ocupará cinco tochos, así que hay que leer todo desde el principio. Y leer con mucho ánimo y ganas porque te va a volar la cabeza la cantidad de cosas que ocurren aquí.

Aquí me tenéis, leyendo tranquilamente

No os voy a destripar mucho pero, para poneros en situación, os voy a soltar unos pequeños spoilers, así que haced un salto de longitud sobre este párrafo si no queréis enteraros de nada. El libro anterior termina en tremenda sorpresa (esa no os la destripo, ja je ji jo ju) que hace que se nos mueva el suelo por el que nos deslizamos y que nos cambie el planteamiento de lo que está por venir. Además, nuestra pareja maravillosa debe separarse porque Xaden se gradúa y tiene que irse a su destino (tristemente, su destino no es mi cama), así que Violet se queda sin guardián para afrontar su segundo curso en Basgiath, donde va a tener que enfrentarse a un vicecomandante que le va a hacer la vida más que imposible... si es que no se la quita.


Todo esto que os he contado es muy interesante pero al final acaba siendo una mierda pinchada en un palo comparado con todo lo que ocurre en este libro. Digamos que, si el libro anterior es Danny de Vito, este es Arnold Schwarzenegger, más grande, más fuerte, más tocho. Una cosa loca donde no hay descanso posible, donde ocurre de todo todito todo y, sinceramente, donde he acabado agotadísima.

Respeten a esta anciana

Ojo, que no es que me haya agotado todo lo que ocurre. De hecho he estado encantadísima porque eso es lo que yo quiero, acción, que me sorprendan a diestro y siniestro, que me piquen y no pueda parar de leer. Lo que me ha agotado es que ocurre tanto que este libro es larguísimo. De verdad, largo que leer Lo que el viento se llevó me pareció leer Teo va al colegio a su lado. Mirando la paginación tampoco es tan largo (yo lo leí en inglés y son 639 páginas de Kindelito) pero, chicas, la vida es eso que perdí mientras lo leía, se me hizo eterno. Pero vamos, que me lo he pasado bien, así que doy por bien invertido el tiempo. Y creo que, a pesar del esfuerzo que me supuso, también hice bien en leerlo en inglés, porque no encontré ni rastro de ese lenguaje tan sumamente juvenil/coloquial que encontré en la traducción del primero (además de que hay mucha gente quejándose de la traducción de este y, mira, para esas mierdas sí que no estoy). Yo ya los hottismos de Xaden me parecen mucho más hot en inglés...

En español te trinco bien. En inglés no te puedes ni mover

En cuestiones de trama, empiezas el libro con una idea en la cabeza y acabas que han pasado tantas cosas que ni sabes qué te ha pasado por encima. Hay de todo, sorpresas por doquier, muertes, revelaciones, guarrerismos, intrigas... Este libro tiene más cosas que un gazpacho. Y yo, encantada, ya os digo que ha sido una lectura muy adictiva que costaba dejar de leer. Obviamente, es una novela más de trama que de personajes, no hay grandes momentos de reflexión ni profundidad psicológica ni tiene unos personajes complejos en cuya psique se profundiza, pero es que a esta serie no vienes a buscar eso. Si quieres acción, siempre sustentada por una relación amorosa apasionada y en constante peligro, puede que disfrutes tanto como yo, así que por eso se lleva en nuestro Gandymetro...

Xaden, me dejas que vivo sin vivir en mí, jodío


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This

miércoles, 17 de abril de 2024

For You & No One Else (Say Everything 3), Roni Loren

[Libro no publicado en español]
Eliza Catalano tiene una vida perfecta. ¿Y qué si realmente no se parece en nada a lo que cuenta por las redes? Como psiquiatra, es parte de su trabajo parecer que tiene todas las respuestas, ¿no? Pero cuando Eliza acaba siendo la protagonista del meme viral "la peor cita de la historia", todo su mundo instagrameable empieza a derrumbarse.
Aquí entra en juego el hombre más odiosamente guapo que ha conocido con una propuesta que no puede rechazar: si se aparta de las redes sociales por seis meses, Beck Carter le enseñará las maravillas de sobrevivir en el mundo real. Sin tecnología, sin apps de citas, sin filtros de belleza, sin tonterías. Parece un trato perfecto, ella puede tener un perfil bajo hasta que todo el lío pase, conocer gente nueva interesante y puede que acabe convirtiendo toda esta experiencia en un libro en el que cuente cómo dejar las citas online. Pero algo de la cruda honestidad de Beck llega a Eliza de un modo totalmente inesperado. Sabe que está fuera de límites pero mientras los sentimientos complejos crecen y los muros se derriban, el duro Beck puede ser justo lo que Eliza necesita para, finalmente, enfrentarse a sí misma y decidir quién quiere ser.
Goodreads ❤  Amazon


Ya sabéis que soy una ñiñi ñiñi de los órdenes lectores y de terminar series (esto último me lo estoy quitando porque una tiene un límite para la tortura). Tenía esta trilogía que solo me quedaba este por leer pero me daba perecita. ¿Por qué? Pues ni idea, porque los dos anteriores me gustaron lo suficiente como para tener ganas de leer este pero no sé, aunque son libros bien escritos, no dejan de ser otros más de contemporánea con portadas colorinchis que al final se pierden en el mar de colorinchismo en el que vive la romántica actualmente. Pero vamos, que los personajes reales (dentro de la ciencia ficción que es este género, ya tú sabes) con sus traumitas y problemas de salud mental, unidos a lo bien que escribe Roni Loren creo que los hacen merecedores de destacar un poquito, de echarles el ojillo sabiendo que vas a leer algo sencillo, contemporáneo, sexy pero un pelín distinto. ¡A ver si alguien los hace virales en TikTok y los traducen!

Kim disfrutando del panorama editorial

En fin, que os contaré de este libro que ya conocimos en uno de los anteriores (por favor, no me preguntéis en cuál, soy una anciana desmemoriada) a Eliza Catalano, tu influencer de salud mental de confianza. Eliza es psicóloga y pasa consulta en el mismo edificio de coworking que las protagonistas anteriores pero, además, es doña redes sociales, donde da consejos para mejorar la vida. La de los demás, porque la suya va un poco de aquella manera. Anda la chica buscando noviete y, por azares de un gilip*llas, acaba haciéndose viral un vídeo de ella hecha un basilisco, con lo que su buena reputación online cae en picado y afecta a su trabajo. En esto que acaba conociendo a su vecino de coworking, Beckham Carter, un experto en seguridad informática con el que acaba llegando a un trato: estar seis meses desconectada del universo online y dedicándose a la vida real, lo que implica buscar novio no en Tinder sino con los métodos de la época de Carracuca.

Kim si tuviera que hacerlo

Beck, como toda persona que sepa algo de seguridad informática, no tiene redes sociales y da gracias de que tenga Whatsapp, así que es la compañía ideal para conocer gente que es más analógica que digital sin que sea de la época de Recesvinto. Beck le descubre que vivir alejado de estas modernidades no significa ser un carca, significa disfrutar la realidad de la vida y de las personas sin tener que renunciar a las comodidades de la vida moderna. ¡Hasta tienen fiestas con pendoneo! Vamos, vamos, lo nunca visto.

Lo nunca visto si naciste tras el efecto 2000, so perra

Entre Eliza y Beck hay una sintonía inmediata, donde el buen humor y la sinceridad es la base (bueno, eso de la sinceridad... *Ejem*...). Y, para qué negarlo, una atracción sexual a la que no quieren dar rienda suelta porque Beck solo tiene follamigas debido a cositas que *ejem* y Eliza quiere el matrimonio, la familia y bebitos en carrito. Obviamente, la diferencia de metas sentimentales no es problema para que a Beck el palote le nuble la vista, sobre todo cuando aparece un tío que se interesa por Eliza.

Beck marcando territorio

No es que tenga mucha más chicha, la verdad, porque, salvo algo en la parte final, todo te lo hueles, sabes lo que va a ocurrir. La relación entre ellos es sexi, divertida, sincera *ejem*... Fantástica. Son las cosillas que *ejem* las que precipitan que lo bonito se trunque y haga que el tramo final sea bastante flojete. Bueno, cuando todo es estupendo por algún sitio tiene que saltar la liebre y ha saltado por un sitio que creo que se podría haber solventado sin problemas haciendo gala de esa buena comunicación que tienen entre ambos. 

La trilogía ha sido, en general, estupenda, sencilla, cuqui, divertida pero con personajes que puedes percibir como reales pasando por problemas reales, algo que a mí me gusta. Una contemporánea de esas que no te va a robar el corazón pero que es muy agradable de leer y distinta de lo que ves recomendado por tiktokeras y bookstagrammers de farolillos del Ikea.

Por todo esto, se lleva en nuestro Gandymetro...

Beckham, méteme un gol


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This

miércoles, 10 de abril de 2024

Cumbre Índigo (Los Eden 1), Devney Perry


Winslow Covington cree en tres cosas: en la vida, en la libertad y en la ley. Como la nueva jefa de policía de Quincy, en Montana, sabe que debe demostrarle al pueblo lo que vale, y eso significa que tiene que congraciarse con los Eden..., cosa que sería pan comido de no ser por su rollo de una noche con el hijo mayor de la familia, Griffin.
Acostarse con él fue un error monumental. Y, aunque Winslow está decidida a evitarlo a toda cosa, cuando aparece un cadáver en la propiedad de uno de los Eden, Griffin y ella no tienen más remedio que volver a verse.
Todas las pistas del crimen apuntan hacia uno de los habitantes de Quincy, y poco a poco Griffin empieza a descubrir que Winslow, que hasta el momento ha sido solo la horma de su zapato, es en realidad una mujer preciosa, inteligente... e irresistible. Pero no solo para él. También para el asesino.
Goodreads ❤  Amazon


Este es el típico libro que lees porque está en todos sitios y resulta que lo tienes en Kindle Unlimited adquirido desde hace siglos y ni lo sabías. Además, lees esa sinopsis, que suena a suspense romántico y, oye, no soy yo de las que se resiste a ese género, que me gusta casi tanto como comer chocolate. Luego ya me metí en faena y...


La sinopsis es un poco "emosido engañado" porque parece que estamos ante un suspense romántico y realmente es una de pueblito encantador de trama secundaria con muerte extraña. Os pongo en situación. Winslow Covington vuelve a Quincy, el pueblo de sus padres, como nueva jefa de policía. Sabe que el hecho de ser una chica joven, guapa y, además, la nieta del alcalde, va a jugar en su contra pero ella es una excelente profesional y está convencida de que tarde o temprano todos lo verán. Pero la noche antes de empezar en su nuevo trabajo a esa excelente profesional se le despiertan ciertas necesidades bajeriles cuando a su lado en una barra de bar se planta un maromazo que le desintegra las bragas.

Y los ovarios, que no dejo uno vivo

El maromo dice no vivir en el pueblo y eso es lo único que necesita Winslow esa noche, un buen maromazo con el que quitarse los nervios y al que luego no va a volver a ver. Chica, estamos en una romántica, ¡claro que lo vas a volver a ver! Sobre todo porque es Griffin Eden, hijo de la familia más todopoderosa del pueblo y dueño de un terreno en el que va a aparecer una mujer muerta.

¡Sorpresa!

Así que la colaboración jefa de policía-dueño del terreno con muerta es imprescindible. Ambos quieren dejar en el pasado los polvazos que se echaron pero la mente sabe la realidad y no hace nada más que recordarles lo ricamente que estuvieron juntos, así que repetir se hace inevitable...

No nos podemos enfrentar a nuestro destino

El destino del pepino, claro. La muerte parece un suicidio, igual que otras que han ocurrido en esa zona, pero a Winslow le parece algo extraño y sigue con ese come-come mientras continúa conociendo a Griffin y a toda su familia, que es más institución en el pueblo que el alcalde y los concejales. Como os he dicho al principio, la sinopsis hace creer que es un suspense romántico y realmente la parte de suspense es bastante secundaria y solo toma más protagonismo en la parte final. De hecho, en ciertos momentos del libro hasta se me había olvidado la muerta y me importó. Sí me importó más que Devney Perry no nos describiera los guarrerismos.

¡Al infierno que vas, Devney!

Luego lo arregla pero el disgusto ya me lo he llevado. El libro se lee muy fácil y es correcto, y eso es lo mejor que puedo decir, porque no es un petardo pero no destaca ni en el romance ni en el suspense ni en nada. Me ha entretenido, me ha dejado con ganas de leer las historias de los demás hermanos (sobre todo del cocinero, que creo que es el siguiente) pero no me ha enamorado ni me ha dejado un recuerdo indeleble, ni siquiera un recuerdito majo, he tenido que hacer malabarismos para hacer esta reseña y contaros algo. Vamos, que es el típico libro que está bien pero que se confunde con muchos más. Aún así se lleva en nuestro Gandymetro...

El vaquerito es majo pero no me mueve el refajo


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This