martes, 3 de octubre de 2017

Un lugar para Conor, Laura Lee Guhrke


Tras ver morir a toda su familia en Irlanda, Conor Branigan juró que nunca volvería a amar a nadie. Emigra a los Estados Unidos donde sobrevive luchando en combates de boxeo por los pueblos. Pero cuando la hermosa y valiente Olivia Maitland lo recoge tras una paliza especialmente fuerte y lo lleva a su casa, Conor se dará cuenta de que no es la única persona en el mundo que ha sufrido, y que merece la pena seguir luchando por un gran amor.



Queridas haggards lectoras, aquí sigo, al pie del coñón cañón con el Reto Rita y, oh milagro, he llegado a un libro que ha estado bastante bien. No doy crédito, en serio. Lo mismo ese año el jurado se apuntó a las sesiones de desintoxicación que les recomendó la Lindsey y funcionaron.




Cuando una empieza esta historia, le puede sonar un poco a Maravilla, que ya reseñamos aquí. Una novela amable sobre viuda con hijos que se casa por necesidad con uno que pasaba con allí y que tiene un pasado a cuestas. Pero ojo con Un lugar para Connor. Aquí hay más, mucho más (aparte de que no hay propuesta rara de matrimonio de por medio). 




Lo que en Maravilla termina siendo algo en plan peli de sobremesa, aquí no. Conor, protagonista masculino, tiene una mochila más cargada que la de un sherpa. La acción se sitúa en Estados Unidos, en el sur recién derrotado en la guerra de Secesión, pero él viene de Irlanda, un país pobre y sometido a los ingleses, cuyas tropelías ha sufrido en sus carnes. Así que el pobre va de Guatemala a Guatepeor, aunque para él es preferible salir de su país y buscarse la vida en la tierra de los sueños, sin compromisos ni nadie a quien dar explicaciones. 




El pasado de Conor lo vamos conociendo a través de flashbacks que nos hacen entender por qué está resabiado del mundo, de vuelta de todo. Pasa de ataduras y de sentimentalismos. Eso podría haberlo convertido en uno de eso protas masculinos mierdas que tan poco me gustan, pero para nada. Es un tipo duro, pero no cae mal. ¡Aleluya!


El jurado dando la última calada a un porro, menos mal

En cuanto a Olivia, es un poco Escarlata O'Hara debido al apego que tiene a su propiedad, aunque ni ésta ni ella misma sean lo que eran antes del conflicto. Es pragmática y tiene valor, pero no deja de ser una mujer sola en un mundo de hombres. Ha encarado la desgracia con valentía, sin pichotismos. Porque protagonistas femeninas fuertes sin ser insoportables son posibles. Como también lo es que salgan tres niñas adoptadas por Olivia y no te den ganas de llamar a Herodes. De hecho, conquistan a un hombre tan serio como Conor gracias a son normales: una adolescente que ya está interesada en los chicos, una cría que se siente fascinada con el recién llegado y una niñita pequeña que es encantadora. 

Somos cuquis

¿Cómo llegan a conocerse estas dos personas tan diferentes en principio? Una niña bien sureña venida a menos y un campesino irlandés, dedicado al boxeo y malhablado, no parece que tengan mucho en común. Pues todo ocurre porque ella necesita una mano masculina para que la ayude en los trabajos de su plantación y ahí que rescata a Conor de un "accidente" y ve en él la persona que necesita. Nada más lejos, porque él no quiere líos y mucho menos quedarse en un lugar fijo. Pero todo se confabulará para que no abandone a Olivia a la primera de cambio.


No te me vas a escapar, chato

El amor entre ellos se cuece a fuego lento. Ella deja sus prejuicios de señorita educada y se lanza a experimentar lo que desea, un amor que había dejado de lado al igual que su juventud por las circunstancias que le ha tocado vivir. Él es más reticente, pero termina por expulsar sus demonios interiores, su idea de que no merece un hogar, una familia y menos aún el amor. Una bonita historia de redención en la que los protagonistas, tan distintos en principio, terminan por encontrar la felicidad. Porque en realidad ambos son muy similares: perdedores en un mundo cambiante.  



La autora, además, no deja de lado un buen contexto histórico, pues de fondo tenemos la lucha de los irlandeses por su libertad, la cruel realidad de la emigración, las consecuencias de la Guerra de Secesión para los perdedores y la ambición de los nuevos ricos. Una buena novela romántica con un amor que se desarrolla poco a poco y con unas escenas de sexo muy bien narradas y bastante acertadas. Y no necesita epílogo, cierra de manera redonda. ¡Por fin un RITA en condiciones!



Por todo esto, obtiene en nuestro Gandymetro...


Conor, tu lugar está en mi cama


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

10 comentarios:

  1. Paso por encima porque no lo tengo todavía pero con los 4 Gandys y el "bastante bien" me vale... así respiro algo más tranquila

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa!!.
    Cuanto me alegro que te haya gustado este libro. Para mi es uno de los fijos para una re-lectura.
    Besote

    ResponderEliminar
  3. Ay querida, cómo me alegro de que te haya gustado. Lo había leído y para el RetoRita ha sido relectura. Me gusta mucho, me parece una historia preciosa.

    Muassss

    ResponderEliminar
  4. Es tan diferente a lo que han traducido de LLG, pero es una historia preciosa. Me gustó la relación de ambos y recuerdo con una sonrisa la relación de él con esas tres niñas....
    Me alegro mucho de que te haya gustado... después de otros comentarios que haces sobre los super ganadores del Rita... da gusto leer una
    Pero es que esta es de las que tiene el premio merecido... otras no sé jajaja
    Un besote

    ResponderEliminar
  5. Creía que había perdido la esperanza con los libros del reto,jajajaja pero noooooooo... hay uno que es buenooooooooooooo!!! Hallelujahhhhhhhhh hallelujahhhhhhhhhh!!! (imagina típico gif) jajajaja que ganas de llegar a este por dios, por que el de una luz en la ventana tiene pinta de que no me va a molar, buen post y con ganas de que me toque yaaaaaaa

    ResponderEliminar
  6. No soy partidaria de leer dramones pero, como me gusta LLG, lo leí con muchas, muchas dudas. Odio llorar por desgracias. Pero, realmente me encantó. Muy bien escrito. ¡Pobre Connor! sólo le faltó que le hubieran matado a su perro.

    ResponderEliminar
  7. Hola!

    Yo lei este libro tambien hace mucho, y recuerdo que me gustó y me enseñó mucho , pero no me dio la sensación de ser una novela romantica. Tenia su toque de amor pero para mi fue muy poco xD o asi lo recuerdo. Creo que se enfocaba mas en otras cosas.

    Cuando lo relea me vuelvo a pasar por aqui porque me suena todo lo que hablas pero realmente el recuerdo se esfumó o.o.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Pues nada, me lo apunto. Me he propuesto leer más novelas de romántica-histórica que tengo el género muyyyy olvidado.

    Recientemente he leído La perla secreta de Mary Balogh, a ver si podemos seguir leyendo este género que me gusta mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. La acabo de terminar y me ha encantado. Me parece que Laura Lee Guhrke hace unas novelas ligeritas y ésta lo es a pesar de lo que trata (podría haber sido mucho más cabrona) pero logra emocionarte y hacerte sufrir y te dan ganas de achuchar mucho a Conor y curarle todos los males. Un RITA merecido! Viva! XDDDD
    Estupenda reseña, chata!!
    Besotes!

    ResponderEliminar
  10. Lo leí porque vi la recomendación, esta bonita,ligerita, sin embargo no resultó ser lo que esperaba (cara sad).

    Saludos

    ResponderEliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)