martes, 19 de febrero de 2019

99 Percent Mine, Sally Thorne

[Libro no publicado en español]
Darcy Barrett ha hecho una encuesta global sobre hombres. Ha viajado por todo el mundo y puede decir con total seguridad que ninguno se puede comparar con Tom Valeska, cuyo único defecto es que Jamie, el gemelo de Darcy, lo vio primero y lo reclamó como su mejor amigo para siempre. A pesar de los esfuerzos de Darcy, Tom está fuera de los límites y es un 99% de su hermano. Ese es el problema de encontrar al hombre de tus sueños con ocho años y alcanzar el cénit de tu carrera a los veinte, que a partir de ese momento tienes que aprender a conformarte.
Cuando Darcy y Jamie heredan la cabaña en ruinas de su abuela, esta les deja unas estrictas instrucciones a seguir, que incluyen devolverle su antiguo esplendor y venderla. Darcy planea irse en cuanto la renovación empiece pero se encuentra con Tom en su porche, dispuesto a realizar la reforma. De repente, Darcy necesita quedarse a supervisar para asegurarse de que los deseos de su hermano no arruinen la cabaña, no por las camisetas ajustadas de Tom o esa cara perfecta que le devuelve las ganas de fotografiar. Pronto comenzarán a saltar chispas y no por fallos eléctricos precisamente, y puede que tener un 1% del corazón de Tom no sea suficiente para Darcy.
Ahora, las cosas van a cambiar y va a hacer que Tom sea 99% suyo.


Haciendo un ejercicio de abuelacebolletismo (solo uno, os lo juro), os recordaré que adoré (y adoro) supremamente Cariño, cuánto te odio, fue una de esas historias con las que sentí un flechazo que se convirtió en amor con las siguientes relecturas que hice (que fueron varias). Lógicamente, esperaba como agua de mayo el próximo de Sally Thorne, 99 Percent Mine, pero ya vamos teniendo el culo pelado con las expectativas, así que cogí este libro controlando mis esperanzas y, sobre todo, sin compararlo con el libro de mi adorado Josh, que son dos historias distintas y la comparación es injusta. ¿Que por qué os digo todo esto? Pues para que sepáis que el libro me ha parecido malísimo por sí mismo y no por comparación con su hermano mayor.

No salimos de nuestro asombro, Mari

Darcy Barrett, una chica rebelde con problemas cardíacos que ha dedicado la mayor parte de su vida a recorrer el mundo sin ataduras, se enfrenta ahora a su pasado, a la rota relación con su hermano Jamie y al reencuentro con Tom Valeska, el hombre de sus sueños, mientras que tiene que afrontar la renovación y venta de la casa de su abuela, un espíritu libre que marcó la vida de todos los que la rodeaban, especialmente la de Darcy. Y #HastaLuegoMariCarmen, eso es lo que os vais a encontrar en este libro. Ya sabéis que me gusta dar vueltas sobre el tema y habitualmente escribiría algo del tipo "Tom viene a arreglar la casa de la abuela y, de paso, le va a arreglar a Darcy los bajos" pero, sinceramente, me ha gustado tan poco el libro que habría sido un descanso que le arreglara los bajos, el corazón de la vida y yo no hubiera tenido que leer nada de ello. He sentido una total y absoluta falta de conexión, tanto con los personajes como con la historia, desde el principio y, por mucho que lo he intentado, no he sido capaz de sentir ni la más mínima simpatía por ellos. Darcy me ha parecido una protagonista penosa, egoísta hasta el extremo, una drama queen de tomo y lomo, y conocer la historia exclusivamente desde su punto de vista ha sido una experiencia soporífera y agotadora. Entiendo que su condición cardíaca ha marcado su existencia pero una cosa es esconder tus miedos y tu debilidad bajo una capa más dura que una boa guarreril en pleno ataque y otra ser tan sumamente borde que roces la agresividad. De Tom lo mejor que puedo decir es que está buenísimo, que es un hombre fabuloso que parece arrastrar la culpa universal y que, al final, acaba comportándose de un modo tan inexplicable como cualquier personaje que cruza las páginas de este libro. 


Amparo, aquí alguien se ha fumado un porro o una caja de ellos

En serio, es que me ha parecido todo un sinsentido constante, con una historia de amor sin emoción alguna y unos tristes intentos de tensión sexual que pretenden ser sexis y divertidos y acaban siendo algo tonto y simplón que ni hacen gracia ni ponen palote. Es que ni la secuencia sexual que hay está bien hilada, se narra como a trompicones y está aderezada con una conversación que te mantiene con cara de lechuga. Además, hay una especie de sentimiento de posesión que no sé si pretende ser sexy o transmitir la intensidad de sus sentimientos, pero que se repite más que el ajo y acaba siendo una pesadez que les hace parecer unos pirados (y que diga yo eso, que se me ponen las bragas del revés cada vez que sale un machorro en un libro al que la boa le grita "esa churri es mía"...).

O me sujeto la cabeza o me explota

Para rematar mi estupenda experiencia lectora, me ha puesto realmente nerviosa cómo está escrito, con frases muy cortas y todo en plan muy intensito, lleno de símiles que pretenden llenar el libro de un ambiente especial y que lo único que hacen es transportarte a un viaje psicotrópico y porril no deseado (aunque creo que mis sensaciones vienen motivadas en gran parte por mi nula conexión con el libro). Sinceramente, pensaba ponerle dos Gandys porque el personaje de Tom me gustaba y, sorprendentemente, también lo han hecho las descripciones que Darcy hace de él, además de que la autora me cae bien y me da la sensación de que ha estado sometida a una gran presión durante la escritura, pero me influyen mucho las sensaciones que he tenido mientras leía, y la constante sensación de desconexión y de ganas de no seguir leyendo han pesado lo suficiente como para que se quede con uno, por mucha penita que me dé. Lo que más me gustó fue terminarlo y poder disfrutar del epílogo de Cariño, cuánto te odio que incluye en sus páginas finales.

99 Percent Mine me ha parecido un despropósito, un libro vacío con personajes vacíos a los que no entiendes y que narra una historia absurda que quiere ser divertida y cuqui y acaba siendo una absoluta pesadez.

Por todo esto, se lleva en nuestro Gandymetro...

Tom, tu libro es un tostón


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

martes, 12 de febrero de 2019

Darling beast (Maiden Lane 7), Elizabeth Hoyt

[SPOILERS DEL LIBRO ANTERIOR]

[Libro no publicado en español]
Acusado de unos asesinatos que no cometió y privado de su voz por un ataque casi mortal Apollo Graves, el vizconde Kilbourne, escapa de Bedlam. Con los soldados de la Corona tras sus pasos encuentra refugio en las ruinas de unos jardines bajo la identidad de un simple jardinero. Pero cuando una vivaz joven comienza a vivir allí Apollo rápidamente comienza a distraerse...
La gran actriz Lily Stump se encuentra en horas bajas cuando no le queda más remedio que irse a vivir a las ruinas de un antigui teatro con su hijo pequeño y su criada. Pero ella y su pequeña familia no son los únicos habitantes silenciosos ya que un hombre con aspecto monstruoso también considera esas ruinas su casa. Pero cuando Lily lo encuentra leyendo sus obras de teatro se da cuenta de que esa hombre es mucho más de lo que aparenta. 
A través de la abrasadora pasión que los une Apollo descubre que Lily oculta secretos y, cuando su pasado lo alcanza, debe elegir entre su amor por Lily... o la explosiva verdad que lo liberará.


Reconozco que, hasta la fecha, cojo todos los libros de esta serie con bastante emoción porque Elizabeth Hoyt ha logrado tejer una serie de tramas que hace que lea una historia con el ojillo puesto en la siguiente. Y eso justo me pasó en Duke of midnight, donde el drama de Apollo Greaves me tuvo con el corazón en un puño, con lo que no necesitaba más incentivos para lanzarme sobre su libro. Pero agradezco enormemente a Elizabeth Hoyt que me haya puesto una maravillosa step cover para que una resobe el libro mucho más alegremente.

Aquí están mi historia y mi cuerpo para su goce, señorita Kim

[Os aviso de que se van a colar spoilers del libro anterior porque no se puede entender la historia de Apollo sin conocer lo que pasó antes]

Si hablamos de injusticias, Maiden Lane es una serie llena de ellas pero hasta ahora ninguna ha sido peor que la sufrida por Apollo Greaves, acusado falsamente de un asesinato múltiple y recluido en Bedlam durante cuatro años. Su caída en desgracia supuso también la de su hermana Artemis aunque gracias al matrimonio de esta con estirado Duque de Wakefield ambos han mejorado, ella por motivos obvios y él porque pudo escapar del sanatorio de la muerte, aunque con su voz dañada tal vez para siempre y teniendo que esconderse de las autoridades que le quieren dar caza y no para devolverlo a Bedlam precisamente. En el jardín que se convierte en su escondite encuentra un nuevo motivo para vivir: Lily Stump, la famosa actriz que ahora las está pasando canutas y que vive en un edificio semiderruido junto con su hijo y su criada. Apollo lleva tantos años siendo tratado como un animal que recela de cualquier contacto que no sea con sus más allegados pero el cariño incondicional del niño y la amabilidad-que-despierta-palotismos de la madre hacen que Apollo deje de verse como una bestia para verse como lo que es: un noble injustamente tratado que debe luchar por limpiar su nombre y recuperar lo que ha perdido. Y entre las cosas que ha perdido figuran cuatro años de no meterla en caliente...

Lo mismo tiene la pilila atrofiada y ni la vemos

[Tranquilas que en la romántica el apéndice del amor no se atrofia nunca]

Como ya os he dicho, el punto de partida de este libro me parecía estupendo, un noble engañado, despojado de todo, encerrado y tratado como un animal al que ayudan a escapar y que, sin voz, debe intentar volver a sentirse un hombre y recuperar lo que le han quitado. ¡Chúpate esa, Cristal! ¡Esto sí es un culebrón! Una pena que el planteamiento haya sido mucho más interesante que el modo en el que se ha resuelto. El libro es realmente sencillo ya que gran parte de él consiste en el acercamiento entre Apollo y Lily, en ver cómo él va sintiéndose cada vez más hombre y menos bestia (las bestias solo en la cama, chato, grrrrrrrrr) y cómo ella va dejando caer sus defensas ante un hombre buenorro que lo único que necesita es cariño y confianza. Es una historia de amor bonita, fácil y sencilla de leer. Pero cuando el libro se mete en faena (es decir, a resolver la injusticia cometida con Apollo) comienzan a suceder acontecimientos de modo excesivamente rápido que culminan en una resolución final digna de un sainete, parece una obra escrita por la propia Lily (es actriz y escritora, toda una luchadora). Las secuencias sexuales también entran en esta parte final. Están tan bien escritas como siempre en Elizabeth Hoyt pero esta vez me han gustado menos, para mi gusto están excesivamente concentradas y la última prácticamente no aporta nada. También me han parecido menos pasionales que las de libros anteriores pero creo que es porque, para mí, la historia de amor de este libro es menos pasional de lo esperado.

¡Exijo mis refrotes literarios con calores nivel volcánico!

Tal vez mi gran problema siga siendo el que arrastro muchas veces, las expectativas. Creo que la Hoyt me ha tenido tres libros muy malacostumbrada con todas las historias de los Fantasmas y en este para mí ha bajado el nivel. Viendo el drama de la historia de Apollo me esperaba algo más intenso, sobre todo por parte de él, que al fin y al cabo es el personaje cuya historia ya conocíamos. No sé, un Apollo más reticente al contacto con la gente, más traumado sexualmente, algo así. Aún así no me quejo de dúo protagonista porque me parece estupendo, una pareja amable y que no cae en los malentendidos que hacen que mi cabeza parezca un helicóptero despegando. Lily me ha gustado pero no me parece que en el libro sea un personaje con la misma importancia que el de Apollo. Los secundarios y protagonistas del siguiente libro los conocemos de libros anteriores y conforman una extraña pareja. Mención aparte merece un secundario de moral y gusto estilístico más que cuestionables, el Duque de Montgomery, al que a veces quieren que le peguen un tiro y al que otras veces le harías la ola. Veremos a ver hacia qué lado caen mis sentimientos hacia él...

Con esta buena cara te espero

En definitiva, Darling Beast es un libro entretenido y sencillo con su pisto y sus dosis de calentorrismo que podría haber sido mucho mejor. Con una primera parte estupenda, tiene su gran debilidad en la parte final, donde se resuelven determinados temas de un modo excesivamente apresurado, lo que para mí le resta calidad. Aún así tiene una historia de amor dulce y bonita de dos personas que descubren que la vida sí te puede dar una segunda oportunidad.

Por todo esto le damos en nuestro Gandymetro... 

Yo lo que quiero es que me coma tu bestia, Apollo


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

martes, 5 de febrero de 2019

Trilogía El príncipe cautivo, C.S. Pacat


Damen es un heroico guerrero y el legítimo heredero del trono de Akielos. Pero cuando su medio hermano se hace con el poder, Damen es capturado y vendido como esclavo de placer al príncipe de una nación enemiga. Su nuevo amo, Laurent, es atractivo, manipulador y mortífero: es decir, encarna lo peor de Vere, su país. Pero en la telaraña letal de la política de la corte, nada es lo que parece, y Damen se verá obligado a trabajar con su enemigo para sobrevivir y salvar a su país. Pero el hombre que más necesita es al que nunca deberá revelar su identidad... por mucho que lo desee.


Pocas veces os vais a encontrar por este blog una reseña de una serie entera, pero esta es una de ellas, ya que creo que los tres libros forman uno solo con una estructura clásica: El príncipe cautivo como planteamiento, El juego del príncipe como nudo y La rebelión del rey como desenlace. Además, creo que deberían leerse seguidos como si, efectivamente, fueran el mismo libro, más que nada por eso de no subiros por las paredes entre uno y otro. Os preguntaréis qué clase de entradilla es esta, tan seria, cuando aquí decimos tontunas para meter un gif y empezar la reseña. Bueno, es la clase de entradilla en la que os aconsejo que no dejéis de leer tras el primer libro y así podáis acabar el tercero con los lagrimones de felicidad que me caían a mí por haber leído una historia sencillamente maravillosa.


A Kim esta serie le ha disparado el croqueteo

Damianos está destinado a ser el rey de Akielos, pero una traición palaciega le hace terminar como esclavo del mayor enemigo de su pueblo, el príncipe Laurent de Vere, donde tendrá que soportar un trato humillante en ese país de costumbres extrañas, y será testigo y peón del juego de intrigas que rodean a su amo. Y todo bajo el nombre de Damen y sin revelar su verdadera identidad, algo básico para poder seguir con vida, escapar y recuperar lo que es suyo... ¡Toma pisto! Como podéis ver, el punto de partida es bien potente, pero el desarrollo lo supera. El primer libro (El príncipe cautivo) nos familiariza con la sociedad de Vere y con Damen, a través de cuyo punto vista conocemos la historia casi de modo íntegro (en el último libro hay varios cambios de punto de vista por necesidades de hacer que nos subamos a una lámpara de los nervios). Lo de Damen y Laurent es odio a primera vista, uno despreciando a su esclavo por su procedencia, y el otro sintiendo lo mismo por su carcelero y maltratador.


¿Y dices que de ahí sale un amor maravilloso?

No solo lo digo sino que lo grito a los cuatro vientos: de ese terrible inicio acaba saliendo una relación absolutamente maravillosa. ¿Cómo? Pues porque la vida en Vere es peligrosa para Damen pero mucho más para Laurent, príncipe destinado a reinar pero cuyo tío ejerce de regente y está más a gusto que un arbusto teniendo el poder absoluto, con lo que las intrigas palaciegas, las traiciones y el "mira p'atrás no sea que te aterrice un cuchillo en la espalda" son el aire que Laurent respira. La trama está tan bien hilada que llegamos a la extraña conclusión de que Damen y Laurent se necesitan para sobrevivir y alcanzar sus respectivos tronos, a pesar de los odios y del maltrato que Damen recibe. Os recomiendo que acojáis los libros en vuestras entretelas lectoras sin ninguna clase de ataduras, ni lectoras ni personales. Estamos en un universo de aire pseudogrecorromano pero ficticio, una especie de fantasía de inspiración histórica, si es que eso existe (esta reseña aparece bajo la etiqueta de "romántica de época" por ponerla en algún sitio, aunque realmente le tendríamos que crear la de "fantasía de inspiración histórica con guarrerismo incorporado"). Y, como universo inventado, tiene unas reglas distintas, en las que la esclavitud no es un tabú y las relaciones entre personas del mismo sexo se aceptan casi mejor que la heterosexualidad (aunque no todas las costumbres son las mismas, ya que la sociedad de Akielos es más sencilla y directa, mientras que la de Vere suele ser enrevesada y del tejemaneje oculto, teniendo al frío e inalcanzable Laurent como máximo exponente).


¿Y estás segura de que esto nos va a gustar, Kim...?

¡Que sí, que sí, hacedme caso! El primer libro nos sirve de planteamiento, para ubicarnos en la situación de Damen, su relación con Laurent y todo el pisto de político, militar y de intriga, mientras que en el resto de la serie los pistos campan a sus anchas por las páginas, que se llenan de tensión de todas las clases posibles, ya que las intrigas de palacio funcionan a tope (y nuestro corazón sufre pequeños infartitos) y el deseo sexual entre estos dos se eleva a cotas insospechadas. Eso sí, el guarrerismo tarda en llegar pero cuando llega... Yisuscraist de los Refrotamientos Badajiles, ni os podéis imaginar cuánto merece la pena. Si sois amantes de los amores que se cuecen a fuego lento ya os veo croqueteando con este, ¡si parece que nunca van a llegar al tema! Pero llegan, queridas, llegan, y es tan estupendo... Me ha conquistado no solo lo que pasa (que por supuestísimo he adorado) sino cómo está narrado. The way to the guarrerismo es lento y sensual, se disfruta de cada paso y hace que se llene la relación de emoción y deseo, deseo gestado muy lentamente a través de sensaciones provocadas por pequeños detalles que van cargando el ambiente, haciéndolo cada vez un poquito más espeso, un poquito más calentorro, como una cuerda que se tensa y se tensa y no deja de tensarse. Y cuando finalmente llegamos al refrote del palote...


Se me bajan la tensión y las bragas

Qué maravilla, queridas, qué narración más espléndida. No os vais a encontrar sexo salvaje ni descripciones hasta de la punta de la boa (ni tampoco florituras viejunas que no sabes si están dándole al fornicio o haciendo pilates) pero sí escenas llenas de pasión y de emotividad en las que se transmite el deseo y el palotismo a través de las sensaciones que Damen nos hace llegar. La evolución de la relación entre ambos fluye de modo natural, en ningún momento se fuerza, y el poco sexo que hay tiene sentido en la narración, está bien puesto y siempre aporta algo (además de calores supremos). Estas estupendas secuencias no desentonan del resto, ya que los libros están escritos de un modo soberbio, son muy ágiles y adictivos, sin entretenerse en detalles superfluos o en contar pormenorizadamente todo, pero explicando lo necesario para ubicarnos en el complejo universo que C.S. Pacat ha creado y conocer Akielon y Vere, que son tan distintos como los protagonistas, prototipos cada uno de su lugar de origen. Damen es un tochomán morenazo, sencillo y directo que apoya su gran boa inteligencia en su más que espléndido físico (ay omáááááááá #LaLocura). Laurent, sin embargo, es un inaccesible dios de hielo, un rubio de piel clarísima y perfectas facciones, con fama de frígido, y de mente y personalidad tan enrevesadas como la ropa que viste. En este sentido, la ropa es la pista más clara que podéis encontrar sobre los personajes y su pueblo. En Akielos se viste con una túnica de nada, dejando al aire muslos, pechote y brazacos (aaaaaaaaaay omá, qué rico), incluso no tienen problemas en enseñar su desnudez (AY OMÁÁÁÁÁÁÁ, QUÉ RICOOOOOOOO). Sin embargo, Laurent viste de un modo sobrio, tapado entero con ropas anudadas por millones de cordones que hay que desatar (ríete tú del corsé de Escarlata O'Hara), y justo igual de difícil es llegar a su piel que a su esquiva personalidad. Él es el gran misterio del libro, el que desata las mayores pasiones, tanto buenas como malas. Os reconozco que me costó cogerle cariño, ya que a Damen lo amé desde el principio (my kind of maromazo 👅) pero no veía yo que con Laurent fuera posible. ¡Qué equivocada estaba! Como todo lo bueno, hay que ser constante para lograrlo, y leer la trilogía entera os hará adorar a Laurent tanto como lo hace Damen


Pero los polvetes, que me los eche el morenete

Sé que esta reseña es más larga que un día sin pan pero a veces tienes la gran suerte de encontrar unos libros que, ya desde la primera página, sabes que van a ser especiales, y eso justo es lo que me ha pasado con la trilogía de El príncipe cautivo. Y claro, a ver cómo logras transmitir tu amor por los tres (y por The Summer Palace, el relato que hace de epílogo de La rebelión del rey y que debéis leer porque es 😍😍😍😍😍😍) sin que te quede esto más largo que Lo que el viento se llevó... Que no os asuste que sea una fantasía o que haya mucho pisto político, la historia de Damen y Laurent es tan especial y está tan bien contada que merece que le deis una oportunidad. Yo, por mi parte, le he dado el corazón, el cajón de las ligas y mis ganas lectoras, porque ahora tengo una resaca lectora que a ver quién me la quita. Tal vez una relectura...

Por todo esto, la trilogía de El príncipe cautivo en nuestro Gandymetro...

Damen y Laurent, vuestro reino está en mi corazón

                             

[Si tenéis curiosidad por conocer mis valoraciones individuales, a El príncipe cautivo le di cuatro Gandys en Goodreads, y a El juego del príncipe y a La rebelión del rey, cinco Gandys. ¡Y no dejéis de buscar las maravillosas ilustraciones de fanes que inundan internet y que os harán disfrutar más aún!]


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

miércoles, 30 de enero de 2019

Reto Rita 3. Febrero: Laura Lee Guhrke

¡Qué emoción, que ya comenzamos el Reto Rita 3! Y lo hacemos con Laura Lee Guhrke, a la que dedicamos el mes de febrero. Laura nació en Los Angeles y, antes de dedicarse a escribir, se dedicó a la publicidad, tuvo una empresa de catering y estuvo al frente de una constructora (dándole buen uso a su licenciatura en Empresariales).

Publicó su primer libro en 1994 y dos años más tarde ganó su primer RITA con la estupenda Un lugar para Conor (que ya reseñamos por aquí y formó parte del primer Reto Rita). Ha escrito unas veinticinco novelas, muchas de ellas premiadas y todas históricas (aunque no todas enagüiles), y es capaz de mezclar humor y emotividad de un modo estupendo y sin dejar de lado el guarrerismo, que provoca en los momentos más insospechados. Escribe de un modo muy fluido, con pocas florituras, y sus historias son sencillas y bonitas, aunque con un poso de crítica y hasta de amargura. Sus heroínas suelen ser atípicas, mujeres empoderadas (incluso trabajadoras) que desean ser tratadas como un igual. 

Entre sus novelas, hemos visto destacadas algunas como:

📚 Un lugar para Conor
📚 Y entonces él la besó 
📚 Amor prohibido
📚 El escándalo del año  
📚 Un pacto audaz

Si queréis ampliar vuestros conocimientos sobre ella (ya que Kim se ha inventado la mitad de lo que ha escrito 🤣), no dejéis de pasar por la página que le dedican en El rincón de la novela romántica, por su web o su página de Goodreads. Como ya sabéis (porque nos repetimos más que el ajo) podéis leer cualquier libro de ella, ¡incluso varios! (Myself, te estamos vigilando, eh ), siempre y cuando lo hagáis este mes y nos hagáis llegar la reseña preferiblemente antes del 25 de febrero. ¿Que dónde las tenéis que mandar? Pues podéis dejar un comentario en esta entrada, mandarnos un email a aquelarrita@gmail.com, dejarnos un mensaje en nuestro haggardiano muro de Facebook o por Twitter, poniéndonos el enlace o vuestra opinión (¡para eso existen los hilos!) con el hashtag #RitaLaura (también miramos el #RetoRita3, que ya sabemos de qué pie cojeáis, chatas...). Y recordad que, si no queréis leerla, tenemos dos fantásticas autoras opcionales (Sherry Thomas y Sarina Bowen) o, como última opción, el Comodín Viejuno (y escoger entre clasicazas como Jude Deveraux, Julie Garwood o Victoria Holt -las #RitaViejuna-). ¡Nos vemos el mes que viene con el primer resumen de reseñas!


¡Que dé comienzo este nuevo Reto Rita! ¡Ojalá lo disfrutemos mucho!


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

lunes, 28 de enero de 2019

The invasion of Tork (Tork & Adam 1), Claire Davis & Al Stewart

[Libro no publicado en español]
Adam es fabuloso, inteligente y guapísimo, ¡todos los chicos se lo dicen! Cuando se ve obligado a hacer voluntariado en un refugio para vagabundos, lo único que le preocupa es mantenerlos lejos y terminar lo antes posible. Hasta que conoce a Tork. 
Tork es listo y divertido, hace figuritas de origami y lee a Dickens, tiene el pelo verde y hace que el corazón de Adam se desboque. Pero Tork es un sin techo y no le impresiona el comportamiento de Adam.
¿Puede Adam ver más allá de su miedo y su arrogancia? ¿Puede Tork darle una oportunidad? ¿Pueden dos hombres tan distintos darse cuenta de lo que realmente importa...?


Sabiendo que estamos hasta las puntas del cardado cerrando retos y abriendo otros, Elsa nos puso este mes en el Doce meses, Doce pares de boas un relato breve pero no por ello ligerito, que ella disfruta del sufrimiento lector por doble vía: la de los personajes y la mía leyendo. Y es que no podemos decir que la situación del protagonista, Tork, sea estupenda, ya que vive en la calle.


Yo, acogiendo estos planteamientos en mis entretelas

Tork es un chico joven que no tiene hogar, alguien que, aparentemente, no siente ni existe (como todas esas personas que, desgraciadamente, vemos a diario en las ciudades). Cuando vamos conociéndolo más (gran parte del libro lo pasamos en su cabeza), vemos que realmente él quiere dejar de sentir pero, a la vez, quiere sentirse vivo. Tiene fobia al contacto humano y, sin embargo, lo anhela, pero ha creado una serie de reglas que le sirven de protección y brújula y justo van en contra de relacionarse con alguien. Sinceramente, a veces pensaba que su cabeza estaba en batalla constante, entre lo que se obligaba a creer ("no puedes confiar en nadie", "el dolor te sirve para recordarte que estás vivo", etc.) y lo que realmente quería ("quiero que alguien me vea", "quiero sentir", "soy una persona que merezco la pena", etc.). Tork sigue las reglas a pies juntillas, pero no puede evitar saltárselas e intentar sentirse humano de nuevo. Y, en una de esas ocasiones, conoce a un voluntario, Adam, que está repartiendo comida a los sin techo en contra de su voluntad.


Aquí está Adam, siendo humilde

Sí, así es Adam, un guapo universitario que no ve más allá de su ombligo y que necesita que figure en su expediente lo buena persona que es, para lo que va todas las semanas a un refugio a repartir comida aunque se muera del asco de estar con "esa gente", a los que no tocaría ni con wifi. ¿Qué hace que Adam se fije en Tork? Pues que Tork es guapo, extremadamente educado... y le toca los pelendengues.


¡Ole ahí! ¡Que el turrón no espere!

¡Metafóricamente, chicas, que no se puede dejar vuestras calenturientas mentes sueltas! Y es que Tork ve rápidamente cómo es Adam, con esa superioridad que le sale por los poros de la piel, y no puede evitar ceder a la tentación de tomarle el pelo, de hacerle ver que un vagabundo puede tener la última palabra y quedar por encima, algo que supera a Adam y que hace que inicie una campaña para conquistar a Tork y luego decirle que quien ríe el últime, ríe mejor. Claro, que él no sabe que el último en reír también será Tork...

Esa risa es la que más gustito da

Creo que os he contado medio libro 😆, pero es que es tan breve... Esa es mi principal pega, la verdad, que la historia es interesante, está bien escrita pero es tan corta que a mí se me ha quedado algo coja. Está narrado en primera persona, principalmente por Tork (hasta que aparece Adam y se alternan sus puntos de vista -ni hace falta que indiquen quién habla, son tan distintos que se ve a la legua-). Tork es un personaje que te roba el corazón, entre la dureza de su situación inicial y su posterior apertura a Adam y al mundo, cuando se le despiertan las ganas de vivir y la boa ilusión. Sin embargo, me ha costado conectar con Adam (cosas del gilipollismo que le invade). Obviamente, le vas conociendo y le coges más cariño (ya no lo ves en plan "qué gilipollas eres, vete en el cohete al Sol" sino "qué gilipollas eres cuando quieres aunque realmente eres un encanto y me descojono contigo"). En un determinado momento, he visto que fuerzan un poco al personaje para que la relación entre Tork y él avance, y eso me ha hecho levantar ceja. Pero entiendo que es el precio a pagar en los relatos, ya que, con tan poco espacio, la historia se debe desarrollar de modo apresurado. Sin embargo, está bien escrito, con delicadeza y sin regodearse en la sordidez y dureza de la situación de Tork pero, a la vez, transmitiéndonos la terrible soledad y sensación de desamparo que sufre.


Mi Tork no se lo merece

¡Y no hay nada de sexo! Unos besitos y chimpún. Pero no se me tiren aún por la ventana porque es una historia cuqui, que se ilumina cuando Tork lo hace y nos deja un poso de esperanza, de que hay que tener fe en que vendrá algo mejor. No le puedo dar más puntuación porque su brevedad ha hecho que la historia vaya mucho más deprisa de lo que me hubiera gustado, pero, aún así, he disfrutado bastante The invasion of Tork, un relato algo duro pero dulce que te deja con la sonrisa en la boca.

[Y, mientras escribo esto estoy leyendo el otro relato, The invasion of Adam, que compone la serie y que me está pareciendo estupendo]

Así que, por todo esto, le damos en nuestro Gandymetro...

3'5. Tork, eres un amor(k)
[Mis rimas han tocado fondo, lo sé 😅]


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This