jueves, 12 de junio de 2014

El éxtasis de Gabriel (Gabriel 2), Sylvain Reynard

[CONTIENE SPOILERS DE EL INFIERNO DE GABRIEL]
Tras varios meses de espera, el profesor Gabriel Emerson y Julia Mitchell, su alumna, acaban consumando su amor e inician una apasionada relación en la clandestinidad.Apartados del mundo durante unas románticas vacaciones en Italia, Gabriel la instruye en las delicias del cuerpo y en el éxtasis de la sensualidad.Pero a su regreso, su felicidad se ve amenazada por las estrictas normas académicas y por una ex amante celosa. Tras ser descubiertos, el consejo universitario exonera a la joven de toda responsabilidad con la única condición de que no vuelva a tener contacto con el profesor hasta que se gradúe... ¿Sucumbirán al deseo que los atrapa?


El éxtasis de Gabriel, secuela de El infierno de Gabriel (reseña aquí), se adentra en la ya consumada relación entre Gabriel y Julia, a los que encontramos en la felicidad post-coitum y en Florencia. Así, cualquiera. Todo es maravilloso y de color de rosa, follamos hacemos el amor a todas horas, nos metemos mano por toda Italia y todo es de mucho asdfahfakjdfh y con mucho amor. Pero toda sabia lectora de estas novelas (y nosotras lo somos) sabe que la felicidad dura poco (sobre todo cuando te queda prácticamente el libro entero por delante y otro libro más después), así que la vuelta a Toronto es la tormenta de hielo que amenaza con apagar el volcán de sentimientos de esta relación (soy toda una poeta). Vamos, que tú y yo sabemos lo que va a pasar cuando vuelvan a la universidad (que digo yo que para qué se pasan el primer libro con tantas precauciones para luego no tener ninguna en Italia y que se descubra todo igualmente) y, efectivamente, eso es lo que pasa. Ahora hay que saber cómo pasa y qué pasa después…


Hola, soy la realidad, dejad ya de ser tan moñas

Aquí ya, por fin, tenemos más sexo (aunque luego también hay ausencia de él, con un giro WTF de partirte de la risa) pero, no os engañéis, ésta no es una novela erótica, sigue siendo de amor, Gabriel y Julia se quieren más aún que en el primer libro y son más empalagosos. ¿Imposible? ¡No para ellos!

Mirándola a los ojos, le susurró versos del Cantar de los Cantares:
-¡Amada mía, qué hermosa eres! Palomas son tus ojos… tus labios, un hilo escarlata, tu boca es tan bella…

Que sí, que con un hombre así, qué asco más rico todo, como dice Cassie, pero que se ponga a decirte esto cuando tiene la boa llamando a la puerta de casa… (IYKWIM)
(Recordemos, por favor, el aspecto de Gabriel O. Emerson) 

Me he quitado las gafas especialmente para ti, chata

Las referencias a Dante son más frecuentes que en la primera novela (sí, más, yo ya estaba loca) y aquí añadimos, además, el elemento divino, que ilumina a Gabriel y le hace ponerse a rezar y todo. Bueno, tiene que pagar por sus pecados y redimirse, así que no hay nada mejor que recurrir a Dios, que siempre está ahí, acechando a la vuelta de la esquina para pillarte, ¡malandrín!
Se revelan ciertos secretos y se intenta hacer un poco más reales y cercanos al resto de personajes pero en toda la novela no deja de sobrevolar el olor a sándalo, a “quiero y no puedo”, a resolver las tramas de un modo infantil. 
¡Ah! Y el final es de traca, claro, aunque si sois muy fans del algodón de azúcar rebozado con más azúcar y con miel, seguro que os deja contentas.


Yo al terminar de leer. Soy una exagerada y una rancia, lo sé

No soy una lectora especialmente crítica, de verdad, pero no estoy conectando para nada con estos libros, me están pareciendo planos, simples y hasta pretenciosos, sobre todo éste, que me ha parecido peor que el primero. Mi parte romántica empedernida/perraca total no se ha visto apenas alterada por esta lectura pero sé que son muchas las que sienten adoración por ella, es cuestión de gustos y es la maravilla de la lectura. Habrá que leer la tercera parte (vamos, ¿alguien pensaba que no me la iba a leer? ¡Una es una profesional!) para poder juzgarla como un conjunto pero, de momento, Gabriel y su infierno no me despiertan los fuegos fatuos.

Así que, en nuestro Gandymetro, se lleva...


Imaginarme a mí es lo mejor de esta novela. Y lo sabes.


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

2 comentarios:

  1. Desde luego, Kim, lo mejor de estas novelas son tus reseñas y los dibujitos y gifs que incluyes en ellas. Me parto. Y gracias por el aviso, creo que voy a pasar de Gabriel a pesar de ser como Gandy. Ya lo tengo visualizado personificando a Barrons y me parece que se lleva la palma en cuanto a ñahgñasdfjasñghas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Cassie, ya sabes que aquí las críticas las hacemos con mucho humor, las imágenes tienen que acompañar!
      No sé, tal vez tú, como experta en arte que eres, le cojas mejor la medida a Gabriel (bueno, al libro, a Gabriel se la cojo yo si eso, jajajaja)
      Besotes!

      Eliminar

Si nos has leído, be kind y cuéntanos tu opinión sobre la novela, siempre con buen rollo y respeto. ¡El estilazo suma puntos!
Y, por favor, evita los spoilers de otras novelas, ¡no queremos morir del susto antes de tiempo! ;)