martes, 24 de enero de 2023

Georgie, All Along, Kate Clayborn

[Libro no publicado en español]
La durante mucho tiempo asistente personal Georgie Mulcahy ha hecho de su carrera anteponer las necesidades de otros a las suyas. Cuando un inesperado descalabro la aleja de su ajetreado trabajo en Los Ángeles y la lleva de vuelta a su pueblo, Georgie debe afrontar una realidad incómoda: sus propios deseos siempre han sido una desconcertante página en blanco.
Pero entonces Georgie encuentra algo olvidado, un diario de historias inventadas que escribió de adolescente lleno de posibilidades que una vez imaginó. Para una abrumada Georgie, las sencillas ideas que llenan el diario son una vía de salvación, una guía para comenzar un nuevo camino.
Los planes de Georgie chocan con un obstáculo cuando se planta cara a cara con su compañero de piso, Levi Fanning, que en una época fue el chico más problemático del pueblo y ahora es el más ermitaño del pueblo. Pero el tranquilo y hosco hombre es más que su reputación y le ofrece a Georgie su ayuda en su nueva misión. Mientras los dos avanzan en la lista de tareas de Georgie, esta empieza a darse cuenta de que lo que realmente quiere puede no estar escrito en su diario sino a su lado, si ambos son capaces de encontrar el modo de dejar marchar los pasados que los retienen.
Goodreads ❤  Amazon


Vengo hoy con una reseña que más calentita no puede ser, y no precisamente porque venga un maromo a enseñar el rabo. 

¡Ya os lo enseña un cerdo!

De verdad, qué difícil es intentar hacer un chiste de rabos... En fin, que la reseña es calentita porque el libro se ha publicado hoy mismo y yo tengo que agradecerle al señor Netgalley que, en una de esas locuras que tiene de vez en cuando, me diera este libro anticipadamente porque estoy escribiendo esta reseña y la versión digital en preventa cuesta más de diez euros. Eso sí, los pagaría porque lo he adorado.

Bueno, no los pagaría porque es un robo y yo, pobre

Chica, es que vaya precios... Pero bueno, que Georgie, All Along me pareció totalmente delicioso, una de esas lecturas que cierras y tienes ganas de volver a abrir para releerla deleitándote. Y, ojo, sin tener nada especial, porque es una historia pequeñita con un par de personajes que adoras narrada de un modo distinto y maravilloso que me llegó especialmente. 

Para completar mi 2022 de pueblitos encantadores (porque este libro lo leí a finales del año pasado), me encontré aquí con Georgie Mulcahy, una chica que trabajaba como asistente personal de una famosa en Los Ángeles y que se encuentra sin trabajo cuando a su jefa le da la ventolera de cambiar de vida e irse a ver cómo le crecen unos hombres en un bancal en un pueblo de Albacete. Sin trabajo y un poco perdida, aprovecha la excusa de que su mejor amiga ha regresado al pueblo y va a dar a luz para volver, ayudarla y, de paso, ver qué puede hacer con su vida. En esto que está en casa de sus padres (que están convenientemente de viaje) y allí que entra como Pedro por su casa un maromazo que se parece sospechosamente a Evan, su crush adolescente.

¡Yupi!

Pero no es Evan sino su problemático hermano mayor Levi Fanning.

¡Yupi mucho más enfático!

Hombre, es que tú sabes que eso de que sea su hermano por algún lado nos tiene que dar jueguecito, jur jur. Y resulta que Levi entra por casa de Georgie como si estuviera en la suya propia porque los padres de Georgie son un poco así de aquella manera (locuelos) y no recordaban que, como amigos y residentes en el pueblito encantador que son, tienen buena relación con él y le dieron las llaves de su casa para que se quedara allí mientras a él acababan de reformar la suya. Vamos, que Kate Clayborn se inventa unas romance reasons de las que nos gustan para que Georgie y Levi tengan que vivir juntos. A eso hay que sumarle que Georgie empieza a trabajar para la familia de Levi y que este no se habla con ellos desde hace años.


Mejor te va a parecer el pisto cuando sepas que Georgie ha decidido reconducir su vida siguiendo los retos que se marcó en su diario de adolescente, que Levi le va a ayudar y que en ese diario aparece constantemente el nombre de Evan rodeado de corazoncitos...


Ya os he dicho que es una historia sencilla pero no por ello deja de tener su miga. Georgie está muy perdida, ya que en algún momento se desvió de sus sueños y se dedicó a cumplir lo que otros querían, así que la vuelta al pueblo y la lectura de su viejo diario le sirven de acicate para cumplir ilusiones y retos que se dejó por el camino. Levi, sin embargo, se encuentra en un momento totalmente distinto de su vida. Tras una época de lo más disoluta que acabó en la ruptura de relaciones con su familia, se ha convertido en un comedido solitario que solo necesita tranquilidad y a su perro. Pero conocer a Georgie es el rayo de luz que necesita su gris vida y sabe, casi desde el principio, que no puede exigirle estar con él pero que la necesita casi tanto como el aire que respira. 

Yo, durante la lectura

A pesar de que yo haya descrito todo de un modo más bien moñas, el libro no lo es. No sé si Kate Clayborn escribe así habitualmente (es mi debut con ella) o ha sacado su magia para este libro, pero ya desde las primeras páginas te das cuenta de que no te vas a encontrar con una historia convencional, ni por la protagonista ni por la narración. A pesar de haber adorado muchísimo a Levi, el rey de los padentristas, Georgie es la estrella del libro. Ella es alguien especial, brillante, divertida, encantadora, una fuerza de la naturaleza que todo lo que toca lo ilumina y lo llena de vida. Levi es su total opuesto, un hombre retraído (que no borde) lleno de sombras que aspira a tener la luz de Georgie a su lado pero que no quiere tocarla por si la estropicia. Pero vamos, que la toca,       porque a ver si creéis que a Levi solo se le alegra el corazón con Georgie...

Levi, padentrista y palotista

La otra gran estrella del libro es el modo en el que está narrado. Como lo mío son las tontunas y no las palabras, no sé describiros cómo está escrito, solo sé deciros que es muy especial, que no cursi ni moñas, me ha parecido todo muy natural y sin artificios. No hay búsqueda de la sensiblería ni florituras literarias pero sí mucha emotividad, logra transmitir a la perfección no solo lo que piensan los protagonistas sino también lo que sienten, Kate Clayborn consigue hacerte llegar los sentimientos de los personajes más allá de las palabras que utliza. Incluso ha logrado que me encante cómo soluciona una cosa que suelo odiar, eso de que me cuenten algo a posteriori y no mientras ocurre. El libro, sin dejar su sencillez, logra que veamos lo complicada que puede ser una vida normal y corriente, lo fácil que es perdernos por el camino y lo difícil que es encontrarnos y, sobre todo, no nos trata como idiotas y nos da unos personajes que meten la pata, que piden perdón, que arreglan lo que puede arreglarse y que viven su vida sabiendo que hay cosas que irremediablemente no tienen solución. Además, me parece que ha evitado lo facilón en muchas ocasiones y nos ha dado una historia mucho más normal y, justo por eso, más efectiva. Y todo con sus escenas hot bien contadas y con su chicha, y su tono verdaderamente optimista. Digo esto de optimista porque no es una novela de esas que te dicen uplifting y te arrean un Yo antes de ti, que lo único que te dan ganas es de tirarte por la ventana. Aquí, no. Aquí poco a poco se te va poniendo la sonrisa en la boca y acabas que quieres besar a Levi, a Georgie, a Kate Clayborn y al cajero del Mercadona si pasa por delante, tal es el buen rollo que se te queda dentro. Soy consciente de que tiene partes más flojas (he acabado un poco del diario hasta el xirri), pero la sensación general era tan buena y yo estaba disfrutando tanto que eso no empaña mi experiencia.

Georgie, All Along ha sido una gozada de principio a fin. Un libro distinto, fabulosamente bien escrito, con cero tonterías, muy emotivo, divertido, con maromazo y con una protagonista que enamora. Os deseo a todas que baje de precio, lo podáis comprar y lo disfrutéis tanto como yo. Y si no os gusta, a mí no me lo digáis 🤣.

Por todo esto, se lleva en nuestro Gandymetro...

Me regalan este maromazo y con los dientes le quito el lazo


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This

3 comentarios:

  1. Hola
    ¿Albacete?🤣
    Cuánto me alegro de que lo hayas disfrutado tanto, ya toca de vez en cuando.
    A priori ya sabes que son historias que yo no suelo leer, tantas casualidades no dejan de sorprender. No tan solo que él esté viviendo en la casa de los padres de ella sino que los sus padres sabiendo que ella va ni se lo digan 😅
    Pero a nadie nos amarga un dulce y se dice es que está tan bien si lo traducen quizas me anime 😉
    A veces una trama sencilla pero bien contada hace disfrutar mucho de la lectora
    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Hola, no pinta nada mal, lo tendré en cuenta, bss

    ResponderEliminar
  3. Genial, me la apunto. Pero para cuando está mucho más barata. La única que he leído de Kate Clayborn no me hizo demasiado tilín. «Beginner's luck», dos estrellas, me pareció contemporánea NA sin nada especial y no me expliqué cómo le gustó a tanta gente. Desde entonces no he querido catarla de nuevo. A ver si con esta le encuentro el gusto.

    ResponderEliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! 😘