martes, 14 de mayo de 2019

Sweetest Scoundrel (Maiden Lane 9), Elizabeth Hoyt

[SPOILERS DE LA SERIE MAIDEN LANE]

[Libro no publicado en español]
Remilgada, correcta y ahorrativa, Eve Dinwoody es toda una profesional a la hora de proteger la inversión de su hermano. Pero, cuando accede a controlar los fondos del jardín del placer más importante de Londres, Harte's Folly, se encuentra dándose de bruces contra un sinvergüenza exasperante que no quiere ser controlado.
Descarado y atrevido, Asa Makepeace no tiene tiempo para una tacaña mojigata como Eve. Como dueño del jardín, ya tiene que lidiar con sopranos ególatras y tenores temperamentales, así que no va a dejar que una aristócrata le dé órdenes... por muy seductora que sea.
A pesar de su falta de experiencia en el teatro y de sus feroces encontronazos con Asa, Eve está decidida a convertir Harte's Folly en un gran éxito. Pero, cuanto más intenta manejar al testarudo libertino, más complicado es ignorar su seductor encanto y puro magnetismo. No pueden negar el abrasador fuego que surge entre ellos y tratar de apagarlo sería la mayor insensatez de todas.


No sé cuándo se publicará esta reseña ni si hará mucho de la publicación de la anterior de la serie, pero lo que sí sé es que dejé pasar demasiado tiempo entre la lectura de ambos, con lo que cogí Sweetest Scoundrel casi sin recordar el anterior. Tampoco es que pase mucho porque enseguida le coges el aire y estás otra vez en el mundo enagüil sucio de Maiden Lane. En esta entrega volvemos a los hermanos fundadores de la serie, en concreto a Asa Makepeace, del que no conocemos nada salvo que está totalmente alejado de su familia (es una Francesca Bridgerton de la vida pero con peor carácter) y que es el dueño del jardín del placer en el que Apollo se refugió cuando... Bueno, leed su libro 😂. El jardín es la vida de Asa pero está más tieso que la mojama y necesita inversores que financien su reconstrucción, con lo que no duda en asociarse con el Duque de Montgomery, el perturbador y buenorro malvado Valentine Napier, el cual, por cosas de sus perversidades, se encuentra fuera de Inglaterra. Pero Val deja como dueña de las finanzas a su hermana Eve Dinwoody, una mujer traumatizada y de poca belleza con gran sensibilidad, inteligencia y suficiente carácter como para ir a perturbar a Asa en mitad del refrote que se está pegando el muchacho y decirle que, a partir de ahora, no le va a dar ni los buenos días.


Que sepas quién manda aquí, chavalote

Queridas, estamos a unas alturas de la serie en las que están todos los libros conectados como las piezas de un reloj, pero este se puede leer más o menos bien de modo independiente (aunque la historia secundaria no os va a resultar tan atrayente como si hubierais leído en orden, claro). Pero lo que os he contado es básicamente el libro, la lucha de Asa por reconstruir el jardín y la de Eve por ayudarle y, de paso, enamorarse de él y solucionar sus traumas. Porque sí, este libro tiene trauma por medio, el de Eve, que le impide tener cualquier tipo de contacto con varón viviente, basta un roce de una mano masculina para que a Eve se le retraigan los ojos y hasta las ganas de vivir.


Pues, como le roce una cola, lo mismo se pone en órbita

Pues esa es la gracia del libro, ver cómo se relacionan Eve y Asa. Tras el desafortunado primer encuentro queda bien claro que no pueden ser más distintos: él, una fuerza de la naturaleza de palotismo salvaje sin una libra, y ella, una feúcha mosquita muerta que tiene la llave de las libras de su hermano. De que Asa consiga acercarse a ella y ganarse su confianza dependen el futuro de su jardín... y de él mismo, ya que su vida está ligada a su negocio. Es un planteamiento muy nadista, no os voy a engañar, pero tengo que reconocer que tres cuartas partes del libro me las he merendado sin darme cuenta, centrado como estaba en la relación de los protagonistas. No es este un libro en el que se pasen la vida discutiendo por sus enormes diferencias, y tampoco es uno de esos en los que él se la intenta camelar y al final se pilla por ella pero hay malentendidos y blabla. Lógicamente, Asa quiere congraciarse con Eve para que no le corte el flujo monetario pero lo hace a través del trabajo duro y honesto, y de intentar sacar a flote la pasión que Eve esconde y que únicamente sale a relucir cuando saca el carácter con el díscolo Makepeace. Y así, poco a poco, va ganándose la confianza de Eve y su corazón. Y quien dice su corazón dice sus bajos, ya que Asa pronto se da cuenta de que Eve esconde una pasión cercada por su trauma a la que únicamente puede llegar tentándola visualmente con el poder guarreril...


Te van a arder hasta los ojos de mirarme, chica

Como siempre, Elizabeth Hoyt es magnífica en las escenas guarreriles, pero las de este libro me han parecido especialmente buenas. Como Eve no soporta el contacto, Asa la introduce al mundo guarreril tentándola con estímulos visuales, así que, hasta que llegamos al refrote propiamente dicho, hay algunas secuencias en las que Eve únicamente 👀 pero no ✋. Y claro, tú lees y Asa hace y... 🔥🔥🔥🔥🔥🔥🔥. Además, son escenas en las que queda bien claro lo que es dar el consentimiento, no se hace nada que Eve no quiera que se haga, es ella la que marca el ritmo guarerril. Pues eso, que en este libro volvemos a comprobar el poder calentorro de una buena secuencia y que no hace falta que estén todo el día percutiendo para que las lectoras tengamos que echar mano del abanico xixil. Un diez para Elizabeth Hoyt en ese sentido. Pero no todo el monte es orgasmo orégano en este libro, que a la relación de Eve y Asa hay que unir los constantes intentos de sabotaje del jardín y una peculiar trama secundaria relacionada con Val que nos deja más intrigadas con la figura del duque (si es que eso era posible). Eso sí, tampoco esperéis un complejo retrato psicológico de los personajes porque no lo hay (aquí con conocer por encima lo básico de ambos vamos serviditos). Y ahora, lectoras sagaces de este humilde blog, es cuando os preguntáis que dónde está el problema del libro, si tanto me ha gustado. Pues en la última parte, donde Elizabeth Hoyt se debe haber cansado de escribir y soluciona las tramas en un plis. Ya sé que eso pasa mucho pero aquí he notado especialmente que la Hoyt monta un tinglado de lo más interesante y de un modo facilón y desganado lo resuelve todo. ¿La trama de intriga? Plis, resuelta. ¿El conflicto amoroso? Plas, resuelto. No hay sorpresa, emoción, sufrimiento lector, NA-DA. Suelo tener mucha manga ancha con los finales flojos pero es que este me ha dejado con cara de "no me puedo creer que lo termine así". 


Y esa cara me viene fatal, que me salen arrugas

[Y, por supuesto, no le falta el dichoso cuento con el que abre los capítulos que, de nuevo, me he vuelto a saltar]

Sweetest Scoundrel es un libro nadista pero muy entretenido, ágil y hot que teje muy bien varias tramas para, al final, resolverlas del modo más facilón y flojo posible, dejándote con la sensación de que podría haber sido un libro mucho mejor. Aún así, son unas enaguas decentes que no te quitan las ganas de seguir paseando por Maiden Lane.

Por todo esto se lleva en nuestro Gandymetro...

3'5. Asa, si quieres cuidar un jardín, puedes meter mano a mi seto


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This

6 comentarios:

  1. ------->>> (es una Francesca Bridgerton de la vida pero con peor carácter) Gracias a Dios, por que recuerdo lo sosita que era la moza, parecía adoptada jajajaja, tiene muy muy buena pinta el libro!!! me llama bastante, muy buen post, besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sangre Bridgerton no podía llevar XD.
      Muchas gracias por leernos y comentar siempre, Noe!

      Eliminar
  2. Hola!!
    Otro para la lista, y dije que este año la empezaba y creo que me voy a comprar el primero porque sino me veo con las uvas.....
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con esta serie tienes lectura para una vida, Pepa 😆, pero yo creo que merece mucho la pena leerla. Ya te iré leyendo si al final te pones!
      Muchas gracias por pasarte!!

      Eliminar
  3. Buaaaaaaaaaa!! por qué no los traducen??????? Compré uno, lo intento, pero no es lo mismooooooooooooooooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo entiendo, porque es un serie bastante conocida y de éxito, pero aquí es una escritora olvidada por completo. Una pena.
      Muchas gracias por comentar, Anita!

      Eliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)