lunes, 1 de diciembre de 2014

Donde empiezan los sueños, Lisa Kleypas

¿Dónde está el pechote
peludo? ¡Indignación!

Londres, 1830. Lady Holland Taylor lleva tres años de luto por la muerte de su esposo George Taylor, a quien admiraba y amaba con todo su corazón. Aunque ella no quiera hacerlo es el momento de seguir adelante sin la persona con la que imaginó que pasaría el resto de su vida, y el baile de lady Bellemont es el evento escogido para reaparecer en sociedad. No obstante Holly no puede soportar estar allí sin George y huye a un sitio más tranquilo a esperar su carruaje, donde se encuentra con un desconocido que no sólo le roba un apasionado beso sino que además despertará en ella el deseo de volver a poner en funcionamiento su vida.Zachary Bronson es rico y poderoso, pero no es un caballero y toda la alta sociedad lo sabe; no sólo porque por todos es conocido que sus orígenes son humildes, sino porque Zach gozará de dinero y poder, pero no así de modales ni buen gusto. Cuando bese a la inocente y hermosa lady Holland en la oscuridad confundiéndola con otra persona, Zach habrá encontrado un nuevo reto que superar. ¿La excusa para tenerla a su lado? Que les enseñe a él y su familia a comportarse con clase y elegancia. No obstante, el amor que irá sintiendo por ella le impedirá soñar con algo más que una relación de amistad por el bien de la propia lady Holland. ¿Serán capaces ambos de encontrar el camino donde empiezan los sueños?


Me he reconciliado con Lisa Kleypas (de momento, que estoy en plena lectura de Mi nombre es Liberty y sé que me voy a cabrear). Tras el fiasco de La antigua magia, que ya incluyo dentro de la Biblioteca del Club del Porro, porque es que hay que ver qué chasco más grande, he querido volver a esta autora. Sabía que aquello que leí y que me puso de tan mala leche debía ser una excepción dentro de su producción. No es que "Donde empiezan los sueños" sea la obra maestra, pero está escrita como debe de estarlo una novela de la Kleypas: con una historia sencilla pero que te pone perraca y, sobre todo, con un protagonista masculino que te haga reventar las enaguas en cuanto aparece. Y así es Zachary Bronson, un hombre de los que nos gustan cuando leemos románticas de época: viril, CON PELOS EN EL PECHO (se insiste mucho en este rasgo y soy muy fan de la prota, que quiere hocicar ahí en cuanto se los ve), huele a tío (ascos ricos por doquier), come helado de marisco, sabe besarñashgñasdjkg... Pero no nos adelantemos. Es que es pensar en Zach y perder el oremus.



¡Concéntrate, Cassie!

Vale, vale, señor Presidente... Sigo con la reseña. El planteamiento de esta novela me encantó: ese principio que te pone a cien para luego tenerte en ascuas y con mucha tensión sexual de la que nos gusta, de ésa que consiste en aproximaciones, miradas, manos que se tocan indebidamente, cogotes con pelos que se rizan, pechotes que se vislumbran, músculos que revientan costuras, narices muy masculinas, escotes que dejan ver molla... Bueno, que mi brazo no daba abasto abanicando cada vez que esto pasaba. Que me den a mí una novela con una buena enagua de por medio y unas normas sociales que saltarse, que firmo right now.

¿Qué estaba yo diciendo de cogotes? ÑADJFÑAHSDÑFJSAÑLDKASÑSA

Se puede decir que esta historia es una mezcla extraña de Candy Candy, Cuando ruge la marabunta y My fair lady. Me explico. Zach es un self-made man de origen humilde, algo rudo y deseoso de meterse en la clase alta inglesa. A base de billetes, ha conseguido tener de todo menos los modales, que revelan su procedencia proletaria.


Consigo todo lo que quiero, chata

Para solucionar esto, busca a alguien que le enseñe cómo comportarse, una profesora Higgins que le haga pasar por un caballero entre tanto snob y blandurrio.

¡La lluvia para darle al temilla es pura maravilla y lo sabes, Holly!

La mejor candidata es una joven viuda llamada Lady Holland Taylor, virtuosa, bien educada y que mantiene vivo el recuerdo de su difunto esposo. Eso cabrea a Zach, porque la sombra de George, el muerto, es alargada. Holly idolatra su memoria y lo tiene en un pedestal como el perfecto marido, padre y esposo. Es una especie de tío moñas a lo Anthony Andrew frente al más visceral Zach, el Terry Grandchester de esta historia. 


Aunque te vestías de highlander, no nos gustaste nunca, rancio

Zach/Terry le hace tilín a Holly/Candy desde el minuto uno en el que, en una extraña circunstancia, él le suelta un morreo de antología que le pone las enaguas on fire a nuestra chica (y a nosotras). Pero ella, que tiene pudor, no quiere caer tan fácilmente en las redes de un hombre con fama de eso, de HOMBRE, con todo lo que el término conlleva: virilidad, pelos, músculos y olores a macho por todos lados, fíjate qué pena, oye.


Holly flotando mientras Zach explora con su lengua 

Cuando Zach solicita sus servicios para educarle a él, a su hermana y su madre, Holly se lanza de cabeza y sin salvavidas a la aventura de vivir en su mansión y resistirse a los encantos del aplicado alumno. ¿Pero quién cambiará a quién? ¿Quién vencerá en ese combate que se libra en el corazón de Holly entre el inapropiado y el que fuera el hombre ideal ever?


Siempre lo tuvimos claro: ¡EL MORENO! 

Aquí es donde reside la gracia de esta novela tal y como he apuntado al principio: en la tensión sexual que nos tiene locas perdidas y con el ventilador a toda máquina en pleno noviembre. Así sí, Lisa Kleypas, y no las dos hermanas Marsden de tu WTFail a las que les falta tiempo para remangarse las enaguas y arrancarse los corsés en cuanto un tío las mira de reojo. La clave de esta historia está en que sus dos protagonistas son muy atractivos y tienen una química enorme, plasmada en unos diálogos de infarto ovárico en muchas ocasiones. Cuando están juntos puede percibirse el deseo contenido de ambos por lo inadecuado de su relación, aunque les cuesta horrores refrenar los impulsos que les dicen que pasen a la acción (y las lectoras nos dedicamos a jalearlos a ver si ñashdñgajksdñfajshñgas). 


Destrozando vuestras infancias en 3, 2, 1...

Zach sabe que él no es merecedor de una perla como Holly y Holly entiende que Zach es todo lo contrario a George y no sería aceptado como sustituto de su difunto marido en ningún sitio. Y nos tienen en un sinvivir porque llegamos al 60 % del libro y todavía no hemos leído un revolcón. ¡Y hasta se agradece! Es cierto que hacia el final se desinfla un poco, pero lo que se disfruta su lectura lo compensa. Y más la puntilla que nos da Zach cuando se pone adorafollable con la hijita de Holly o cada vez que suelta un "Señora mía".


Zach nos calienta a fuego lento

En fin, que recomiendo esta novela vivamente si se quiere pasar un buen rato y saber cómo comportarse en sociedad, que va sobrada de documentación, eso que algunas cuchufletas desconocen qué es.
Por todo esto y por los pelos del pecho de Zach se merece en nuestro Gandymetro...


Zach, yo te doy clases de añsdfjkñsakdjfskañsdfas


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

8 comentarios:

  1. Bueno, es que no sé cómo lo hacéis pero me desorino cada vez que leo una reseña vuestra xDDDD porque jope, lo decís todo con ese puntito de humor y está tan bien redactada que me encanta y me desorino. Olé por vosotras.
    A mí me gustan que los señores protas tenga pelines en el pecho, pero tampoco demasiado. Pelusillas. No me gusta un señor oso, nono. Y me encanta los protas con un origen humilde. La mayoría de las veces son súper ambiciosos, rudos y sersis. Melofós. Aunque también adoro a los snob creídos, sersis también. En fin xD Tengo que leer este libro, sísí. porque os dije por twitter que lo tenía y que lo empecé a leer, pero acabo de mirar y he confundido Donde nos lleve la pasión con éste D: Caca. Me habéis creado otra necesidad, marrrditas. ¬¬¬
    Besines. ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Viniendo de una experta como tú es todo un honor, de verdad :)

      Reconozco que Zach tiene un felpudo en el pechote, pero es que añsdjgñasjkdfñasjkdgasasfhslñdk. Holly lo ve y le explotan las enaguas y eso nos gusta.

      A nosotras también nos gustan todos: los de origen humilde como Derek o Samuel; los snobs que te miran por encima del hombro... Siempre que estén bien descritos, lo que nos echen. Y si la historia es buena, pues mejor que mejor. ¡Esperamos que te guste!

      Eliminar
  2. A buena hora, Cassie. Es tremendo cuando un libro al que le tienes muchas esperanza termina cortandote la leche.
    Esta parece clásica con tanto la tensión sexual, como los embrollos de que la sociedad no nos perdonara lo nuestro, aunque sigas exterminando mis ropas interiores cada vez que te veo.
    Así si que da gusto, como panqueque con dulce de leche para el desayuno. Lo haces un enrolladito, lo levantas por un extremo y le chupas el dulce por el otro. Jejeje, te dejo con esa imagen y voy por lo de Candy.
    Que ya no me acuerdo de su drama, solo tengo la vaga impresión de que la tal Candy era dramática, medio sosa y con ganas de comerse el muffin y después darle al dulce de leche con panqueque caliente. De pena nada naita.
    Para variar me dejan delirando ustedes. No puedo conmigo misma de la risa.

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja, ay señor que risa. He leído unos cuantos de la Kleypas pero este no, así que me lo apunto.
    A mi el de Liberty me gustó, hacía el final se desinfló un poco pero bueeeno, también depende de la época en que lea los libros, porque hay veces que la primera vez me vuelven loca y a la segunda me digo pero si es pa tanto! jiji

    Besinos.

    ResponderEliminar
  4. Zach y su pechote peludoakdfjkashfaljkshglkjashlgksh. Por favor, qué protagonista, ya sólo por él merece la pena la lectura. Y por esos momentos de arrimar cebolleta para aprender a bailar, grrrrrrrrr. Aunque no sea perfecta, así sí, Lisa Kleypas!
    Genial reseña, Cassie, todavía me descojono XDDDDDD
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Cassandra! soy nueva por aqui.. jajaja que reseña mas entretenida.. es que Zachary desarma y derrite a cualquiera creo yo ajjaja comparto todo lo que dices sobre él.. :) esta novela me encanto... como fanática que soy del romance histórico, me parece de las mas bellas historias. Conmovedora, muy romántica, apasionada, con unos personajes adorables. Me encantó.. y me fascinó la escritura de Kleypas. Un libro precioso.
    un beso.

    ResponderEliminar
  6. Amo sus reseñas! Esperado la de wallbanger

    ResponderEliminar
  7. Lo dicho,yo tengo que seguir leyendo libros de esta mujer y ponerme al día con ella,y este esta en ellos para leer,buen post :9

    ResponderEliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)