martes, 20 de junio de 2017

The night mark, Tiffany Reisz

[Libro no publicado en español]
¿Abandonarías tu vacía vida por vivir otra junto a la persona que amaste y perdiste? Faye lleva cuatro años llorando la muerte de su marido Will y vagando por la vida sin esperanza ni alegría. Pero cuando una de sus pasiones y un misterioso faro se cruzan en su vida, se presenta ante ella la oportunidad de revivir junto a esa persona que creía para siempre perdida. ¿Estarías dispuesto a dejarlo todo por volver a vivir y a sentir, incluso a riesgo de no ser correspondido? ¿También lo harías si para ello tuvieras que vivir en 1921...?


El primer libro de novela romántica que recuerdo haber leído fue El invierno de nuestro desconsuelo de Catherine George. En él, Leonora se despierta con un golpe en la cabeza y no recuerda ni cómo ha llegado hasta el lugar en el que se encuentra ni su propia identidad 😱. Y allí, en esa isla galesa, la encuentra el doctor Penry Vaughan, que está hasta la punta del na**o de mujeres pero no puede evitar sentirse atraído por ella. Mola, ¿eh? Ay, Penry, tú has sido el origen de tantas y tantas cosas... (Cuando leáis por aquí algo de Penry, ya sabéis de dónde viene). Bueno, este libro es un Harlequin de principios de los 90 y tiene un rating en Goodreads de 2,62 pero eso es porque nadie lo ha puntuado como lo haría yo, con el cariño que me traen sus recuerdos, la emoción de leer que allí iba a haber tomate del bueno. Y yo, con los ojos como platos, claro.

-Muy bien, Kim, pero aquí has venido a contarnos tu opinión sobre The night mark, el libro de tu adorada Tiffany Reisz. ¿Qué haces contando batallitas cual abuela cebolleta?
-Bueno, queridas, he considerado que es mejor contaros cualquier cosa antes que mi opinión de este libro. De hecho, hasta ese Harlequín de los 90 es mejor que este libro...


Sí, así está el corazoncito de una fan cuando espera como agua de mayo un libro y va leyendo y ve que la cosa no va y, cuando lo hace, es para ir a peor. Faye Barlow está casada pero lleva cuatro años siendo la sombra de lo que era, desde que murió Will, su anterior marido y verdadero amor. Ahora que su matrimonio con Hagen se desmorona, intenta retomar su vida y vuelve a una de sus grandes pasiones, la fotografía. Gracias a ella, viaja a una isla (que ya conocemos de The bourbon thief) en la que descubre fascinada un antiguo faro y una fotografía de su farero en los años 20, Carrick Morgan, un irlandés tremendamente parecido a su difunto Will... ¿Cómo se os queda el cuerpo? Ay, esperad, que os tengo que decir que Faye viajará al pasado y podrá comprobar en persona si Carrick y Will son tan parecidos o es una ilusión óptica. Ahora sí, ¿cómo os habéis quedado?

Más tiesas que la mojama

Así me quedé yo pero cuando lo estaba leyendo porque madre del amor hermoso qué libro más infumable. No hay nada peor que tener muchas expectativas puestas en algo porque tienes grandes probabilidades de que se te desmorone todo cual castillo de naipes. Vaya por delante que, como las asiduas a este blog saben, adoro a Tiffany Reisz. He leído todo lo que ha escrito, hasta las historias breves, y con todas he disfrutado (algunas incluso son de mis favoritas). Por eso podéis imaginar lo que para mí supone poner verde uno de sus libros. Pero qué queréis que os diga, no veía la hora de terminarlo. Los viajes en el tiempo son muy recurrentes en la novela romántica y no siempre con buenos resultados pero yo pensaba que la Reisz, estando como una cabra, nos iba a regalar una historia estupenda, emocionante, con su amor imposible que cruza océanos de tiempo para reencontrarse, que diría el Drácula de Coppola, y nos haría sonreír y soltar la lagrimita. ¡ERROR! Aquí el amor aparece porque la escritora lo dice, no porque tú lo veas, y los océanos de tiempo se cruzan con tanta asiduidad que tendrán el cacharrito ese de pagar en el peaje, porque madre mía, qué tráfico tienen las vías temporales, ni la carretera hacia la playa cuando empiezan las vacaciones de verano, ni el metro en hora punta. Y nada de viajes tipo Forastera, esto está más cerca de Posesión infernal pero sin Ash con su motosierra para acabar con nuestra tortura.

Prefiero quedarme con mis demonios, Kim

Uno de los grandes problemas reside en la protagonista, a través la que se nos cuenta (en tercera persona) la historia y con la que no he sido capaz de conectar, básicamente me ha parecido insoportable. Una cosa es estar vacía y eternamente triste por la dramática muerte del amor de tu vida y otra ser una borde seca y rancia con todo el que te rodea. Vale que te has casado con un maromo al que no quieres y que él no es lo más cariñoso del mundo pero eres una tía moderna que se puede divorciar y no amargarnos la vida. Además, menudos coñazos nos suelta, describiéndonos todo lo que se pasa por delante de arriba a abajo. Entiendo que el faro es importante y que el título sale del comportamiento de la luz que emite pero joer, ¿tanto detalle? ¿Tantas veces? Todo esto lo sumas, le pones los viajes en el tiempo, un amor que surge de la nada mientras tú lees tal que así 🙈 y una serie de what-the-fuckismos que hacen que te dé la risa floja y te encuentras con un libro que no tienes ganas de seguir leyendo y que, cuando lo retomas, lo intentas terminar lo más rápido posible para coger otro que te alegre la vida, no sé, The Hating Game (sip, me lo he vuelto a leer #NotEvenSorry) o incluso cualquier otro de Tiffany Reisz, algo que te quite el mal sabor de boca y que no parezca escrito por otra persona o un mono emporrado.

En el club del porro me tienen explotado

Este libro no parece de Tiffany Reisz. No puedo decir que esté mal escrito en un sentido formal, siempre usa un gran vocabulario y unas buenas contrucciones, no nos vamos a encontrar diálogos al estilo La novia pichote, en ese aspecto la Reisz siempre es garantía de calidad. Pero ella nos tiene acostumbrados a una narración con garra, con nervio, con emoción, uh uh uuuuuuuuuuuuuuhhhhh (que diría José Luis Moreno) y aquí eso brilla por su ausencia. Perdemos una cantidad de tiempo increíble conociendo a Faye y sus circunstancias y luego ese tiempo lo echamos de menos en su relación con Carrick, que necesita más páginas para desarrollarse bien. La historia de amor no me la creo y madre mía cómo se resuelven los problemas... Vergüencita ajena o descojone supremo, tú eliges. Si me preguntáis por las escenas ajdhfajkhkjhgdsdhgj y amorosas, hay poquitas, pocos besos y magreos y unos polvos así contados muy por encima y sin descripción. Tampoco el fin era ponernos perracas porque si la historia mola no lo necesitas (yo adoro El diario de Bridget Jones y se soluciona estupendamente la papeleta sin nada de guarrerismo) pero la Reisz habrá querido demostrar que también sabe escribir cosas en las que no estén todos salidos como el pico de una mesa y que no hace falta que le den al guarrerismo cada dos por tres. Tiffany, querida, ya sabemos que eres capaz de emocionarnos sin que tus personajes se friccionen hasta morir pero en una historia de amor nos gusta ver eso, amor. No me queda más remedio que tirar de una de mis frases míticas:

Este libro no es una novela romántica

Y si os dicen lo contrario os están colando una mentira. The night mark es una novela totalmente fallida, un wtfail en toda regla, un paseo de Tiffany Reisz por el club del porro. Una supuesta historia de amor que no conoce fronteras de tiempo que se queda, como dice mi sweetie Sonia (compañera de tortura lectura junto con nuestra querida Gema) en "un manual de funcionamiento de un faro a principios del siglo XX que también nos enseña cómo se hacían en esos tiempos los pasteles y se ordeñaban cabras, entre otras utilísimas e interesantísimas cosas". Yo añado que hay también una mujer que dice que se enamora y prefiere quedarse a vivir en una época sin Netflix ni depilación láser por un pechote idéntico al de su marido muerto. Pos fale. Mira, Tiffany, me duele más a ti que a mí decir estas cosas, en parte porque te quiero mucho, en parte porque tú sigues convencida de que has escrito un libro bueno y he sido yo la que esperaba eso y al final se ha llevado una hostia. Si me vas a dar una sorpresa, que sea un maromazo con la boa envuelta en lazo y no otro truño así.

Por todo esto, le tiramos a la cabeza en nuestro Gandymetro...

Carrick, viaja tú al presente y deja en el olvido pasado este libro

[Y si queréis catar a Tiffany Reisz, por favor, leed cualquier otra de sus novelas, ¡no ésta!]

5 comentarios:

  1. LOOOOOOOOOOOOOOOOOOL. Epic fail donde los haya.
    No me acordaba de mi elocuente descripción de este libro xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD
    No me vuelvo a leer un libro en el que salga un faro en mi fruta vida. Nos ha dejado traumadas pero es que no es para menos. Últimamente está un poco descentrada esta mujer, con eso de experimentar otros géneros está que no atina.
    También comentas lo de que apenas hay perraquismo y tienes razón, será por eso que luego se ha desfogado con The REd xDDDD Todo lo que le falta aquí le sobra al otro jajajaja Pero está claro que lo de Tiffany es la erótica, yo de ella no me movería de ese género o al menos no haría más inventos con faros xDDDD
    Estupenda reseña Kim, ya sabes que estoy totalmente de acuerdo con tu opinión. Espero que la Reisz no nos de más sustos.
    Besotes :-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDDDDDDDDD Tu descripción fue maravillosa, ya sabes que la tenía que poner XDDD
      De verdad, me voy a leer las sinopsis de los libros únicamente para ver si hay un faro por medio XD (menos mal que EIT lo leí antes...)
      Prefiero mil veces que le salga al libro el guarrerismo por las orejas antes que esta cosa. Y ojo que va a escribir otro gótico! Por favor, que follen por los rincones o me subo al faro y me tiro desde él XDDDDDD
      Muchas gracias por sacar un ratito para leer la reseña y comentarla, y por compartir BR conmigo porque leo esto sola y muero XD
      Besotes!!

      Eliminar
  2. Ohhhhhhhh menudo fiasco te has pegado con este libro, vaya tela! encima da mas coraje que se trate de una de tus autoras favoritas pero bueno es normal que siempre haya alguno que no sea tan bueno como los demás, y te ha tocado con este!! buen post

    ResponderEliminar
  3. XDDDDD menudo comienzo de reseña, me parto!
    TÍAAAAA, sale el mono loco!!!! XDDDDDDDDDD
    Pues nada yo este no lo leo, aunque soy capaz de adorarlo y me echáis del Aquelarre, juas!

    Muuuuaks ;-*****

    ResponderEliminar
  4. Me meo con la reseña, en serio XDDDD Pero también me da pena, porque cuando una va a leer a una autora de la que se fía y se encuentra en mitad de una fumada, eso es horrible. ¡Que me lo digan a mí y esos porros de la Kinsale o la Kleypas que me he tenido que tragar!

    Lo de "un manual de funcionamiento de un faro a principios del siglo XX que también nos enseña cómo se hacían en esos tiempos los pasteles y se ordeñaban cabras, entre otras utilísimas e interesantísimas cosas" deja aún más claro qué tipo de novela es ésta: un soberano rollo patatero XDDD ¡Me parece una descripción maravillosa!

    Como siempre pasa en estos casos, lo mejor de libro es tu reseña. ¡Besotes!

    ResponderEliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)