lunes, 16 de marzo de 2015

Corazón audaz (Trilogía Highland 2), Marsha Canham


Las Highlands se están movilizando para la rebelión. Miles de hombres han abrazado la causa de los Estuardo y han jurado lealtad a su patria. Entre ellos está Alexander Cameron, un intrépido guerrero dispuesto a dar la vida por una tierra de la que ha estado alejado demasiado tiempo. Pero la vida de Alexander ya no le pertenece. Mientras Escocia se prepara para la guerra, en Inglaterra espera impaciente Catherine Ashbrooke, la otra gran causa en el corazón de Alexander, una mujer para la cual la única patria que importa es el hombre al que ama y que no está dispuesta a sacrificar su amor por una guerra.


Como ya dije en la reseña de Orgullo de casta, a pesar de que el final era muy abierto y te deja ciscándote en todo, hice una pausa y leí Cautiva en la oscuridad. No me arrepiento de mi decisión, porque alternar las novelas hace que vuelvas a unas y a otras con otro espíritu. Después del atracón que me pegué con todas las de El jinete de bronce, mi cabeza ha agradecido que no siguiera inmediatamente con Corazón audaz, aunque me metí en otro fregado con el dark romance de las narices gracias a que Kim me abre el apetito con esas cosas raras que ella se echa al cuerpo.

Sí, Kim, lo creo y lo afirmo

Una vez terminada esta segunda parte de la trilogía, puedo ya decir sin miedo a ser exagerada algo que dejé caer con Orgullo de casta: Marsha Canham está al nivel de Diana Gabaldon con estas dos entregas. Sabemos que levantas una piedra en el mundo de la novela romántica e histórica y te aparecen miles de libros ambientados en las Tierras Altas. Pero creo pocas tienen una documentación tan concienzuda como las de estas dos señoras, al menos por lo que yo he leído con kilts de por medio. No voy a citar a la bicha (ya sabéis a quién me refiero) y su infame trilogía highlandera para afirmar que la mayoría suelen estar ambientadas en la Edad Media, con algunas referencias al momento histórico, pero casi ninguna que se mete en el siglo XVIII y el final de los clanes como hacen las dos autoras citadas. Sabiendo como sé de qué va la cosa y el destino que les esperaba a los escoceses (ay, Culloden...), he leído la novela con interés, aunque a veces el tema político pueda ser un poco farragoso, mas absolutamente necesario para entender toda la trama. Y no me digáis que la Gabaldon no es una rollera de cuidado porque mentiríais como bellacas.


Aquí, aburriendo a las cabras con un poco de politiqueo

Y dicho todo esto tan serio, paso un poco a darle vidilla a la reseña. Corazón audaz es una novela más redonda si cabe que Orgullo de casta. Ésta peca de demasiado facilona para mi gusto, mientras que la segunda entrega tiene giros más inesperados, sorpresas hasta el final y drama, mucho drama. Y lo mejor: hay añdskjfañslkjdfñlskdjfñalsjkdfas del bueno, algo aún más difícil si eso que tanto nos gusta que es la tensión sexual no resuelta ya está más que superada. Cuando lees escenas de sexo tan bien contadas, es que se te caen las enaguas al suelo si no te han explotado antes. Qué lujo de escritora. No estás pensando en que ya están otra vez, sino que quieres leer cómo lo hacen, porque no es el mismo polvete todo el tiempo (y no quiero señalar a nadie, ejem). Si a eso añadimos unos diálogos previos divertidos, picantones y llenos de segundas intenciones, pues como que tienes que sacar el abanico de los Locomía para dar abasto a los calores, no digo más... Sólo añadiré que la otra noche miré en los altillos del armario de la cocina para ver si había alguna botella de coñac, porque se puede beber sin necesidad de vaso, copa o similarñadskfañsldjkgalñsjkdgasñgjas.

Nada, ni con los cuatro abanicos a la vez

Aparte de todo esto que nos pone perracas, los personajes van estando cada vez más perfilados. Catherine sigue siendo cabezota, a veces demasiado, pero es muy joven y madura rápidamente por todo lo que le va pasando; Alexander mantiene su carácter de hombre de palabra y ve cómo su amor por Catherine lo mantiene vivo y lo está transformando; Aluinn y Deirdre son una pareja sin complejos, que se quiere hasta límites insospechados... Y luego tenemos a esos malos que resurgen con fuerza para culminar sus planes: Hamilton, que desea a toda costa vengarse de la afrenta que sufrió ante Alexander; Lauren, aún más ambiciosa que antes, capaz de todo por enriquecerse; y muchos más ases en la manga que Marsha tiene escondidos para mantenernos alerta, porque no todo el mundo es lo que parece y menos con un conflicto bélico o una suculenta recompensa de por medio. Y es que Alex se parece mucho a Jamie Fraser (cuyo clan es citado en la novela) en que su cabeza tiene un precio y son demasiados los que la pretenden. 

¡Eh, Cassie, que yo estaba antes en tu corazoncito! ¡Mira qué pechote!

[Ay, Jamie, que Alex tiene muchos pelos y dice cada cosa que ñakdjañsljfañlsdjkfañsjkfas]

Por otra parte, Marsha ha investigado en los clanes de forma exhaustiva, de forma que todos y cada uno de los personajes que salen, exceptuando a los protagonistas, son reales, incluyendo a los hermanos de Alex, aunque la autora se encontró con un auténtico Alexander (Alasdair) Cameron en esa familia cuando se documentaba para su segunda novela si no recuerdo mal. En el caso de la tercera, está dedicada a un interesante personaje, la coronel Anne, mujer de armas tomar que realmente existió y que aquí ya hace su aparición. Supongo que tendrá una historia muy atractiva si Marsha se decidió a escribirla, aunque haya añadido cosas de su cosecha.


¡Yo sí que fui una guerrera y no las Pichotes de MM!

Al principio decía que Marsha se podía poner al mismo nivel que Diana. También en lo que a parte cabrona se refiere, queridas. Es verdad que Diana sigue teniendo el puesto número uno por encima de Paullina Simons y ex aequo con GRR Martin (que no tiene hueco en este blog al no escribir novela de corte romántico, pero cabrón es un rato), pero Marsha no se queda corta en algunas cosas, desde luego. Sin llegar al mierdeo de la Simmons en El jardín de verano o al continuo maltrato a sus personajes de Diana Gabaldon, Marsha también nos hace sufrir un rato y alguna puñalada trapera nos mete para que no nos acostumbremos a lo bonito.

De izquierda a derecha: Marsha, Paullina y Diana

Tengo en la reserva Honor de medianoche y seguro que caerá. Acabo de terminar Seducida en la oscuridad y, antes de que se me vaya la olla, seguiré dándole a las enaguas, esta vez con Laura Kinsale...

Por todo esto, le damos en nuestro Gandymetro...

Alex, te invito a un barril de coñac

8 comentarios:

  1. Ay Cassie qué alegría me da leerte :))))))))
    Tenía miedo con este libro, no tanto por lo chapa que a veces es Marsha con el politiqueo jajajaj más bien con el final que pensaba vendrías a hacerme una visita y a apuñalarme mientras dormía por haberte metido en semejante sarao xDDDD
    Así que estoy contentísima de que lo hayas disfrutado :) Se ve por tu reseña lo mucho que lo has disfrutado leyendo y lo mucho que aprecias todo lo que se ha documentado esta mujer para no olvidarse de ningún detalle. A mi Marsha Canham me gusta mucho cómo escribe. Si te apetece seguir con ella, pero en este caso con piratas jeje, te recomiendo éste: http://www.sweetaddictionbookclub.blogspot.com.es/2014/08/la-rosa-de-hierro-de-marsha-canham-te.html
    A mi me encantó!! :)

    Sigue disfrutando de la Kinsale que después de Caleb veo que te hace falta jajajajaja
    :-*******

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apunto al pirateo, por supuesto e.e La verdad es que después de las patadas que nos sueltan Diana y Paullina, lo de Marsha es una pequeña bofetada, jajaja. Ya en serio, me parece una buena escritora, narra bien y se documenta mejor. Si encima te pone una historia de amor con su perraqueo, pues mejor aún. ¡Gracias por comentar y por las recomendaciones!

      Eliminar
  2. Bueno, vaya pedazo de reseña!!!! Con todo lo que dices, a ver quién no se lee estos libros!!!!!! Otra cosa es que les encuentre hueco, pero ya sabes que MeCabe todo y para un buen highlander siempre tengo espacio, jejeje.
    Mil gracias por descubrirnos estos libros!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Capaz eres de leerte "Honor de medianoche" antes que yo, que nos conocemos, jajaja...

      Eliminar
    2. Pero tía, qué borde!!! XDDDDDD Te voy a hacer el cibervacío y un unfollow y un de tó! XDDD

      Eliminar
    3. Voy a aprovechar mi comentario previo para comentarme a mí misma en un ejercicio de tontismo supremo y decirte que acabo de terminar esta novela y no me he deshidratado llorando por mi ya conocido corazón de patata, pero no por falta de oportunidades. Todo el libro lo he leído con el corazón en un puño, porque sabiendo hacia dónde se encaminaba todo... Pero qué bien contado, de verdad, qué gustazo más grande leerlo. Hasta la trama política, que siempre es un coñazo, aquí me ha pasado mejor.
      Y de Alexander qué te voy a contar... Que madredelamorhermosopamíloquiero!!!!!! Qué chulazo. Es un grandísimo personaje. Suscribo todas tus palabras, especialmente las que involucran al brandy... (que lo he leído en inglés y ahí es brandy XD). Ay omá qué calorazooooooooooooooooooooooooooooooooooo
      Estupendísima reseña, guapa!!!
      Besotes!

      Eliminar
  3. Esto suena interesante para las vacas de verano en una amaca. Me lo anoto.

    ResponderEliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)