miércoles, 2 de noviembre de 2016

The Angels' Share (The Bourbon Kings 2), J.R.Ward

[SPOILERS DE THE BOURBON KINGS]

[Libro no publicado en español]
En Charlemont, Kentucky, la familia Bradford es la crème de la crème de la alta sociedad, igual que su exclusiva marca de bourbon. Y sus complicadas vidas y su enorme finca están dirigidas por unos discretos empleados que inevitablemente se verán mezclados en sus asuntos. Algo especialmente cierto ahora, cuando el aparente suicidio del patriarca va pareciéndose cada vez más a un asesinato...
Nadie está libre de sospecha, especialmente el hijo mayor de los Bradford, Edward. La mala sangre entre él y su padre es de sobra conocida por todos y él es consciente de que puede ser señalado como sospechoso. Mientras la investigación de la muerte se intensifica, Edward se mantiene ocupado con su botella y con la hija de su antiguo entrenador de caballos. Mientras tanto, el futuro financiero de su familia depende de las cuidadas manos de su rival en los negocios, una mujer que Edward desea para él.Todo tiene sus consecuencias, todo el mundo tiene secretos y se puede confiar en muy pocos. Y entonces alguien a quien creían perdido para siempre reaparece. ¿Pero es un salvador... o el peor de los pecadores?


Las haggards siempre tenemos el cuerpo preparado para un buen culebrón (y una buena culebra *ejem*) así que el año pasado pulimos los diamantes para la nueva serie de pistos sureños homenaje a Dinastía y demás que se sacó la Ward de la manga. ¿Cuánto durará? Who knows and who cares, teniendo en cuenta que esta mujer está un poco del lado de las cabras montesas te puedes esperar cualquier cosa pero lo que yo os digo es que muy mierder tiene que ser para que ésta que os escribe deje de leerla. De momento, fue salir el segundo y tirarme sobre él (y sin recordar nada, bendito retrospecter previo que nos hace nuestra loca favorita y bendito vistazo a nuestra reseña de The bourbon kings). ¿Serán las andanzas de los Bradford más tipo Falcon Crest o Agujetas de color de rosa...?

Me he traído refuerzos para juzgarte, Ward

En menudo pistaco dejamos a esta familia el año pasado. El padre que se había suicidado, su mano derecha también, el dinero que se ha esfumado, la ex-que-aún-no-lo-es de Lane cual bollo preñao, Lane liado con la cortacésped jardinera, Edward tullido, traumado, frustrado y con dos mujeres a su disposición, Gin enamorada de uno pero comprometida con otro... ¡Un croquis o un Lexatín, por Dior! Pero así son los culebrones de los ricos, muertes, borracheras y guarrerismos por todos lados (anda que no lo sabemos nosotras). The Angels' Share empieza justo donde termina The Bourbon Kings y, como comprenderéis, bastante os he contado ya. Basta decir que, como pasa en cualquier culebrón que se precie, tenemos unas tramas que afectan a todos y luego mil tramas sueltas que se lían y se mezclan y te hacen la picha un lío a ti pero te mantienen pegada al libro. Se van alternando los puntos de vista de los hermanos Bradford y de alguno que pasa por allí que pinta más de lo que parece. A pesar de que esto es un culebrón y será por personajes, el protagonista vuelve a ser Lane, el Mñenor de los hermanos, antiguo playboy reconvertido en novio maravilloso y Superman sureño cuya misión en la vida es salvar los muebles de la familia y de la destilería. Y qué bonito es eso pero, joer, qué pfffffffffff. Lane ya no tiene interés amoroso para nosotras, que es boa en cautividad y, sinceramente, tampoco me parece ya un personaje tan interesante como para que sea él el que lleve el peso de la trama. En el libro anterior yo estaba más contenta con su historia pero aquí mi interés por él y Lizzie es cero patatero. Ah, y que no se me olvide.


Este libro no es una novela romántica

Creo que con esto ya lo he dicho todo. Es un culebrón total y no tengo que deciros yo cómo va ese género televisivo porque seguro que todas lo habéis catado más de una vez. Como estamos hablando de un culebrón americano de lujerío y no de Cristal, el amor es importante pero queda relegado por la ambición, las traiciones, la pastuza y el brilli brilli. Lo que pasa en este libro es que la Ward cojea en la trama de intriga y se le ve el cartón con determinadas sorpresas pero en los pistos sentimentales es estupenda. ¿Hay amor aquí? Claro que sí y además del que te deja con el corazón en un puño pero no es el amor de Lane y Lizzie el que nos deja así.

Si llevas expectativas, hostiazo que te pegas

Pues sí, es un chasco porque no me digáis a mí que leéis novelas de este tipo pensando en aprender cómo funciona la bolsa. ¡Que aquí se viene a fo**ar! ¡Hombre ya! ... ... ... Bueno, no tanto pero me gusta enfurecerme de vez en cuando. Sí que es verdad que cualquier culebrón que se precie nos pasa mucho mejor si tenemos una gran historia de amor de fondo y aquí o bien la tenemos solventada (si eres de Lane y Lizzie) o bien la tenemos imposible y, por tanto, interesante (si eres de Edward y la que le pongan o de Gin y Samuel T.) pero en segundo plano. Y es que, oh por Dior y por Tom Ford, ¿por qué la Ward hace más interesantes las historias de Edward y Gin y nos pone de protagonista a Lane? ¿¿Por qué?? Así pasa, que leer este libro es como ver Troya, en la que Orlando Bloom es un tirillas tontolaba que se lleva a la churri (que estaría endrogá para fijarse en él) y te lo tienes que tragar durante toda la peli mientras que por ahí está Eric Bana enseñando megapechote y siendo mil veces más interesante y sale cuatro veces mal contadas. Y tú lo que quieres es más Eric y menos Orlando y es justo lo que no te dan (sí, bueno, ya sé lo que pasa ahí, no hace falta que me recordéis que el que me gusta no puede salir mucho más, ais). Pues lo mismo pasa aquí, que tú quieres más Edward y te meten dos tazas de Lane.

¡Que te calles y comas Lane! ¡Hombre ya!

Lane en este libro es Sherlock Holmes, investigando y descubriendo cosas que OMG y que WTF y todo eso. Se ha reformado y es el orgullo de todo el mundo, o sea, que su vida personal es un coñazo lector. A ver, que me interesa lo que cuenta porque, chicas, aquí se tira de la manta y te salen diez armarios roperos detrás y eso me encanta. Pero joer, Ward, date un poco de vida, ¿no? Porque ése es el principal problema de este libro, lo lento que es. Para ser una serie ya empezada tarda en meterse en faena, se dedica demasiado tiempo a situarte y la Ward se pasa de descriptiva. Sinceramente, me costó meterme en el libro y eso que yo, para esta mujer y sus culebrones, siempre vengo con el body ready. Aquí hasta casi la mitad del libro estaba todavía a ver si pasaba algo.

Kim leyendo The Angels' Share

Pero no vayáis a pensar que no pasan cosas y que no me enganchó porque no es cierto. De hecho en el tramo final la Ward decide meter la directa, intercalar las historias de un modo más ágil y estás que no puedes soltar el libro. ¡Así sí! Y cuando le tocaba el turno a las historias de Edward y de Gin me faltaba tiempo para leer, estas dos tramas son mis favoritas. Ya se veía en el libro anterior que Edward era un personajazo, para mí el más importante de los Bradford y, viendo por dónde nos lleva la Ward, es normal que no le haya puesto de punto de vista principal, porque es necesario el misterio.... (uuuuuuuuuuuuuuuuhhhhhhhhhh). Su relación con Sutton y Shelby me ha tenido con la ceja levantada porque yo soy #TeamSutton y miedito me da lo que la Ward quiera hacer. ¿Se resuelve esto aquí? Ay, cuánto queréis saber y yo no puedo comentar...  Lo que sí os puedo comentar es que Gin, la hermana rebelde, se ha metido en una situación muuuuuuy complicada aunque no tanto como Edward y que, si cuando era una petarda consentida, me encantaba, aquí me ha gustado más aún (ay, cuánto sufrimiento preveo en tu futuro y en el de Samuel T.). Desde luego, en cuanto a momentos sentimentales y emocionantes, tanto ella como Edward han sido los que le han dado la vida al libro.


Ay si no fuera por vuestros pistos...

Sinceramente, una vez reposado el libro creo que me ha gustado más de lo que yo pensaba, lo normal cuando recuerdas lo que pasa pero no lo que te ha costado leerlo. Para mí el problema no es lo que ocurre sino cómo nos lo cuenta la Ward, de un modo muy lento para mi gusto, especialmente la primera mitad del libro. Luego ya te metes en faena y al final caes en las redes de los Bradford. Pero es cierto que esto es un culebrón y, si recordáis su estructura, deben pasar muchas cosas pero también entretenerse en mil chorradas y eternizarse. The Angels' Share es un libro de transición en el culebrón, la parte del medio en la que nos explotan en la cara ciertas sorpresas que cambiarán todo pero que no quedan resueltas ahora. ¡Toca tirar de paciencia para saber qué pasa en este culebrón interruptus!

Por todo esto le damos en nuestro Gandymetro...


Edward, suelta esa botella y cógeme a mí (en argentino, si eso)


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

10 comentarios:

  1. Pues si que es un pisto y de los buenos eh?? Pinta bien,lo tengo anotado,yo aún no terminado de ponerme al día con la serie de los vampiros de esta mujer así que imagina, espero que los saquen en español,mientras tanto me voy poniendo al día con otros de sus libros, buen post como siempre, bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta mujer escribe tres libros al año, como quieras leer todo lo que escribe ya puedes correr XDDDD. Si en algún momento caen, avisa!
      Gracias por pasarte a comentar!!

      Eliminar
    2. jajajajaja no vea tiene inspiración para rato la Ward

      Eliminar
  2. Yo tuve bastante culebron con el primero..
    no gracias mi amor.. xD
    no me acerco ni con un palo, MALDITA Ward xD
    un beesico

    ResponderEliminar
  3. Lalalalalalalalalala, paso sin mirar.
    Muy fan de "Este libro no es una novela romántica" te faltó añadir es un caldo de cultivo de pistos XDDDDD
    Los gifs geniales el del hostiazo es para mearse, jajajaja.
    Joé, no me acordaba ya de este libro, me voy a hacer una lc conmigo misma y voy a programar unso 6 capis a la semana a ver si me pongo al día con esta serie que veo que publica el tercero y no leí este!!!!

    P.D. Tengo ganas de ver qué pasa con Edward y a ver si acierto la hembra de valía que se queda con el maromo XDDDD

    Muuuuaks ;-***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un caldo de cultivo de pistos es la cabeza de esta mujer, qué tendrá dentro! XD
      Tía, de verdad, a la Ward se le hace un hueco en cuanto que publica libro! Que si no te agobias, que son tres cada año! Sí, ponte porque hay que comentar qué te parecen los pistos... el de Edward incluído.
      Besotes!

      Eliminar
  4. Lo de Mñenor es AWESOME!!!! xDDDDDDDDDDDDDD Como una palabra inventada puede definir tan bien a un personaje jajaja
    Estoy totalmente de acuerdo contigo, trama lenta y con demasiadas páginas para situarte pero cuando entra en materia es de lo mejor. Deseando estoy de saber cómo continua la parte de Edward y la de Gin. A Lane y Lizzie que les den morcilla por plastas xDDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDDDDDDDDD La verdad es que lo define a la perfección, verdad? Jijijiji.
      Fíjate que a mí Lane en el primer libro me gustó mucho más pero aquí... Pfffffffffffffffff. Las partes de Edward y Gin, las mejores. Cuánto sufrimiento nos espera. Viva! XDDD
      Besotes y gracias por pasarte!

      Eliminar
    2. tienes el libro en pdf? yo ame el primero y ahora busco el segundo por cielo, mar y tierra....ya estoy al borde de la desesperacion, SI ALGUIEN LO TIENE QUE SE APIADE DE MI Y ME LO ENVIE POR FAVOOOOOOR

      Eliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)