jueves, 7 de junio de 2018

Pecados inconfesables (Serie Knight 6), Gaelen Foley

[SPOILERS DE LA SERIE KNIGHT]
Lord Alec Knight, el granuja más elegante y apuesto de todo Londres, es un seductor aristócrata con una innumerable lista de admiradoras de la alta sociedad. Con su ingenio irresistible, su suerte en las mesas de juego y un carisma encantador, puede tener a cualquier mujer que desee. Pero, cuando la única mujer por la que alguna vez se planteó abandonar su soltería se casa con otro, Alec se da cuenta que no quiere a cualquier mujer —quiere encontrar al amor de su vida.
La bella y valiente señorita Becky Ward hará que la vida de Alec de un giro de ciento ochenta grados cuando la rescata de una peligrosa situación. Muy pronto, nuestro protagonista se percata del terrible aprieto en el que se encuentra Becky, ya que está huyendo de su primo, el Príncipe Mikhail Kurkov, por un oscuro y terrible secreto que ha descubierto acerca de él.
En medio del peligro, Alec y Becky empiezan a sentirse profundamente atraídos el uno por el otro. Después de pasar una noche abandonados al más apasionado de los pecados, Alec se proclama el caballero de la brillante armadura de Becky y jura protegerla con su honor. Pero muy pronto, la protegerá no sólo con eso.
¿Habrá encontrado el mayor libertino de todo Londres aquello que estaba buscando, el verdadero amor...?


¡Y un libro más de la serie Knight que cae! ¡¡Yupi!! Esta vez me tocaba meterle mano a mi personaje favorito, Alec Knight, el hermano (¡rubio!) sinvergüenza follarín y encantador de xixis faldas que me enamoró durante varios libros... para luego darme la hostia en el cuarto. No hay nada peor que montarte tu propia película, sobre todo si das con una escritora como Gaelen Foley, poco complaciente y con ganas de tirarte las ilusiones por el suelo (qué queréis que os diga, si os dan ganas de vivir en la época enagüil, leed uno de estos libros y a ver si seguís pensando lo mismo). Me ha costado vida y media coger este libro precisamente porque yo tenía hecha mi casita de ilusiones pensando que SPOILER Lizzie y Alec iban a terminar juntos FIN DEL SPOILER siendo otra pareja de ésas que tanto me gustan, la formada por el granuja palote y la modosita que se lleva el maromo al catre. Obviamente tras leer Enamorada del diablo se me fueron definitivamente las ilusiones al traste y, con ellas, mis ganas de leer este libro. Pero, ay, me debo a vosotras y a mi maldita manía de no dejar una serie sin terminar (a mí eso me quita la vida) así que tuve que meterle mano sin remedio a Alec Knight.

Menudo sufrimiento, ¿eh?

[Ya os lo he advertido arriba pero lo vuelvo a poner por aquí: a partir de ahora os encontraréis algunos spoilers de la serie -no demasiados pero sí los necesarios para poder situar bien a Alec-]

¡Bien contenta me tiene Alec Knight, enamorándome durante tres libros para luego convertirse en el prostituto de una lady petarda! Eso sí, más contenta se puso Lizzie, toda una vida enamorada de él para que luego Alec prefiera vender su cuerpo antes que aceptar la ayuda que ella le brinda. Sí, ahí está la gran hostia que me llevé, queridas que os habéis pasado por el xixi lo del spoiler y habéis seguido leyendo. Aún así, esperé como una pava que ambos terminaran juntos pero no fue así (aunque Gaelen todavía me echó un poco más de sal en la herida en el libro anterior). Y así encontramos a Alec, habiendo saldado su deuda tocando fondo y triste tras haber perdido a la que siempre consideró su futura esposa. ¡Menos mal que se encuentra a una chica tirada en el suelo para que comience la aventura que cambiará su vida!



Pues eso, que Becky Ward aparece ante Alec sobando en el suelo. La pobre viene huyendo de unos cosacos que la buscan siguiendo las órdenes de su primo Mikhail Kurkov, ya que ella sabe demasiado y el ruso necesita tenerla bajo su control (en fin, unos pistos que se traen de cuidado). Becky se encuentra perdida en Londres y se echa una siestecita para descansar los ojos y, cuando los abre, se encuentra delante a ese dios griego que es Alec. Normal que la noche acabe siendo justo lo último que ella esperaba...


La noche es buena si tú acabas siendo la cena

Como os he dicho arriba, Becky tiene que solucionar unos jaleos de cuidado que incluyen esconderse del ruso y, a la vez, conseguir quitarle la propiedad de su hogar. Y ahí es donde entra Alec que ya ha entrado en otros sitios le presta su ayuda cual caballero andante, haciendo honor a su apellido. Alec es el menor y no tiene oficio y ni beneficio más allá de ser un encanto, un jugador y un pichafloja, con lo que encuentra en Becky y sus problemas su tabla de salvación. Y es que a ver si creíais que el dios rubio era todo alegría y palotismo... No, en esta serie no hay ningún hermano normal (cosas de ser hijos de la Zorra Hawkscliffe) y, como a Gaelen Foley le gusta recordarnos que la sociedad de aquella época también era sucia y sórdida, Alec arrastra un trauma desde la adolescencia y a mí se me rompe un poco el corazoncito de pedrusco que tengo a ver cómo está mi amorcito por dentro.  


Dame consuelo, Alec, ven

No os voy a contar mucho más de la trama pero sí os voy a decir que este libro ha sido algo decepcionante incluso no teniendo muchas esperanzas puestas en él. Es muy malo tener ilusiones y ni Alec es Sebastian St. Vincent o Colin Bridgerton ni Gaelen Foley es Lisa Kleypas así que la alegría que supone para mí leer el libro de un sinvergüenza melofó la perdí varios libros atrás. Alec sigue derritiendo enaguas a su paso y este libro no es la excepción aunque aquí no necesita hacer ningún esfuerzo ya que tiene a Becky en el bolsillo desde el principio, así que no vamos a perder mucho tiempo en la historia de amor 👎. Es cierto que le vemos evolucionar porque ojo el lugar desde el que venía el muchacho pero Becky está ahí siempre con los brazos abiertos para consolarle en cualquier momento con lo que, salvo el conflicto que crea la odiosa japuta Lady Campion, no hay más chicha 👎. No es que no me haya gustado la historia de amor, es bonita y cuqui, con momentos muy sentimentales y otros de mandanga guarrer de la buena (tal vez incluso demasiado descriptivos para este libro). Además, en ningún momento he echado de menos que no sea Lizzie la pareja de Alec, Becky me parece una chica con más personalidad para poder manejar a este adorafollable pero me ha dado la impresión de la historia de amor tiene poco peso con respecto a todo el jaleo con el ruso.



Es únicamente mi impresión, claro, pero me ha dejado con esa sensación (que seguro que más de una conocéis) de que es un libro de "uy que casi casi casi que sí... pero no". No es un libro malo pero sí irregular. Empieza fuerte, luego pierde interés con unos retrospecters que cortan el ritmo, se encarrila al tratar casi exclusivamente la historia de amor pero se vuelve una total pesadez en el tramo final ya que con, la relación amorosa más consolidada, nos centramos casi exclusivamente en un torneo de cartas que me la trae al fresco. Es importante para los personajes y se narra con ritmo pero es tan descriptivo que acabé pegando saltos por los párrafos. Eso sí, al libro no le falta su rescate, su vida que peligra, esas cositas que tienen todos los libros de la serie. Nadie le puede decir a Gaelen Foley que no escribe con sustancia porque ozú, a veces hasta se pasa. Aquí no hay bailes tontos ni magreos tras un seto, aquí hay intrigas políticas, intentos de violación, malas pécoras... No es que ahora me disguste lo que en otros libros como en Seductora inocencia me gustó, sigo apreciando mucho que Gaelen Foley nos muestre esa sociedad pero aquí me parece que no está bien hilado. No sé, he leído con la sensación de que sabía todo lo que iba a pasar y no tenía muchas ganas de retomar la lectura cada vez que dejaba el libro. El libro está bien escrito y documentado (ois, la cama de verano, qué descubrimiento) pero me ha faltado emoción, más peso de la historia de amor, más sensación de conjunto y, sobre todo, ver a Alec con sus hermanos. Ese añadido final me ha dejado con la misma cara que cuando sueño que me estoy dando el lotazo con un maromo y me despierto antes de que me haya tocado una teta.



Pecados inconfesables es no es un mal libro pero para mí ha sido algo decepcionante. No tenía yo muchas esperanzas en la historia de Alec y Becky y, aunque es bonita, la trama de intriga le come el terreno y queda un libro extraño. Ya sé que vengo revenida por todo lo que pasó con Alec previamente pero creo que Gaelen Foley no ha sabido manejar a este personaje. ¡Espero que vosotras lo disfrutéis mucho más que yo! El libro, digo, que a Alec yo lo disfruto mucho, preferiblemente de modo enérgico y con muchas repeticiones 😏.

Por todo esto le damos en nuestro Gandymetro...


Alec, granuja, vente conmigo a hacer que la cama cruja


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

8 comentarios:

  1. Yo con este también me pegué un hostiaz... digoo...me desilusione bastante.luego el 7 si me gustó, pero como Doña Lisa K ninguna.��
    Gracias por la reseña
    (Y gracias por descubrirme a D Gandy)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus palabras! Y a Diorcito por David Gandy! XD
      La verdad es que es un chasco muy grande el que te llevas con este libro, la verdad, tanto Alec para luego esto... Del siguiente no te digo nada porque ya leerás mi reseña por aquí.
      Y sí, como la Kleypas, ninguna.
      Muchas gracias por pasarte y comentar!

      Eliminar
  2. Que pena que te haya decepcionado este libro con las ganas que le tenías, serie que tengo en cuenta y muy buen post, besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, no hay nada peor que esperar un libro y que luego te decepcione. En fin, ya ha pasado el mal rato XD
      Gracias por comentar, Noe!!

      Eliminar
  3. De esta serie, el primer libro es muy bueno, entonces los demás van decepcionando hasta que llegas a este y es pffff, fome! Gaelen Foley escribe bien pero no sabe darle ligereza a los personajes como Alec Knight, para hacer más fáciles sus libros en algunas partes. Buena reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, aunque a mí Corazón de hielo me gustó mucho y el último de la serie no me disgustó tampoco. Pero mi favorito seguirá siendo el primero *.*
      Muchas gracias por pasarte y comentar!!

      Eliminar
  4. Hola!!
    Totalmente de acuerdo contigo, Alec fue una decepción total y que conste que a mí no me pareció mal lo que pasó en el libro anterior, uno de mis favoritos, tengo que admitir jajaja. De este casi ni me acuerdo aunque eso no indica mucho ya que no me suelo acordar de casi ninguna jajaja.
    Nada, que es totalmente olvidable. Me quedo con Robert ♥♥ para mí una novela 10 pese a esa escena final tan tan tan pel***lera.... y con Enamorada del diablo, que me gustó muuuuucho. Pero si me acuerdo de una frase, cosa rara, es una de Corazón de tormenta, en la que el prota dice... O vuelvo con ella o no vuelvo... ains... esa escena la recordaré siempre.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, esa frase de Corazón de tormenta!! *.* *.* No digo nada de él que ya lo contaré todo cuando se publique su reseña. Para mí como la primera, ninguna, a pesar de que no me parece una novela redonda. Pero esta... Vaya chasco. Tampoco creas que me acuerdo de mucho, y mejor, la verdad XDDDD.
      Muchas gracias por pasarte y comentar!!

      Eliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)