martes, 17 de abril de 2018

Una chica a la moda (Wynette, Texas 1), Susan Elizabeth Phillips


Cuando Dallas Beaudine encuentra a Francesca Day, ella está arruinada, furiosa y cojeando por una carretera remota con un vestido de época de dama sureña. La situación no hace sino empeorar para esta improbable pareja de amantes. Él es un tejano realmente atractivo, de carácter relajado. Ella, una belleza inglesa malcriada que ha tocado fondo. ¿Quién podría haber predicho que se convertirían en dos de los personajes más famosos de la novela romántica contemporánea? Una chica a la moda es una historia sobre el triunfo ante los obstáculos, el valor y la victoria del amor.


Como ya había pasado el tiempo suficiente desde el chasco que supuso el primer libro de esta serie, Una chica brillante, decidimos que había que enfrentarse al siguiente con mucho ánimo e ilusión porque, con lo que nos gusta SEP, raro sería que éste nos pareciera tan malo como el primero. No íbamos a tener tan mala suerte, ¿verdad?


Claro, claro... Tú lee, lee

Francesca Day es una británica niña rica que parece Vivien Leigh pero en tamaño muñeco de Playmobil. Por avatares de la vida acaba en Estados Unidos sola y sin dinero pero no hay mal que cien años dure y cruzarse con Dallas Beaudine, golfo golfista profesional, fue el golpe de suerte que necesitó para cambiar su pija personalidad y a Dallie cruzarse con Francesca le sirve para... cabrearme a mí, básicamente. Creo que el mejor resumen de mi opinión sobre este libro de SEP es que, efectivamente, entre sus páginas hay un libro de SEP. Pero esto os lo digo igual que si os planto un bloque de mármol y os digo que ahí hay una escultura de Miguel Ángel. Tú lo que ves es un pedrusco pero si luego llega Miguel Ángel, coge el cincel y plas plas plas, saca de ahí una escultura, ¿os he engañado? No, ¿verdad? Pues esto es igual. Dentro de este despropósito de libro se esconde uno made in SEP, con sus situaciones vergüenzajenescas, sus mujeres tirando a pijas pero que luego nos dan una lección de superación, sus maromos tó machorros y bordeando el machismo... El problema está en encontrar ese libro que os digo dentro del tocho y la suma de despropósitos que inundan Una chica a la moda. Si sois fans de SEP en este libro encontraréis similitudes con Ella es tan dulce, Tenías que ser tú y Besar a un ángel, ahí es nada. Eso sí, ya quisiéramos nosotras que el resultado final se pareciera a esas joyas. Vamos a empezar a desmembrar, que tengo ganas.


Le sobra tranquilamente la primera cuarta parte. Creo que esos inicios de SEP contándonos la vida de los padres de la protagonista son exactamente como todo lo que odié de Una chica brillante y lo único que aportan es cabreo a mi persona. Francesca es una pija inglesa cuyo modo de ser viene dado por la educación y las experiencias vividas con su madre. ¿Necesito que se me cuente esto en un retrospecter eterno? NO porque para eso está la habilidad de la escritora (que posteriormente veremos en Ella es tan dulce, por ejemplo) para resumir y que nos enteremos de lo que ha dejado a ese personaje en esa situación en el momento necesario.
De las otras tres cuartas partes también sobra bastante. ¿Quién quiere conocer cómo el protagonista se enamora de otra? Me da igual la importancia que eso tenga, no quiero vivirlo, quiero saberlo de otro modo, que me lo resumas, que me lo cuente otro personaje, lo que sea, pero no que me pongas flashbacks para revivir (y mucho menos eso). Lo siento pero, al menos en esta historia, leer esto me ha molestado básicamente porque me saca del libro y, además, no me aporta nada (conocerlo de este modo, digo).
❌ Tantos personajes reales pululando por el libro... De nuevo me recuerdan a Una chica brillante y, de nuevo, un gran NO. 
❌ Madre de Dior, ¿es necesario contarnos la marca de toooooooooooooooooodo lo que sale? Daban ganas de gritarle a la prota que se comprara tres pares de bragas a cinco euros en el mercadillo que ésas son de marca La Churra. Sé que es muy de SEP describir ese tipo de cosas, al igual que la ropa, las decoraciones, etc., pero de verdad que aquí ya estaba hasta la peineta.
❌ Sé que leer una novela romántica implica que haya amor y se mezcle con sentimientos, con malas experiencias vitales, etc. ¿Pero qué gusto le sacabas, querida SEP, a contarnos todo lo sórdido que le pasaba a alguien? Que da mucha penita, no te voy a decir que no, ¡pero que no quiero vivirlo en ese momento! Esto son gustos míos, claro, pero es que me disgustó tanto esa primera parte del libro que cogería una cerillita y me haría una fogata con ella.
❌ Madre mía la de veces que he puesto los ojos en blanco leyendo, casi se me esconden detrás de las orejas y no salen. Hay demasiadas incoherencias en las actuaciones de los personajes y algunas situaciones que... No y no.
❌ Como soy del género petardil-contradictorio puede que muchas de estas cosas las "perdone" si me encuentro disfrutando como una enana de la lectura y de la historia de amor, cosa que aquí no me ha pasado en general (luego ya llegaré a lo que me ha gustado -sí, ha habido de eso-) por dos cositas de nada. Una, que aquí no hay amor porque esto no es una novela romántica (cómo me gusta ponerlo, jeje). Se encuadrará en este género porque se le da al fornicio y porque en algún momento se dice que se enamoran pero necesitaré graduarme las gafas porque yo ese amor no lo vi por ningún lado. La otra razón por la que no perdono determinadas cosas os la cuento en el siguiente punto.
❌ El odioso protagonista. Mirad que adoro supremamente a Dan Calebow (que, si me conocéis, sabréis que tardo cero coma en decir que lo quiero muy mucho y en releer Tenías que ser tú) a pesar de ese machismo del que entra y sale pero me ha sido imposible congeniar con Dallie. Qué digo congeniar, es que ha sido imposible que me guste (salvo en la parte final, también debo decir). Entiendo que ha tenido una infancia muy dura y blablabla, de hombres así tenemos llenas las páginas románticas y no son tan sumamente machistas y de mano floja como él. Lo siento pero en gran parte del libro ni yo (que pierdo el culo por justificar todo) puedo justificar el comportamiento de Dallie con Francesca, me ha molestado muchísimo y lo único que quería era no saber nada de él. Como comprenderéis tener esos sentimientos hacia el maromo protagonista me hicieron el libro más cuesta arriba. Y como nota final os diré que no me ha gustado casi ningún personaje del libro, trocotró.


Nada resume mejor mi lectura que este gif

¡Pero no se vayan todavía, amiguitas, que hay cosas que sí me han gustado!

 He adorado a Francesca, la protagonista. Ignorando esa horrible primera parte, el resto del libro ha ido creciendo como personaje como únicamente las heroínas de SEP saben hacerlo, me ha recordado tantísimo a Sugar Beth... Esas mujeres que resurgen de sus cenizas y que nos dan una lección vital son una delicia lectora y Francesca no ha sido la excepción. Una pena que para tener que darle su historia de amor con Dallie acabe haciendo cosas sin sentido...
 Mi otro amor del libro ha sido Teddy. Para que me guste a mí un niño literario ya debe ser maravilloso, ya, y Teddy lo es de modo superlativo. Un niño extraño y tan tierno sin ser moñas me tiene que gustar sí o sí.
 Cuando pensé que este libro iba a ser como los que me gustan de SEP (es decir, pasada la dichosa primera parte) fue porque estaba croqueteando como una enana con las situaciones surrealistas y vergüenzajenescas que estaba leyendo. Ay, Francesca, únicamente las haggards de la vida nos ponemos el perfume en esas zonas corporales...
 Creo que soy de las pocas que ha disfrutado con las referencias al golf pero es que a una haggard de mi nivel es un deporte que debe gustarle y, efectivamente, a mí me gusta. Precisamente los únicos personajes reales que me han gustado han sido los golfistas (excepto la sobredosis de referencias al Oso...) y el torneo que se narra me ha encantado (creo que SEP brilla mezclando la emoción de la competición con los sentimientos de Francesca, Teddy y Dallie).
 En la parte final se endereza y remonta el vuelo, evitando el hostión y un solitario Gandy, es todo más bonito y agradable de leer. ¡Incluso Dallie me acabó gustando!


¡Menos mal! Estaba a punto de comerme las extensiones

En fin, queridas, que ya lo he leído y ale, al arcón de "Libros de never more". Una chica a la moda tiene mucho de lo que buscas si te gusta SEP pero entre un barullo de tramas, personajes a los que cuesta coger cariño y excesiva longitud que hace que sea una lectura larga y decepcionante, especialmente porque hay partes que disfrutas muchísimo para luego darte un batacazo. En la parte final acaba remontando y terminas con una leve sonrisa en la boca pero eso no hace olvidar todos los disgustos que te has llevado previamente. Menos mal que Susan Elizabeth Phillips mejoró (¡y mucho!) con los años.

Por eso le damos en nuestro Gandymetro...

Dallie, por el hoyo ocho te metía yo el putter


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

22 comentarios:

  1. Ay, me has recordado Ella es tan dulce... con lo que me gustó ese libro... (¿relectura?)
    Bueno, yo no lo recuerdo tan malo aunque es verdad que la primera parte es demasiado laaaaaaaaaaaaaarga hablando de los padres y/o abuelos (ahora no lo recuerdo)...
    Genial la review, como siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Me alegro de que te gustara más que a mí! Yo, por mucho que lo intenté, no logré engancharme.
      Ahora me han dado ganas de releer Ella es tan dulce XD.
      Muchas gracias por pasarte!!

      Eliminar
  2. Jolines, cada vez que me acuerdo de esta serie brrrr. Nota mental comenzar a leer al autor por el principio de su obra y no por el final. Aunque hay que ser positivas, este fue mejor que el primero, auqneu no quita para sentir temor ante el tercero XDDDDD
    A mi lo del golf se me hizo muy pesado, no se si es porque no me llama mucho o porque la SEP hizo sangre contándonos hasta los milímetros del cesped XDDD
    Teddy se merece un premiazo para que tú lo incluyas en lo que te ha gustado, jajajaja, me estoy acordando de la escena del final cuando la gamberrada esa XDDDDDD

    Muaaks ;-***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que yo vaya a dar gracias porque haya un niño que me alegrara la lectura... Tiene tela XDDDD
      Tendremos que seguir leyendo, no? XDDDD
      Besotes!!!

      Eliminar
    2. Pues fíjate, yo no empiezo por lo primero de un autor. Deberíamos debatir al respecto a ver qué es mejor hacer: lo más viejo, lo más nuevo o lo mejor. Lo más viejo puede hacer que tengas que tragarte bodrios como este.
      Yo –si puedo elegir– empiezo por lo que otros han considerado «lo mejor» del autor. Y así sé si me gusta o no. SEP la empecé por Tenías que ser tú, y ya me conquistó.

      Eliminar
    3. Madre que no había visto los mensajes *facepalm*
      Si Kim, tenemos que seguir lo tenemos que conseguir!!! XD
      Pues Bona no me había planteado lo de "por dónde empezar a leer a un autor" hasta ahora. Con SEP me llevé el gran castañazo porque los primeros libros que leí fueron los Chicago y Besar a un ángel, que, por lo menos para mí, son más divertidos y tienen un estilo más ligero. Entonces llegó esta serie y me dejó patidifusa porque pensaba encontrarme el mismo estilo y a mi por lo menos me ha dejado turuleta XDD

      Eliminar
  3. Hola!!
    Soy muy hereje, creo que habré leído 3 libros de esta mujer y sí, algunos me entretienen pero no me matan...creo que de su otra serie, la de los jugadores, voy por el segundo... así que ya me contarás.
    Tampoco me estás animando mucho a empezar esta serie la verdad, jajaja
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí, como seppie que ya sabes que soy, se nota mucho que estos son sus primeros libros. Creo que puedes vivir perfectamente sin leerlos, la verdad.
      Muchas gracias por pasarte y comentar!

      Eliminar
  4. Empece esta serie, y aún no he continuado, vamos que solo leí el primero jajajaja es verdad que se nota que son de los primeros libros de la SEP. pero bueno siempre hay alguno más flojo que otro, a ver cuando sigo la serie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso estoy yo también, en seguir la serie, que me da una pereza... XD
      Muchas gracias por pasarte un ratín, Noe!

      Eliminar
  5. Coincido plenamente con tu crítica. Para lo único que me sirvió es para entender mejor a Teddy. Resulta que yo leí primero, muchísimo antes, "Llámame irresistible" (la de Teddy), y no entendía nada, me pareció una novela sumamente estúpida. Unos años después conseguí en una barata éste y el que sigue, creo, que es el de la Lady inglesa que viene a EEUU (que fue el que más me gustó). Entonces releí el de Teddy y ahi sí, me gustó mucho más porque entendí su psicología.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo voy siguiendo el orden de serie que aparece en Goodreads así que creo que el de Teddy es (según él) el quinto, o sea, que me falta. Pero claro, creo que es básico saber todo lo que se cuenta en este libro para conocer mejor a Teddy. Bueno, al menos el trago de haber leído todo esto ya lo he pasado XD.
      Muchas gracias por leernos y comentar!

      Eliminar
  6. a mi tambien me parecio el peor de largo de esta autora, y si hubiera empezado con el cuando la conoci dudo que hubiera leido algo mas.
    afortunadamente no fue asi proque es una de mis facoritas, pero las primeras novelas son un pestiño. esta y chica brillante, dos horrores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, son las dos que he leído de esta serie y me parecen bastante malas, la verdad. Menos mal que empecé leyendo a SEP por mi adorado Tenías que ser tú, que si no lo mismo ni la sigo leyendo.
      Muchas gracias por pasarte y comentar!

      Eliminar
  7. Jope, me habéis quitado las ilusiones de golpe..solo he leído un libro de esta serie y no es ni este ni el anterior, sino uno posterior, con lo que tenía intención de comenzar la serie como Dios manda y desde el principio...pero has dicho la frase que más temo en una reseña: que es una novela romántica porque así lo dicen, pero que no has encontrado el amor por ninguna parte...
    Bueno, que si llevo años esperando, puedo esperar unos cuantos más, ¿no?
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDDDDDD Mujer, ya sabes que no hay nada como leer y comprobar las cosas por una misma. Hay lectoras con las que coincido en gustos casi siempre que han disfrutado este libro muchísimo más que yo, así que todo es probar!
      Yo, desde luego, me alegro de haberlo leído para no volver a leer más XDDDDD.
      Muchas gracias por pasarte y comentar!

      Eliminar
  8. Yo empecé con SEP por lo mejor y como pensé que todo el monte es orégano empecé este con ilusión... Desmedida...muy desmedida... Hubo un batacazo de ilusión. De acuerdo totalmente con tu crítica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasó lo mismo, el primero que leí (de hecho, de los primeros de romántica que reseñamos aquí) fue Tenías que ser tú y lo adoré y adoro tanto luego leo estas cosas y me espanto XD.
      Muchas gracias por pasarte y comentar!

      Eliminar
  9. En esta coincidimos totalmente: yo le di dos estrellas. Y escribí por ejemplo que es «una novela más bien lenta y aburrida, sólo apta para seppies». Yo creo que de SEP hay que leerse la serie de los Chicago Stars y dos o tres más; para de contar. Las tres primeras, ¡Imagínate!, Una chica brillante y esta Chica a la boda, son sólo para fans por aquello de decir que lo has leído todo de la autora.
    Creo sinceramente que todo ese ambiente glamuroso europeo que quiso meter queda fuera de su alcance, lo mismo que la «científica» de Sólo mío, hay cosas que no se le dan bien, que no las conoce, y entonces se nota muy deslucida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, hay cosas que no se le dan bien y definitivamente lo glamouroso europeo no es una de ellas. Yo me lo acabaré leyendo todo por cosas del fangirlismo pero vamos, que los dos que llevo de esta serie me han parecido terribles. Espero que mejore.
      Muchas gracias por pasarte y comentar, Bona!

      Eliminar
  10. Francesca me pareció genial y necesitaría releer la historia a ver si consigo defender a SEP con mejores argumentos que "La sensación general que me queda después de leer sus libros es buena y tiene momentos tan ¡ahhhh! que suelo pasar por alto algunas situaciones por más estrambóticas e irreales que me parezcan".
    ¡Marche otro pendiente!

    Yo lloré y lloré con Como en una montaña rusa, aunque tiene partes que no convencieron del todo aun así volvería a leerlo.
    ASí de poco imparcial soy.

    Tus gifs son todo lo que está bien.
    ¡Buen domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDDDDD Cuando una es fan ya sabemos que se pierde mucha objetividad pero es lo bonito de fangirlear. Me alegro de que a ti te gustara!
      Gracias por pasarte y comentar!!

      Eliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)