jueves, 21 de junio de 2018

Simply irresistible (Lucky Harbor 1), Jill Shalvis

[Libro no publicado en español]
De una sola vez, Maddie pierde el novio (decisión suya) y el trabajo (decisión de otros). Pero en lugar de ahogar sus penas en bolsas de patatas fritas, Maddie deja Los Ángeles para reclamar la herencia que le dejó su bohemia madre, un destartalado hotel en el pequeño pueblo costero de Lucky Harbor, Washington.
Empezar de nuevo no será fácil pero Maddie ve potencial para una nueva casa y una nueva carrera, aunque para ello tiene que convencer a sus hermanas para que se unan a la aventura. Pero convencer a Tara y a Chloe será complicado porque el hotel también necesita un cambio total.
El contratista encargado es un morenazo alto y guapo con unos ojos y una boca que hacen olvidar a Maddie su renuncia a los hombres. Más complicados de olvidar son los problemas de Maddie para superar su pasado, aunque está a punto de descubrir que no hay mejor lugar al que llamar hogar que Lucky Harbor.


¿Estáis buscando un estupendo pueblito con gente adorable, costa, noria y en el que no puedas ni rascarte el trasero sin que lo sepa todo el mundo? ¡Pues bienvenidos a Lucky Harbor! Leí Simply irresistible porque necesitaba algo así, ligerito, de pueblo encantador y maromazo explotaovarios. No es que supiera nada (ya sabéis que me suelo alejar de las sinopsis como del poliéster) pero éste es el típico libro que viendo su portada ya sabes más o menos lo que te va a dar: un rato de lectura encantador. Claro, que dentro de encantador hay muchos grados y éste empezó para mí en el Everest y terminó... Bueno, más abajo.


Ya decía yo que muy arriba estaba la cosa

Maddie Moore sale de Los Ángeles bastante escaldada, entre su terrible experiencia amorosa y su despido. Recala en Lucky Harbor para encontrarse con sus medio hermanas (cada una tiene un padre) para hacerse cargo de la herencia que les dejó su madre, un hotel en ese pueblecito. Bueno, llámalo hotel, llámalo casucha andrajosa con embarcadero porque está el negocio tan abandonado como la salvaje melena de Maddie. Obviamente, las tres hermanas no pueden ser más distintas y los planes de Maddie de abrir el hotel van a ser algo complicados. Menos mal que la vida en Lucky Harbor se presenta mucho más amigable gracias a la presencia del maromazo Jax Cullen, que lo mismo te enamora con su look motero que te acuchilla el parquet o te clava... lo que sea.


Jax, siempre con el pechote martillo a punto

Poco más se puede contar, salvo que podríamos poner de subtítulo "Secretos y mentiras" ya que algún personaje esconde alguna cosita (aparte de la boa de Jax, claro). Es un libro bastante simple, con los defectos que arrastran casi todos los libros que inician una serie, se pierde tiempo en situarnos y en conocer a los personajes (y cuando los vas conociendo te das cuenta de que la menos interesante es la protagonista de este libro). Maddie viene a este desconocido pueblo (para ella, que su hermana Tara lo conoce muy bien -ella es la de la historia interesante-) a intentar recomponer su vida, su autoestima y su corazón y lo mejor que le puede pasar es que Jax se le cruce (literalmente) en el camino. Es un libro amable porque Maddie necesita una historia amable, que bastante arrastra la pobre. Por eso tiene un maromo que es sencilla y absolutamente perfecto. No vais a encontrar mejor maromo que Jax, de sonrisa bajabragas, extremadamente cariñoso a la par que instapalote, un hombre de ésos que sabe instintivamente cuándo necesitas un abrazo/una palabra de ánimo/tiempo para ti sola/que te meta la lengua hasta las entretelas. Lo que pasa es que esa amabilidad y esa sencillez del libro hace que no se profundice apenas en ellos, apenas cuenta el pasado (aunque sea algo que ellos arrastren como la roca de la vergüenza), únicamente el presente y el futuro. El libro empieza de un modo muy seppie, con absurdos momentos de vergüenza ajena y la sonrisilla tonta cuando se te pone un hombretón delante. El problema que tiene es que la relación entre ambos comienza muy pronto y, claro, aunque hay tensión, no es la misma cuando estás jugando al teto ratón y al gato que cuando te has dado el filetaco a las primeras de cambio.


Para ser amiguitos lo mejor es darnos un besito

Pues sí, saber desde el minuto uno que los bajos les bailan por soleares y que también lo sepan ellos le quita mucha gracia al libro. También es verdad que Maddie no se merece una historia complicada pero un poquito más de chicha amorosa nunca viene mal. De lo que va sobrado este libro es de guarrerismo, más abundante de lo que yo esperaba. Ya sabéis que no soy integrante de la Sagrada Hermandad de las Rancias Guarreriles pero es verdad que los momentos de intimidad, salvo un par de ellos, aportan poco a la historia. A mí me aportan calor, eso sí. Y a veces cabreo porque ojo con Jax y Maddie, no he visto pareja a la que se interrumpa más cuando están a punto del acople. ¡Que la gente se puede morir de esas cosas! 

Muerte por extrema insatisfacción bajeril

El libro se lee bien y no está mal escrito aunque tampoco es la repanocha. Se narra en tercera persona, se van alternando los puntos de vista y cada capítulo está encabezado por un consejo vital que la madre (un "alma libre") les da a sus hijas y que no sirve para mucho. Hay algo que me ha hecho ladear morrete especialmente y es que algunas cosas se han repetido mucho. Jax le pone un mechón detrás de la oreja a Maddie tantas veces que he llegado a pensar que o también tiene un trastorno obsesivo-compulsivo o su trabajo soñado es ser peluquero y no creo que sea necesario que Maddie nos repita tantas veces lo bien que se sienta a Jax una camiseta o el cinturón de carpintero (aunque la fetichista que habita en mí encuentre este dato de lo más calurosamente perturbador, grrrrrrrrrrr). Esas cosas, unidas al poco avance de la historia, han hecho que un libro que empezó de modo croquetil para mí se haya quedado en una lectura simple y amena pero algo superficial

Simply irresistible es la típica lectura de pueblo idílico, estupenda para cuando queráis una sencilla historia de amor sin malpecorismos ni malvados con segundas intenciones. Un libro con el que pasar un rato muy agradable que se queda algo corto para lo que pudo ser pero que te deja con ganas de regresar pronto a Lucky Harbor a conocer las historias de las hermanas.

Por todo esto se lleva en nuestro Gandymetro...

3'5. Jax, dame tu martillo que yo le saque brillo


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

9 comentarios:

  1. Una lectura agradable sin complicaciones no viene mal de vez en cuando.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, un libro de estos viene genial. Ya si hubiera sido más satisfactorio, ni te cuento XD.
      Gracias por pasarte y comentar!!

      Eliminar
  2. a mi este tipo de lectura no me disgusta, es más me viene bien para cambiar de aires, la tendré en cuenta guapa!! buen post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viene genial. Una pena que no esté traducido porque tampoco me parece que sea tan fantástico como para que hagas el esfuerzo de leerlo en inglés XD.
      Gracias por pasarte, guapa!

      Eliminar
  3. Madre mía menudo tortazo te has dado XDDDDD
    Así que al teto eh?, muahahaha, qué bien se lo pasan algunos XD
    Sagrada Hermandad de las Rancias Guarreriles qué Dior no lo quiera, fus! fus!, jajajaja.
    Este libro lleva en mi to-read casi un año, en agosto celebramos nuestro primer aniversario XDDDDDD y con lo que me gustan los martillos y las lecturas ligeritas y divertidas a ver si me animo para celebrarlo XDDDDD

    Muuuuaks ;-*****

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuando te aburras y necesites pueblito idílico con noria, échale un ojo! Aunque no está traducido, eso sí, pero bueno, se desconecta el cerebro igual XD.
      Besotes!!

      Eliminar
  4. Hola!!
    Teniendo en cuenta que tengo más de la mitad de las novelas de SEP pendientes, quizás me decantaré por alguna de ellas cuando busque algo contemporáneo con protagonistas typical americanos
    Menos mal, porque al final terminaré con más pendientes en inglés que en castellano y eso me deprime mucho porque se acerca tanto tanto a la realidad que... mejor no hablar
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que hay muchas de pueblito encantador y sin ese toque pelín machista que puedes encontrar en las de SEP, así que tal vez este tipo de novelas te puedan gustar más. Para mí esta ha sido correcta y poco más pero ya pone el cebo para que tengas ganas de leer la siguiente...
      Yo ya he caído irremediablemente en la lectura en inglés, cosas que mirar lo que se lee allende los mares y aquí no llega.
      Gracias por pasarte y comentar, Pepa!

      Eliminar
  5. ¡Hola!
    No sé que tengo por las historias de este estilo... pero me pueden.
    Dame una saga familiar o en un lugar pintoresco y ya me anoté.
    Otra vez, me hiciste reir... y lo necesitaba.
    Gracias!

    ResponderEliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)