lunes, 27 de agosto de 2018

What it takes, Jude Sierra

[Libro no publicado en español]
Poco después de que la familia de Milo Graham se mude a Cape Code este conoce a Andrew Witherell, comenzando así una amistad de por vida, basada en unos vínculos profundos, fuertes secretos y planes para el futuro. Cuando Milo regresa de la universidad para asistir al funeral de su dominante padre, él y Andrew por fin dan rienda suelta a su atracción mutua. Pero, dudando de su valía, Milo decide cortar los lazos que le unen a su amigo de la infancia. Las circunstancias de la vida hacen que, convertidos ya en hombres, ambos regresen a casa y no puedan negar los sentimientos que durante tanto tiempo han intentado contener. Pero... ¿tendrán lo necesario para que sea un amor duradero?


Otro mes que termina y otro libro del reto Doce meses, doce pares de boas que os reseño por aquí. Elsa ha decidido matarme lentamente eligiendo libros para probar mis límites, ver hasta dónde puede llegar mi estómago lector, mi cordura mental, mi cuerpecito haggardiano. Y es que este mes me ha tocado un libro... un libro... sentimental 😯, cuqui 😰 y Young Adult

Kim ante este subgénero

[Bueno, también es New Adult, pero no iba a estropear una gracia con la verdad...]

Milo Graham tiene una familia que Dior la guarde pero dentro de una caja bajo el mar. Bueno, al que debe guardar es a su padre, que marca por completo la existencia de nuestro maromo. Siendo un niño cambian su residencia a un sitio estupendo con playita donde Milo conoce a Andrew Witherell, un chico simpático y alegre que se va a convertir en su mejor amigo y en esa persona en la que confiar cuando todo va mal y no se ve salida. Van creciendo, la vida va pasando, las colas los sentimientos se van desarrollando y lo que es una amistad irrompible pasa a llevar añadida la etiqueta de "amor por el que suspiro pero nunca podré tener". Aunque tal vez sea mejor soñar con lo que no puedes tener que tenerlo al alcance de tu mano y saber que está destinado al fracaso...

¡Vida! ¡Déjame ser feliz!

Vamos a ver, de verdad, qué ganas tienen algunas personas de hacerme grietecitas en mi corazón de pedrusco. ¡Sí, Elsa, eso va por ti! ¿Por qué me pones estos libros en el reto? ¿Por qué me haces pensar -que lo he pensado yo sola sin que ella diga nada, pero me gusta echarle la culpa siempre a los demás- que voy a tener en mis páginas a dos machotes guarrindongos y me haces leer un libro cuqui de mucho sentimiento pero poco guarrerismo destinado a que lea abrazada a mi almohada y sufriendo por los personajes? ¡Que quiero ser feliz! Lo peor de todo es que What it takes tiene mucho de lo que huyo a la hora de escoger novela romántica... y, aun así, me ha gustado.

Elsa celebrándolo

Es un libro de amigos a amantes, un nadismo sentimental en el que lo importante es la relación entre los protagonistas y sus sentimientos, nada más. Es cuqui y muy romántico pero ni vemos grandes demostraciones de amor y gestos grandilocuentes, ni alegrías y palotismos. Está lleno de sentimientos puros y sin pulir, de ese amor enorme y sin barreras que solo puedes sentir cuando la otra persona es la que da sentido a tu existencia, y de cómo debes acabar aprendiendo a cerrar el grifo del sentimiento incontrolado para proteger tu corazón. Los dos protagonistas son absolutamente maravillosos (que no perfectos), no podría elegir entre ellos (yo y mis sandwichitos maromiales #Ñam). Ambos tienen unas personalidades muy definidas que vemos evolucionar según van creciendo, haciéndose más complejas, ricas y reales. No son personajes planos y me ha gustado que no sean un estereotipo con patas (el sinvergüenza de sentimientos ocultos, el adorable que luego es un fucker, el traumado que se destraumatiza en las páginas finales...) sino que sean una mezcla de muchas características sueltas. Los he sentido encima reales y me han despertado mucha ternura y muchas ganas de abrazarles y darles cariño. ¡Y nada más! Porque, efectivamente, no me han despertado palotismo lector.

¿Pero qué me dices, Mari?

Pues sí, queridas, no vengáis a este libro por el guarrerismo porque chascazo que os lleváis. Es un libro romántico y sentimental pero muy poco sexual #MegaRanciedadFriendly. Hay guarrerismo pero muy muy poco y, el que hay, es descriptivo pero está tan mezclado con lo que sienten los personajes que no vais a ir arrastrando el culo por el suelo mientras leáis, más bien vais a estar abrazados al peluche de encima de la cama mientras os salen corazoncitos y lagrimitas por los ojos. Pero vamos, que tampoco es un río de llantos que nos salen por las lentejuelas. Gran parte de la culpa el modo de Jude Sierra de contarnos la dura pero bonita historia de amor entre Milo y Drew, centrando el libro exclusivamente en ellos dos y en sus sentimientos, citando casi por compromiso todo lo que pasa a su alrededor (situaciones cotidianas, dramas, enfermedades, separaciones... Vamos, la vida). Las secuencias son cortas y siempre conocemos lo que sienten los personajes pero sin rebozarnos en un charco de sentimientos extremos. Y es que este libro podría haber sido un dramón de tomo y lomo, ya que las circunstancias que Milo arrastra son terribles, y marcan su carácter y su comportamiento, además de su relación con Andrew. Sin embargo, Jude Sierra decide que lo importante es la burbuja que forman Milo y Andrew, sus sentimientos mutuos, cómo se complementan y entienden. La vida pasa alrededor de esa burbuja y les afecta, pero para el lector es como un ruido lejano, que suena pero no distrae. Somos parte de la relación de Milo y Andrew y sufrimos con ellos, especialmente en la fabulosa primera parte, cuando están descubriendo qué es vivir y enamorarse (manda eggs que la parte que más ma haya gustado sea la de ellos de adolescentes #MátameCamión). La segunda parte es menos emocional y menos especial, aunque con estos dos cualquier cosa que vivamos sigue siendo bonita. Como os he dicho, este libro tiene todo para que me pareciera un apocalipsis moñas pero, gracias a cómo nos muestra Jude Sierra la historia, para mí ha sido una experiencia muy bonita, de esas lecturas en las que se me deja leer tranquila sin agobiarme con kilos sentimentaloides y no me dan ganas de acabar con todo adolescente que se cruce por mi camino.

What it takes es un libro sencillo, sentimental y romántico, en el que vemos la historia de un amor capaz de sobreponerse a la dureza de la vida y de los corazones rotos, contada con cariño y sensibilidad, y destinada a abrir la compuerta sentimental hasta de los corazones más duros. ¡Pero yo no he llorado! ¡Muajajajajajaj!

Por todo esto le damos en nuestro Gandymetro...

Si buscáis un cobijo calentito, en mi corazón tenéis un cobertizo


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This

2 comentarios:

  1. Que mano tiene Elsa recomendando libros, que arte!!
    Pues si, tiene pinta de que me puede gustar! seguro que yo suelto la lagrimita!! jajajajaja en cuenta lo tengo. Buen post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que sí, es sentimental pero no moñas, una historia muy bonita. Qué haríamos sin nuestra Elsa!
      Muchas gracias por pasarte, Noe!

      Eliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)